Sastres “reviven” oficio con confección de mascarillas

Ángel González ha sido sastre toda su vida. Desde muy joven la costura es su medio de sustento. Desde que se estableció en el dis­trito municipal Villa Som­brero, provincia Peravia, hace cerca de 27 años, su sastrería ha sido su único medio de ingresos.

Al principio el negocio era próspero, pero con el pa­sar de los años fue deca­yendo debido al auge de las pacas y otros negocios que permiten conseguir ropa con facilidad.

“La sastrería ha caído bas­tante porque tú sabes que ahora traen muchas pacas de fuera y aparece mucha ropa barata y buena. Uno lo que vive mayormente es arreglando ropas pero eso no es factible”, afirmó Gon­zález.

Ángel explica que a pesar de esta situación él siem­pre trata de innovar porque le gusta su oficio y se resiste a dejar caer su negocio. Por eso cuando comenzó el “bo­om” de las chacabanas él aprendió a hacerlas.

Ahora, ante la propaga­ción de la pandemia pro­vocada por el más reciente coronavirus, la COVID-19, que obliga a la gente a usar mascarillas, Ángel vio una nueva oportunidad y de in­mediato buscó la forma de aprender a hacer esta pren­da que por lo visto será un atuendo que la gente ten­drá que usar por mucho tiempo.

“Yo me metí a Youtube y me puse a practicar, hice un par de muestras según iban explicando…Ahí todo se aprende”, explica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *