Recrudece la crisis de salud a la vez que la economía local se desmorona

Visitas : 102

Recrudece la crisis de salud a la vez que la economía local se desmorona

“La segunda ola está aquí”. Así de contundente y directo fue el mensaje del Comité de Salud del Concejo Municipal.

«Estamos entrando en una nueva fase aún más difícil con la diseminación acelerada del virus en toda la comunidad ahora, en realidad en toda la ciudad», expresó el concejal Mark Levine. “Así que creo que tendremos que ser más cautelosos de lo que hemos sido durante los meses de verano y otoño, incluso con las reuniones en el exterior”, añadió.

El gobernador Andrew Cuomo, al igual que el estado vecino de Nueva Jersey, impuso restricciones en el horario de servicio de los restaurantes, bares y otros negocios.

Sin embargo, desde marzo, miles de pequeñas empresas en la Ciudad de Nueva York han cerrado, lo que eliminó cientos de fuentes de empleo.

Al mismo tiempo, la ciudad enfrenta una brecha presupuestaria el próximo año que podría alcanzar los $4 mil millones. La administración del alcalde Bill de Blasio ha solicitado permiso a la Legislatura estatal para obtener préstamos para cubrir el déficit y evitar una de las peores crisis financieras en la historia de la Gran Manzana.

Pero un informe reciente publicado por el Contralor del Estado, Thomas DiNapoli, instó a la ciudad a evitar pedir dinero prestado para cubrir sus operaciones diarias.

DiNapoli argumentó que, aunque la ciudad está en una mejor posición fiscal ahora en comparación con las recesiones anteriores, la situación financiera actual es aún en extremo frágil y los préstamos solo empeorarán su situación financiera.

Pedir préstamos para cubrir los gastos operativos, que el informe calificó como “insostenibles”, crearía un pasivo a largo plazo para resolver problemas a corto plazo causados ​​por la pandemia.

DiNapoli dejó en claro en el informe que estaba de acuerdo con De Blasio en que se deberían proporcionar más fondos federales, pero que también deben examinarse otras opciones más allá de pedir prestado mientras la ciudad espera financiación, esto para evitar que la deuda se convierta en una carga para los neoyorquinos, como ocurrió después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

La líder de la mayoría del Senado estatal, Andrea Stewart-Cousins, el presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, y el contralor de la ciudad, Scott Stringer, han pedido a De Blasio que presente un enfoque cohesivo para solicitar un préstamo antes de apoyar la propuesta. Sin embargo, el alcalde aún no ha publicado un plan para administrar los miles de millones que quiere pedir prestados.

En septiembre, De Blasio dijo que si no se proporcionaban fondos federales pronto o si la Legislatura no autorizaba el préstamo, miles de trabajadores municipales serían despedidos, además de los recortes en el servicio.

Según los expertos financieros, los recortes de gastos en áreas específicas ayudarían a prevenir los despidos de empleados de la ciudad. Ana Champeny, directora de estudios de la ciudad en la Comisión de Presupuesto Ciudadano, escribió un informe que describe las difíciles decisiones financieras que enfrentará la ciudad el próximo año para mitigar el daño causado por la pandemia, incluida la reducción paulatina de los niveles de personal, el recorte de gastos y el aumento eficiencia.

“Creemos que es posible que la ciudad maneje el número de empleados mediante el desgaste”, dijo Champeny. «Entonces, incluso si contrata uno de cada dos puestos que se van, debería ver cómo se reduce su plantilla con el tiempo, y en ese caso no tiene que hacer despidos».

La ciudad deberá crear un plan en los próximos meses para prepararse para su próximo año fiscal, cuando los gobiernos locales comienzan a remodelar la economía postpandémica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *