La UE crea una reserva común de equipamiento médico para ayudar a los países

La Comisión Europea anunció este jueves que pondrá en marcha una reserva estratégica de equipamiento médico necesario para prevenir y tratar el coronavirus, de modo que puedan dirigir suministros a los países de la Unión Europea con mayores necesidades.

Según Bruselas, España ya solicitó el día 15 de marzo ayuda europea para recibir equipamiento a través del Mecanismo Europeo de Protección Civil, que normalmente se utiliza para asistir a los países ante emergencias como incendios y que se está usando también para responder al brote de coronavirus.

También Italia ha pedido la ayuda comunitaria.

La nueva reserva tendrá un valor inicial de €50 millones, de los que el 90% será financiado por la Unión Europea y el 10% por los Estados miembros, pero de momento no hay una estimación del volumen total de suministros que se alcanzará.

“Esta reserva estratégica utilizará para apoyar a los Estados miembros que tengan escasez del equipamiento médico necesario para tratar a los pacientes infectados, para proteger a los trabajadores sanitarios y para ayudar a ralentizar la expansión del virus”, dijo en una rueda de prensa el comisario europeo de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Janez Lenarcic.

Incluirá equipamiento médico para cuidados intensivos, como respiradores, equipamiento de protección personal, como mascarillas reutilizables, vacunas -cuando estén disponibles- y material terapéutico, así como suministros de laboratorio.

Una vez esté constituido, la Comisión Europea se encargaría de distribuirlo a través del Centro de Coordinación de la Respuesta a Emergencias en función sobre todo de la evaluación de las necesidades de cada Estado miembro, de modo que vaya a los más necesitados, y de otros factores como las peticiones recibidas o la situación operativa de cada país.

La Comisión prevé aprobar mañana la legislación que permitirá empezar a constituir esta reserva.

Los encargados serán los Estados miembros, que tendrán que poner en marcha licitaciones públicas para la producción del material y encargarse de almacenarlo. De momento, “media docena” de países se ha mostrado dispuesta a participar, según Lenarcic.

Los Estados que lo hagan podrán solicitar una subvención directa de la Comisión Europea que cubrirá el 90% de los costes, mientras que el 10% lo tendrá que aportar el país en cuestión.

La Comisión no tiene de momento una estimación del material que se podría adquirir, si bien Lenarcic reiteró que están en contacto con los productores para ver si es posible acelerar su actividad.

El comisario explicó que esta medida es “complementaria” a los procesos de licitación pública conjunta que ya ha puesto en marcha Bruselas para adquirir equipamiento médico y que serán cuidadosos para no minar los esfuerzos que se están haciendo en este sentido, también a nivel nacional, dada la situación de urgencia que afrontan todos.

La idea de la reserva, explicó, es responder a una situación en que los Estados se han visto “sobrepasados” por una emergencia de carácter global que dificulta que puedan ayudarse unos a otros, al contrario de lo que ocurre en otras situaciones.

Aunque el Mecanismo de Protección Civil de la UE todavía funciona, como muestra el hecho de que Alemania vaya a enviar un millón de mascarillas a Italia, la diferencia es que en el uso de esta reserva será la UE la que decida dónde van los suministros, precisó.

Lenarcic incidió en que “los vetos a la exportación dentro de la UE minan la solidaridad y el Mecanismo de Protección Civil” y s congratuló de que Alemania haya retirado el que impuso hace unos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *