Lawrence, ciudad de mayoría dominicana es el epicentro



Visitas :
103

Lawrence, ciudad de mayoría dominicana es el epicentro de COVID – 19 en Massachusetts

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Lawrence, la ciudad de Massachusetts con mayor población dominicana en el área de Nueva Inglaterra y fundada en 1655 por colonos europeos, es ahora el epicentro de COVID-19 en ese estado y entre muchos otros del Noreste de Estados Unidos, al amanecer ayer domingo 11,439 casos nuevos de contagio y sumar 173 muertos.

La ciudad, donde los dominicanos que emigran a esa parte de Estados Unidos han hecho suya por décadas, es el foco en este momento del agresivo combate a la pandemia que mantienen su alcalde, Danny Rivera, de madre dominicanas y el gobernador de Massachusetts, aunque parte de las autoridades de salud y varios concejales, sostienen que el rebrote se debe al irrespeto de la gente a los protocolos del coronavirus.

Por iniciativa del alcalde, se abrió un monumento simbólico cercano al cabildo, donde por cada fallecido se coloca una silla de metal vacía con flores blancas.

Pero los críticos de lo que califican flexibilidad de las autoridades alegan que esa tétrica escena en memoria de los muertos, contrasta con las juergas callejeras, fiestas clandestinas en negocios, hogares y la resistencia de parte de sus habitantes a usar la máscara y guardar la distancia social.

El alcalde insiste en que la ciudad ha hecho todo lo posible para tratar de frenar la propagación y el rebrote de nuevos contagios, pero ha sido imposible.

Rivera, quien dejará la alcaldía faltándole un año para cumplir el período constitucional, para posesionarse como el nuevo director de la corporación de desarrollo económico MassDevelopment, dijo que más de 800 residentes de Lawrence se hacen las pruebas COVID-19 diariamente.

Además de Rivera, los votantes dominicanos eligieron como alcalde a William Lantigua, quien perdió la reelección del actual ejecutivo municipal.

El sistema de escuelas públicas ha impartido clases virtuales durante todo el año. La ciudad encabeza la cantidad de multas a quienes se niegan a llevar la mascarilla.

Pero a pesar de las medidas agresivas, la pandemia se propagó rápidamente en Lawrence y se mantiene afectando a la ciudad, que tiene una tasa de positividad de casi el 15 por ciento.

En todo el estado de Massachusetts, la tasa de positividad promedio de siete días es del 5.3 por ciento.

“Para Lawrence, ha sido la tormenta perfecta”, dijo el alcalde Rivera. “Tenemos el problema de los viajes, el de la recolección, las desigualdades socioeconómicas y raciales”.

El mes pasado, el estado clasificó a la ciudad como de alto riesgo de transmisión de COVID-19 después de que los reclusos en una instalación correccional se contagiaron con el virus.

Hasta el domingo, 10,226 residentes de Lawrence habían dado positivo por COVID-19, incluidos 328 casos nuevos el sábado, que rompieron un récord establecido dos días antes para el recuento más alto de un día de nuevos pacientes con coronavirus en la ciudad .

“La tasa de positividad sigue aumentando. Los casos siguen aumentando y empeorando”, dijo Mike Armano, director de la Junta de Servicios de Inspección y Salud al periódico Boston Globe.

Ha habido 2.002 casos positivos entre residentes de entre 20 y 29 años, el más alto entre todos los grupos de edad, según muestran los datos de la ciudad. Menos del 2 por ciento de todos los casos de Lawrence ocurrieron en pacientes entre 80 y 89 años, aunque ese grupo hasta ahora representa un tercio de todas las muertes de la ciudad.

En otra señal del empeoramiento de las cifras de la pandemia, el Hospital General de Lawrence puso el martes de la semana pasada una pausa en los procedimientos electivos.

Deborah J. Wilson, presidenta y directora ejecutiva del hospital, dijo que la medida tenía como objetivo garantizar que la instalación tenga la capacidad para tratar pacientes con coronavirus y personas que requieren hospitalización por otras razones. Hasta el viernes, el hospital tenía 60 pacientes confirmados de COVID-19, en comparación con tres a cinco pacientes hace un mes, dijo. El sitio de pruebas del hospital recibe 1.500 personas al día.

El virus se transmite fácilmente en comunidades como Lawrence, una ciudad compacta de 7 millas cuadradas con un antiguo conjunto de viviendas multifamiliares ocupadas por hogares multi generacionales.

Aproximadamente el 24 por ciento de sus 80.000 residentes viven en la pobreza, el 40 por ciento nació fuera de los Estados Unidos y el 79 por ciento habla un idioma diferente al inglés en casa, según cifras del censo.

Muchos trabajadores que viven en Lawrence no tienen la opción de hacer su trabajo desde casa y deben viajar, a veces en transporte público o en autos compartidos, para ganarse sus salarios.

El dinero es tan escaso que algunos trabajadores se muestran reacios a hacerse la prueba de COVID-19 porque temen que un resultado positivo les pueda costar su trabajo, dijo Armano.

El pastor Victor Jarvis de la iglesia cristiana Ebenezer en Lawrence dijo que ha estado aislado en su casa desde que le diagnosticaron el virus a mediados de noviembre.

Jarvis, de 66 años, dijo que ahora se está recuperando, pero quiere dar un buen ejemplo a su congregación.

“Si no hago lo correcto, la gente se enferma”, dijo.

La Dra. Zandra Kelley, directora médica del Greater Lawrence Family Health Center, advirtió sobre los casos que surgen entre los trabajadores que no usaban máscaras durante los descansos o mientras viajaban en transporte público o en un viaje compartido.

La dominicana Mary Guzmán, de 25 años, residente en Lawrence una maestra de Kínder Garden, dijo que las personas están bajo presión para trabajar incluso si eso las hace más vulnerables a estar expuestas al COVID-19.

“Tienes que mantener a tu familia y tienes que seguir adelante”, dijo Guzmán, quien solicitó una prueba de virus el sábado.





Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *