La gerontocracia se tomó la política y la economía en los principales

Visitas : 111

La gerontocracia se tomó la política y la economía en los principales países del mundo

América Latina, EE.UU. y Europa se han visto impactados por esta tendencia en sus cargos e instituciones más importantes

Sebastián Montes

Desde hace 20 años se venía dando un fenómeno a nivel mundial donde la tecnocracia se estaba tomando los gobiernos locales, trayendo al poder a personas cualificadas, casi todas entre los 40 y los 60 años, que se convertían en los elegidos para tomar el poder.

Sin embargo, aquello que esa tendencia solía romper se está convirtiendo en una especie de boomerang gracias al aparente regreso de la gerontocracia, fenómeno que trae a personas entre 60 y 80 años a los cargos políticos más importantes de una nación y/o continente.

La razón, puede estar abocada a que esos gobiernos tecnocráticos demostraron que, en algunos casos, se cometieron demasiados errores por falta de experiencia, mas no por ausencia de conocimiento.

El gerente de comunicación pública y política de Estrategia y Poder, Carlos Arias, comentó que “este tipo de dinámicas confirman que no solo vale el conocimiento ni la preparación académica y cualificada para asumir los cargos, sino que, para este tipo de responsabilidades, en donde el enfoque es multidisciplinar y multidinámico, es necesario tener personas con una experiencia que no solo da la academia, sino el trasegar de los años o haber pasado por diferentes tipos de puestos”.

Arias también comentó que, en la modernidad de las democracias latinoamericanas, no es usual este tipo de comportamientos electorales, por lo cual detalló la importancia de revisar la particularidad de cada caso en cada país.

Cabe destacar que, en la actualidad, naciones como Chile, Brasil y México cuentan con algunos de los gobernantes más longevos de la región, pues se ubican entre los 65 y 70 años en los tres casos (ver gráfico).

Para el caso colombiano mencionó que, en las próximas elecciones, va a ser un factor preponderante el hecho de que la persona que venga posea algún tipo de trayectoria previa en gobierno. “Creo que el tener un presidente que llega con cero experiencias no se va a volver a repetir”, concluyó.

Frente a otros escenarios alrededor del mundo, un caso de gerontocracia se estaría gestando ahora en EE.UU., donde Joe Biden se convirtió en el presidente electo más viejo en la historia del país con 78 años, mientras que Donald Trump, el gobernante actual, ocupa el segundo lugar con 74 años.

Al mismo tiempo, personalidades como Janet Yellen, nominada para ser la nueva secretaria del Tesoro, o John Kerry, postulado como enviado especial del presidente para asuntos climáticos, pasan de los 70 años, dejando entrever una tendencia ligada a elegir perfiles experimentados y de larga trayectoria.

Sin embargo, para el profesor de política internacional de la Universitat Pompeu Fabra, Albert Garrido, la vicepresidente electa de EE.UU., Kamala Harris, rompe con ese paradigma no solo por su experiencia, sino por sus 57 años de edad, los cuales la ubicarían en el grupo de los tecnócratas.

Pasando a territorio europeo, casos como el de Emmanuel Macron en Francia, Giuseppe Conte en Italia y Pedro Sánchez en España destacan por el hecho de que tres de los cinco países más poblados del viejo continente son gobernados por políticos jóvenes, factor que llevó al experto a asegurar que la gerontocracia “no es una norma” o una tendencia.

No obstante, las instituciones financieras clave de Europa y del mundo sí están en manos de personalidades que entran dentro de dicho fenómeno, pues la francesa Christine Lagarde, al frente del Banco Central Europeo (BCE) y la búlgara Kristalina Georgieva, líder del Fondo Monetario Internacional (FMI), superan los 65 años y hoja de vida es de las más experimentadas en economía.

“En términos generales, en la tradición europea, el político con mucha responsabilidad era siempre una persona mayor. Eso va cambiando paulatinamente, pero hay una pretensión, hasta cierto punto lógica, de que en los cargos con más responsabilidad se sitúan personas con gran experiencia de conocimiento que no tienen los más jóvenes”, afirmó Garrido.

Para el académico, una segunda razón que explica este fenómeno tiene que ver con que, en los últimos 25 o 30 años, el mundo financiero y de las nuevas tecnologías ha atraído a muchas inteligencias jóvenes, y en cambio la política, en muchas ocasiones, ha defraudado a las nuevas generaciones.

En Colombia, el gerente del Banco de la República Juan José Echavarría dejará el cargo a los 68 años y este año un político emblemático como el uruguayo Pepe Mujica, se retiró de la escena pública a los 85 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *