IAG retrasa hasta 2021 la posible compra de Air Europa

Visitas : 102

IAG retrasa hasta 2021 la posible compra de Air Europa

IAG no ha perdido el apetito por la compra de Air Europa que le llevó a firmar hace casi un año la operación a cambio de 1.000 millones de euros y que estaba previsto culminar en el último trimestre del 2020. Sigue considerándola una “operación con mucho sentido estratégico”, según reconoció su consejero delegado Luis Gallego, tras presentar los primeros resultados del grupo desde que accedió a su presidencia.

Pero lo que también tiene muy claro la aerolínea de bandera española que es la operación no se llevará a cabo si no se ajusta. Gallego ya lo había dicho en junio y lo volvió a repetir el nuevo presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto. “No se está comprando lo mismo, por lo que hay que renegociar precios”, aseguró.

Esperando las condiciones del rescate público

Hace un año Air Europa era una compañía solvente y con resultados positivos. Ahora, si el Estado inyecta los 470 millones para evitar su quiebra será una compañía con una deuda de alrededor de 600 cuyas condiciones todavía se desconocen. “Para poder hacer esta operación hay que mirar las condiciones de esa deuda y ver si tiene alguna restricción a la capacidad de decisión estratégica. Estamos a la espera del paquete que el Gobierno ponga en Air Europa y luego volveremos a renegociar precio y las condiciones.

“Eso nos llevará mínimo al primer trimestre de 2021”, reconoció Luis Gallego. Para el consejero delegado de IAG, no cerrar la operación “será una oportunidad perdida para potenciar el hub de Madrid y poder competir con las compañías de bandera europeas que están siendo apoyadas por sus respectivos Gobiernos”.

5.567 millones en pérdidas entre enero y septiembre

La negociación se enmarcará en un contexto de pérdidas historias para las aerolíneas, incluida IAG. Según los resultados presentados sus pérdidas en los nueve primeros meses del año ascendieron a 5.567 millones de euros. En el tercer trimestre el grupo registró una pérdida de las operaciones de 1.300 millones de euros antes de partidas excepcionales, comparada con un beneficio de las operaciones de 1.425 millones de euros el año pasado, si bien la pérdida total de las operaciones fue de 1.918 millones de euros, incluidas las partidas excepcionales relacionadas con las coberturas de combustible más los costes de reestructuración de British Airways y Aer Lingus.

“Estos resultados muestran el persistente impacto negativo del Covid-19 en nuestro negocio, pero los constantes cambios en las restricciones impuestas por los gobiernos no han hecho sino agravarlos. Esto crea incertidumbre en nuestros clientes y dificulta la planificación eficaz de nuestro negocio”, ha señalado el consejero delegado de IAG, Luis Gallego.

Malas perspectivas

Gallego, en línea con el resto de la industria turística, se ha posicionado a favor de la realización de test en origen y en destino, aunque reconoció que todavía están abiertas las negociaciones sobre quién asume esos costes. Lo que está claro, que es que el impacto de las cuarentenas en personas sanas desploma la demanda mientras que medidas menos restrictivas como el corredor abierto con Canarias ha disparado la demanda.

Aún así, las perspectivas para final de año en IAG no son nada positivas, la segunda ola del coronavirus y las nuevas medidas de restricción que recorren Europa les hacen estimar que la capacidad para el último trimestre no superará el 30% de la registrada en el mismo período de 2019. En este contexto la compañía asegura que continuará ajustando costes y apuntalando sus líneas de liquidez pero advierte, que si la herramienta de los ERTE se acaba en enero o sus condiciones cambian sustancialmente será inevitable hacer ajustes en la plantilla de Iberia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *