Empleados dominicanos mordidos en restaurante “Chipotle”



Visitas :
105

Empleados dominicanos mordidos en restaurante “Chipotle” plagado de ratas en el Alto Manhattan

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Empleados dominicanos y de otros países que trabajan en un restaurante de la cadena “Chipotle Mexican Grill” situado en el edificio 4009 de la avenida Broadway y la calle 169, a una cuadra del hospital Presbiteriano en el Alto Manhattan y plagado de ratas denunciaron que varios de ellos fueron mordidos por los roedores mientras realizaban sus labores.

Con el apoyo de la filial 32BJ del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), los trabajadores dijeron que el ataque de las ratas, que también se comieron aguacates, tomates, repollos, cebollas y otros insumos para prepara los platos típicos mexicanos que caracterizan a la cadena, comenzaron en octubre, pero el establecimiento permaneció abierto por un mes, tiempo en el que siguieron las mordidas, hasta que el gerente, mordido en una mano decidió cerrarlo.

El Departamento de Salud de Nueva York clausuró el negocio el lunes poniendo en la puerta principal un cartel que dice “CLOSED” (CERRADO) y que confirma la medida.

El dominicano Melvin Paulino Ruíz, dijo que tiene seis meses trabajando en el restaurante del Alto Manhattan y tres años en la cadena y desde el principio se dio cuenta de que el interior estaba infectado de ratas que mordieron varios empleados.

“Entre ellos, nos mordieron a mí y a dos de mis compañeros. Entonces, moviendo cajas un día, me mordieron”, dijo. “Fue aterrador. Si algo me pasara, mi esposa embarazada en la República Dominicana se quedaría sin apoyo”.

Dijo que uno de los mordidos fue atacado el martes 8 de este diciembre y los propietarios les ordenaron desinfectar y limpiar el restaurante cuando pueden contratar una empresa fumigadora especialista en exterminar a las ratas.

“Estábamos corriendo el riesgo por el trabajo y miedo de que cuando destapamos cualquier tipo de comida dentro de la tienda, hay que mover las cajas y cualquier alimento esperando que algo salga o no salga nada de una de las cajas”, añadió.

“Cuando me mordió una rata el viernes, me sentí horrorizado y disgustado”, dijo Paulino.

“Me he lavado el dedo mil veces y aún así ni siquiera puedo soportar mirarlo. No está bien que Chipotle no nos mantuviera a salvo de ser mordidos por ratas”, añadió el dominicano.

“Realmente comenzó a afectarnos”, dijo Paulino, mientras limpiaba. “Todos estamos asustados, es bastante común que algunos de mis compañeros de trabajo simplemente empiecen a gritar de la nada y no sepamos qué está pasando”.

“Es un caos puro cada vez que aparece una rata”, añadió.

No es la primera vez que en restaurantes de la misma cadena aparecen las ratas.

El restaurante ha sido cerrado dos veces en las últimas tres semanas, la primera vez el 30 de noviembre.

Las ratas también mordieron los cables que conectan el sistema para pedidos digitales.

El cierre de esta semana se produjo dos días después de que el restaurante reabriera de un cierre de cuatro días después de que tres trabajadores fueran mordidos por ratas en el lapso de tres días, dijo el sindicato.

El restaurante había contratado a un exterminador y reabierto el 28 de noviembre.

Pero el cierre actual no ha hecho mucho para detener el daño a los trabajadores, señala el sindicato.

A partir del viernes, Chipotle todavía estaba haciendo que los equipos de limpieza vinieran a trabajar al puesto avanzado de Broadway, incluyendo un empleado que se convirtió en el cuarto trabajador en ser mordido por una de las ratas.

Los trabajadores denunciaron a los dirigentes del sindicato que le notificaron al gerente del restaurante que el problema de las ratas había empeorado. Algunos empleados habían estado persiguiendo a las ratas y matándolas con palos por miedo a ser mordidos, dijeron los trabajadores.

“La salud y la seguridad de nuestros empleados e invitados es nuestra máxima prioridad”, dijo Laurie Schalow, directora de asuntos corporativos y seguridad alimentaria de Chipotle.

“El restaurante cerca del hospital Columbia Presbiterian en la ciudad de Nueva York ha estado cerrado principalmente desde el 23 de noviembre debido a un problema de plagas causado por restaurantes contiguos desocupados. Durante este tiempo, hemos organizado el servicio de emergencia de plagas, la limpieza profunda del restaurante y estamos trabajando con el propietario para asegurar que se realicen mejoras antes de reabrir”, añadió la ejecutiva.

Cualquier evidencia de ratas dentro de un restaurante es una violación crítica del código de salud de la ciudad de Nueva York.

Chipotle cerró a los clientes indefinidamente a fines del mes pasado, pero después que las ratas mordieran las conexiones del sistema informático que maneja los pedidos.

Los trabajadores tuvieron que seguir yendo al restaurante a tratar de cazar las ratas por sí mismos y a labores de desinfección.

Mataron docenas de roedores pisándolos, golpeándolos con palos de escobas, arrojándoles cajas y varios otros métodos medievales de exterminio.

El restaurante infectado tenía clasificación en grado “A” del Departamento de Salud de la ciudad (DOH), pero un portavoz de la agencia que se recibió una denuncia por la aparición de los roedores el 30 de noviembre y se envió una carta por a la gerencia.

El departamento adelantó que sus inspectores realizarían una amplia supervisión del local.

La invasión de roedores comenzó cerca del final del verano, dijeron los empleados.

De repente, a los aguacates se les quitaban pequeños bocados y los trabajadores encontraban agujeros en las bolsas de arroz donde las criaturas habían masticado el empaque y comenzaron a encontrar excrementos de ratas en el sótano de la y en cajas de comida.

“Todos los trabajadores tenían historias de terror sobre las ratas, especialmente algunas de las mujeres que se cambiaban antes y después del trabajo en la parte trasera de la tienda”, dijo Luis Gustavo Paulino Ruiz, otro empleado de la tienda que fue mordido recientemente.

Relató que notificó a la gerencia sobre los problemas, al igual que otros trabajadores, pero nada pareció cambiar de inmediato.

Mientras tanto, las ratas seguían multiplicándose por docenas y los empleados se vieron obligados a trasladar los aguacates a la nevera, algunos se negaron a poner un pie en el sótano por temor a ser mordidos.

“Toda la situación nos pareció una locura, definitivamente sentimos que era incorrecto mantener la tienda abierta mientras todo esto sucedía”, dijo Paulino Ruiz.

Aproximadamente una semana después, el sistema de pedidos se cayó y la tienda se vio obligada a cerrar indefinidamente, dijeron los trabajadores.

“Una empresa tan grande como Chipotle no debería preocuparse solo por la cantidad de dinero que están ganando y dejar que sus empleados sigan trabajando en condiciones peligrosas”, dijo Paulino Ruiz.

“Todo esto me hizo darme cuenta de que estas empresas realmente no valoran a las personas, solo quieren que trabajes sin importar nada. Mientras estén ganando dinero, realmente no les importa lo que suceda”, sostuvo el empleado.

Otro de los restaurantes de la cadena en Brooklyn Heights fue atacado por una horda de ratas en 2018 después de que varias ratas del tamaño de pequeños gatos domésticos, fueron descubiertas buscando desperdicios en la basura del negocio.

Un año antes, un video capturó ratas cayendo del techo de otro restaurante Chipotle en Houston, Texas.





Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *