¿Qué es y para qué sirve la tirosina?


La tirosina es un aminoácido no esencial que forma parte de algunas proteínas. Cumple funciones relacionadas con la síntesis de neurotransmisores, como puede ser la catecolamina.

Dicha sustancia se encarga, entre otras cosas, de modular parámetros del estado de ánimo, como el humor. No obstante, la tirosina cuenta con otras implicaciones que te iremos describiendo a lo largo del artículo.

Antes de comenzar, debes recordar que los aminoácidos pueden clasificarse en dos tipos: esenciales y no esenciales. Estos últimos son aquellos que el cuerpo humano es capaz de sintetizar por sí mismo, en condiciones nutricionales favorables. La tirosina se encuentra entre ellos.

Implicaciones de la tirosina

La tirosina es un aminoácido que interviene en la síntesis de transmisores. Es necesaria para la producción de dopamina y de norepinefrina, tal y como evidencia una investigación publicada en la revista Nutrients.

Gracias a esta propiedad, algunos autores sugieren que la utilización de la tirosina puede ser beneficiosa para la prevención y el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas. De hecho, se ha demostrado que el aporte regular de este aminoácido es capaz de mejorar la memoria a partir de la síntesis de dopamina.

Además, podría ayudar a modular la ansiedad y a combatir la depresión, aunque no son efectos comparables a los de un fármaco. Incluso, se ha especulado con la posibilidad de que la suplementación sea capaz de incrementar el rendimiento cognitivo en atletas de alta gama. No obstante, y según un estudio publicado en la revista International Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism, son necesarias más investigaciones al respecto.

Por último, cabe destacar que algunos péptidos constituidos por tirosina parecen tener un efecto antioxidante en el organismo. Un artículo publicado en el año 2017 asegura que estas sustancias son capaces de bloquear y de reducir la formación de los radicales libres. Estos productos de desecho están relacionados con la aparición de enfermedades complejas.

La tirosina es un aminoácido no esencial, es decir que el cuerpo puede fabricarlo sin obtenerlo de la dieta.

Para saber más: ¿Qué son los antioxidantes y para qué sirven?

¿Cómo incrementar los niveles de tirosina?

Como has podido comprobar, presentar un valor alto de tirosina en el organismo es beneficioso para muchas funciones fisiológicas. Ahora bien, para conseguir dicho objetivo, existen varias estrategias dietéticas diferentes.

La primera de ella es consumir alimentos ricos en tirosina como tal o en proteínas que estén constituidas por dicho aminoácido. El hecho de acompañar la ingesta proteica con hidratos de carbono complejos resulta eficaz cuando la finalidad es maximizar los niveles de esta sustancia.

Otra solución es la suplementación con tirosina mediante complementos dietéticos. Se trata de un método eficaz para garantizar un aporte diario de la sustancia. De todos modos, no se recomienda ingerir una dosis mayor a 3000 miligramos, puesto que se podrían experimentar efectos secundarios.

¿Qué alimentos la contienen?

Los alimentos con alto contenido en tirosina son los de origen animal. Destacan la carne, el pescado, los huevos y los lácteos. Sin embargo, también es posible hallar esta sustancia en productos del reino vegetal, sobre todo en los cereales integrales y en las semillas, aunque en menor proporción.

Por este motivo, una dieta variada en la que aparezcan de manera diaria productos animales debería satisfacer las necesidades de tirosina con creces. En el caso de que se pretenda incrementar el aporte con un objetivo ergogénico o para reducir el riesgo de desarrollar alguna patología, la mejor idea es recurrir a la suplementación.

Incluir tirosina en cápsulas en la pauta dietética resulta eficaz para modular el estado de ánimo, prevenir posibles depresiones y mejorar el funcionamiento de la memoria. Incluso, este aminoácido posee un efecto antioxidante, siendo capaz de bloquear la formación de radicales libres, como ya te habíamos comentado.

Suplemento de aminoácidos.
La tirosina puede consumirse en suplementos dietarios, muchas veces empleados en el deporte de alta gama.

También te puede interesar: ¿Por qué son importantes los antioxidantes?

Tirosina: un aminoácido prometedor

Podemos afirmar que la tirosina es un aminoácido con un prometedor papel sobre la salud humana. A día de hoy, todavía son necesarias más investigaciones para clarificar el potencial de la sustancia, el modo de empleo y la dosificación. No obstante, los estudios existentes se muestran optimistas a la hora de emplear la tirosina para el tratamiento y la prevención de ciertas enfermedades.

Sin entrar en el terreno de la suplementación, resulta importante garantizar un aporte diario del aminoácido para de este modo mejorar aspectos relacionados con el rendimiento cognitivo. Para conseguir dicho objetivo, no hay mejor idea que incluir alimentos procedentes de los animales de manera diaria.

En el caso de que además quieras probar los efectos de la suplementación, acude a un profesional de la nutrición para que valore cuál es la dosificación más adecuada para ti. Además, te enseñará a combinarla con la pauta dietética y a optimizar la alimentación.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *