¿Por qué ocurre el estreñimiento en niños y como aliviarlo?


El estreñimiento en niños, al igual que en adultos, es un problema común. Consiste en la dificultad para la defecación, que es el proceso por el que expulsamos las heces del cuerpo.

El tránsito intestinal varía de una persona a otra. Del mismo modo, también cambia en función de la edad. Por ejemplo, los bebés defecan con más frecuencia que los adultos. Sin embargo, de forma general, los niños de edad media van al baño una o dos veces al día.

¿Por qué es común el estreñimiento en niños?

El estreñimiento en niños, al igual que en adultos, se define como la dificultad para evacuar las heces. Esto hace que la materia fecal quede retenida en el intestino. En algunos casos puede consistir en una sensación constante de no haber evacuado lo suficiente.

Según explica un estudio publicado en Farmacia Profesional el estreñimiento en niños es complejo de definir. Esto se debe a que, como señalábamos antes, la frecuencia de defecación varía en función de la edad y de cada persona.

Los bebés, por ejemplo, suelen tener heces más líquidas y evacuaciones más frecuentes. A medida que crecen y se va introduciendo una alimentación similar a la de los adultos, la consistencia varía y el número de defecaciones diarias disminuye.

La causa exacta del estreñimiento en niños se desconoce cuando no se detecta una patología asociada. Se sabe que se acumulan heces duras y secas en el colon. Estas avanzan de forma más lenta, lo que hace que se reabsorba más agua a lo largo del tubo digestivo. Cuanto más tiempo pasa, más se endurecen las heces y más difícil es expulsarlas.

En los bebés el llanto puede ser el único síntoma inicial de la constipación, por el dolor abdominal.

Síntomas que puede producir

Los síntomas del estreñimiento en niños son muy variables. Según explican los profesionales de la Clínica Mayo puede haber menos de tres deposiciones a la semana. Además, como hemos señalado, son heces duras y secas.

Esto provoca que, al intentar defecar, aparezca dolor. Del mismo modo, es necesario hacer más fuerza para conseguirlo. Las heces, al ser tan duras, pueden causar pequeñas heridas al ser evacuadas. Por eso en algunos casos aparece sangre.

El dolor que se produce en el estreñimiento en niños lleva que ellos no quieran ir al baño. El pequeño intentará evitar la defecación para no sentir dolor. Por eso muchas veces se puede observar que aprieta los glúteos o se retuerce.

Causas del estreñimiento en niños

El estreñimiento en niños puede tener múltiples causas. Hay diferentes factores que influyen en la consistencia y el tipo de heces. En primer lugar, la dieta es determinante. Cuando la alimentación no contiene suficientes vegetales o frutas, la materia fecal suele estar más dura.

Del mismo modo, cualquier cambio en la alimentación puede inducir estreñimiento. Es frecuente que aparezca cuando comienzan a incluirse los alimentos sólidos. Son más complejos de digerir y de expulsar.

Al igual que sucede en los adultos, la rutina a la hora de ir al baño es muy relevante. Por ejemplo, es común que cuando hay un viaje, una situación estresante o incluso cuando comienzan a ir al colegio aparezca estreñimiento.

Otra causa del estreñimiento en niños es el miedo. El dolor al haber intentado defecar puede hacer que intenten evitar ir al baño. Es un círculo vicioso que agrava el problema.

Del mismo modo, según explican en Healthychildren, algunos medicamentos y enfermedades pueden dar lugar a esta patología. Por ejemplo, el hipotiroidismo o malformaciones del aparato digestivo. En el caso de los medicamentos es un efecto adverso de los suplementos de hierro y de los anticonvulsivos.

¿Cómo se trata el estreñimiento en niños?

El estreñimiento en niños puede dar lugar a complicaciones. Por eso, si es una situación mantenida o repetida es fundamental tratarla. No obstante, no se debe hacer sin consultar antes con un pediatra.

Tal y como explican en National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, el médico puede recomendar enemas o laxantes para aliviar el estreñimiento de forma puntual. Sin embargo, estos abordajes no pueden mantenerse de forma indefinida.

Hay diferentes tipos de laxantes según las características del cuadro. Algunos de ellos no tienen un efecto inmediato. Además, pueden dar lugar a sensación de plenitud, flatulencias y molestias abdominales. Por eso, el uso de estos medicamentos debe estar supervisado.

Podría interesarte: ¿Cómo funcionan los medicamentos para el estreñimiento?

Cuándo ver a un médico

El estreñimiento en niños puede resolverse por sí solo. De hecho, en la mayoría de los casos es algo puntual y no presenta complicaciones. Sin embargo, si esta situación se mantiene o se repite de forma frecuente es fundamental la consulta.

Además, hay una serie de signos de alarma que deben considerarse. Por ejemplo, si el niño tiene sangre en las heces o pérdida de peso. Lo mismo ocurre si aparece fiebre e hinchazón abdominal.

En algunos casos, el esfuerzo al intentar defecar puede llevar al prolapso rectal. Consiste en que parte del intestino sale a través del ano. También es una indicación de consulta.

Posibles complicaciones del estreñimiento en niños

El estreñimiento en niños puede dar lugar a complicaciones. Una de las más importantes a esta edad es que el infante deje de comer o evite defecar a toda costa.

Otra posible complicación son las fisuras anales. Cuando las heces son muy secas y duras provocan heridas en la mucosa o en la piel del ano al ser expulsadas. Estas aumentan el dolor y pueden ser difíciles de curar.

La encopresis consiste en el paso repetido de las heces hacia la ropa. Se da en casos en los que la materia fecal retenida se acumulan en el colon o en el recto. Las heces líquidas comienzan a filtrarse y se expulsan de forma involuntaria, por rebosamiento.

Alimentos con fibra dietaria para combatir el estreñimiento en niños.
Los alimentos con fibra deben estar presentes en la dieta infantil para prevenir la constipación.

Quizá te interese: 7 maneras para aumentar el consumo de fibra para tratar el estreñimiento

Prevención y recomendaciones

El tratamiento suele centrarse en medidas dietéticas y en mejorar los hábitos del niño. Por eso, uno de los aspectos básicos es aumentar la cantidad de fibra en la dieta. Para ello hay que hacer que el niño coma más frutas y verduras a diario.

Del mismo modo, es esencial que beba mucha agua y que realice ejercicio. La actividad física mejora la motilidad intestinal y previene el estreñimiento en niños. También es importante crear una rutina para ir al baño.

Esto forma parte de la educación desde que nacen. No obstante, hay que ser comprensivo. Los pequeños requieren paciencia y una atención especial. Por eso, si tiene miedo a ir al baño o evita este momento hay que estimular el acto mediante algún entretenimiento o recompensa.

Muchos casos están motivados por una alimentación inadecuada. También puede ser consecuencia del sedentarismo o de malos hábitos. Por eso es importante que, en este momento de la vida, aprendan a tener una dieta variada y equilibrada.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *