La Pepca desempolvará 326 expedientes de corrupción


Visitas :
104

La Pepca desempolvará 326 expedientes de corrupción

Listín señala en su editorial que el caso de los expedientes “sólo se repara si los actuales jefes del Ministerio Público deciden investigarlos y someterlos al verdadero proceso”.

Ramón Cruz Benzán
Santo Domingo, RD.-El nuevo Ministerio Pú­blico, investido de plena libertad de actuar con in­dependencia, sólo obe­diente a la ley y la Cons­titución, remarcó ayer su norte de trabajo y deter­minación frente a 326 ex­pedientes de corrupción y otros ilicitos en estado “durmiente” en archivos desde hace 17 años, de­jando claro que se agota­rán todos los pasos hasta establecer responsabili­dades y castigos.

Con esto bajo compro­miso con el país, el titular de la Procuraduría Espe­cializada de Persecución de la Corrupción Admi­nistrativa (Pepca), Wilson Camacho, parece dejar una señal de que aquellos expedientes serán desem­polvados y luego esclare­cidos para limpiar hechos que han causado vergüen­za al país en los ámbitos local e internacional.

Más allá del volumen de páginas con expedien­tes, muchas con un grueso de casos de corrupción, la determinación de las auto­ridades abre nuevos capí­tulos en los que pretenden registrar una historia dife­rente en el contexto de la justicia, para adecentar su misión, algo que Camacho garantizó ayer cuando dijo se investigará todo para es­tablecer responsabilidades.

El funcionario se refirió a estos asuntos en respues­ta al editorial de la edición de ayer de Listín Diario, in­titulado “El almacén de la impunidad”, en el que cues­tiona el desempeño del mi­nisterio público, al haber mantenido “frisados” en sus archivos 326 expedientes desde hace 17 años.

El titular de la Pepca di­jo entender la preocupa­ción de este diario y del país frente a la impunidad.

Sin embargo, recordó que la nueva gestión del Mi­nisterio Público y todo el Consejo Superior dispuso una ampliación de los equi­pos del Pepca, así como de la Dirección de Investiga­ción que dirige Yeni Bereni­ce Reynoso.

En ese sentido, recordó que unos 40 fiscales tienen a su cargo la revisión de los casos y el seguimiento a to­das las denuncias relativas a la corrupción administra­tiva, en un esfuerzo conjun­to orientado a castigar ese delito.

Listín Diario sugiere que en aras de la transparencia que ha prometido fomen­tar este gobierno, “lo que cabría es dar a conocer al país el listado de esos expe­dientes para determinar su nivel de gravedad o daño a la cosa pública junto con la identidad de los compro­metidos”.

“Escamotear esos ex­pedientes por tantos años constituye una sombra y un lastre para la justicia”, apunta el editorial, agre­gando que “esto solo se re­para si los actuales jefes del ministerio público deciden investigarlos y someterlos al debido proceso, para no hacerse cómplices de tan funesta omisión”.

En una entrevistada para el programa Despierta con CDN, por el canal 37, l a pro­curadora German Brito dijo que las investigaciones con relación a los 326 casos de presuntos actos de corrup­ción que se encontraban en la Pepca se realizaban de manera selectiva “sobre qué investigaba y qué no”. Ad­virtio que en su gestión no se utilizará ese criterio, y que no sabía qué criterio utiliza­ba la Pepca para investigar estos casos.

INVESTIGACIONES
Otros apuntes del editorial

Las selectivas
Listín Diario señala que esta escandalosa reali­dad la ha sacado a la luz la actual Procuradora General de la República, Miriam Germán, quien también ha cuestionado que ese departamento, llamado a ser el brazo ejecutor primario en la lucha contra la corrup­ción, sólo se limitara a hacer “investigaciones selectivas” de tales expe­dientes.

Y agrega que “el solo hecho de esta acumu­lación injustificable de expedientes engaveta­dos es, en sí mismo, tan grave como el delito im­plícito en ellos, porque equivale a dar carta de impunidad a los infrac­tores, protegiéndolos de toda acción punitiva de la justicia”.

Plantea que se de a co­nocer la lista de los ex­pedientes para determi­nar su nivel de gravedad o daño a la cosa públi­ca y la identidad de los comprometidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *