ATENCIÓN: Cirugía de rodilla: ¿cuáles son los riesgos?

ATENCIÓN: Cirugía de rodilla: ¿cuáles son los riesgos?

Hay circunstancias en las que la cirugía de rodilla es la única opción para tratar o resolver los problemas que se presentan en esta articulación. Este procedimiento no está exento de riesgos y es una elección a la que generalmente se acude cuando no hay más alternativa.

En las personas jóvenes los problemas de rodilla suelen aparecer por la práctica de alguna actividad deportiva o como consecuencia de una actividad laboral. En las personas mayores lo usual es que el dolor de rodilla obedezca a procesos degenerativos propios del envejecimiento.

Hay casos en los que el dolor en esta articulación afecta seriamente la movilidad y también la calidad de vida. En esas circunstancias lo más habitual es que se acuda a la cirugía de rodilla para resolver el problema. Así mismo cuando hay una lesión importante no hay más alternativa que operar.

La cirugía de rodilla

Artroscopia de rodilla: ¿cuáles son sus beneficios?

Hay varios tipos de cirugía de rodilla y cada uno responde a las necesidades y condiciones específicas de cada paciente. Básicamente existen tres operaciones de esta clase y son las siguientes:

  • Reemplazo total o parcial: es el tipo de cirugía de rodilla más común y consiste en retirar la articulación y reemplazarla por una prótesis de componentes plásticos, cerámica o metal. Se lleva a cabo cuando hay un daño irreparable.
  • Artroscopia: esta es una cirugía de rodilla mínimamente invasiva que se lleva a cabo para eliminar o reparar meniscos dañados, algún ligamento cruzado o recortar pedazos de cartílago desgarrado. También es útil para realizar la sinovectomía que es el retiro del revestimiento de la articulación.
  • Osteotomía: se lleva a cabo cuando hay daño solamente en una sección de la rodilla. En la operación se modifica la forma de los huesos y se reposicionan para evitar que haya peso en la parte afectada. También se realiza cuando una ruptura de la articulación no sanó completamente.

Sigue leyendo: Luxación de rodilla: causas, tratamiento y rehabilitación

Riesgos del reemplazo total o parcial

En la mayoría de los casos el reemplazo total o parcial de la articulación suele ser muy eficaz para resolver los problemas de rodilla. Como toda intervención quirúrgica comporta algunos riesgos, siendo los más habituales los siguientes:

  • Formación de trombos: es la complicación más frecuente. El cirujano siempre toma medidas de precaución que generalmente incluyen medicación anticoagulante, elevación de piernas, ejercicios y medias de compresión.
  • Infección: se estima que un 2 % de los pacientes contrae una infección en los dos años siguientes a esta cirugía de rodilla. Se previene tomando antibióticos o administrándolos durante la cirugía.
  • Osteolitis: es la descomposición del hueso contiguo al implante y suele requerir una nueva intervención quirúrgica.
  • Fractura del implante: es una complicación rara que se previene evitando la actividad física en exceso o inadecuada.
  • Otros: en muy contados casos hay reacciones alérgicas al metal del implante. La colocación inadecuada del implante puede causar luxaciones o un golpe podría hacer que se suelten o se desplacen los componentes.

Riesgos de la artroscopía

Los riesgos de la artroscopía son muy bajos, pues como ya se anotó se trata de una cirugía de rodilla mínimamente invasiva. Algunas de las complicaciones que ocurren eventualmente son las siguientes:

  • Daño anatómico: se pueden dañar el cartílago, los ligamentos, los tendones u otras estructuras por error del cirujano o anomalías anatómicas del paciente.
  • Infección: es muy rara y se controla mediante la administración de antibióticos.
  • Limitación del movimiento: suele ser temporal y en muy pocos casos definitiva.
  • Trombos: se previene su formación con las medidas anticoagulantes que ya mencionamos previamente.
  • Complicaciones propias de la anestesia.
  • Lesión en arterias, venas o nervios: si las hay son mínimas y casi nunca revisten importancia.

Descubre más: Por qué la osteoartritis causa dolor de rodilla

Riesgos de la osteotomía

La osteotomía es un tipo de cirugía que se lleva a cabo pocas veces, ya que suele exigir un reemplazo de la articulación tarde o temprano. Consiste en eliminar o añadir una cuña de hueso en la tibia o el fémur para quitar peso de la zona dañada de la rodilla.

Los riesgos que comporta son los siguientes:

  • Infección: en el hueso o el tejido blando que lo rodea. Se trata con antibióticos.
  • Fallas en la unión de las partes de los huesos: suele exigir una nueva cirugía.
  • Lesiones en los nervios o vasos sanguíneos: pueden ser de distinto nivel de gravedad.
  • Alivio parcial y no total del dolor.
  • Rigidez en la rodilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *