¿Qué es una bomba de infusión de insulina?


La bomba de infusión de insulina es un dispositivo que se utiliza para tratar ciertos casos de diabetes mellitus. La insulina es la molécula que permite que la glucosa entre dentro de las células del organismo. La glucosa, por su parte, es el nutriente fundamental que necesitan para obtener energía.

Lo que ocurre en la diabetes es que el cuerpo no puede fabricar o utilizar dicha insulina. Por ello, los niveles de glucosa en sangre aumentan por encima de la concentración adecuada. Esto es lo que provoca todos los síntomas y complicaciones de la enfermedad.

La bomba de infusión de insulina es muy útil para personas que tienen un mal control de la glucosa o para aquellos que necesitan más flexibilidad en su rutina, como los deportistas. En este artículo te explicamos cómo funciona, cuáles son sus ventajas y sus desventajas.

¿Cómo funciona la bomba de infusión de insulina?

La bomba de infusión de insulina es un pequeño dispositivo que está programado para administrar insulina dentro del tejido adiposo, bajo la piel. También recibe el nombre de infusor subcutáneo continuo de insulina.

En muchos diabéticos, sobre todo en diabéticos tipo 1, el tratamiento se basa en administrar insulina mediante inyecciones subcutáneas. El problema es que los pacientes deben seguir un control estricto para evitar el descontrol en los niveles de glucosa.

La bomba de infusión de insulina, tal y como explica un artículo de la Clínica Universidad de Navarra, administra de forma automática insulina basal y antes de las comidas. Evita que sea el paciente el que tenga que estar realizando las inyecciones.

Este aparato se programa en función de las necesidades específicas de la persona enferma. Es decir, se cargan las dosis y la frecuencia de administración en función a un estudio previo de cada caso de diabetes.

Partes de la bomba de infusión de insulina

La bomba de infusión de insulina, como acabamos de señalar, es un dispositivo pequeño. Es importante volver a destacar que no es un aparato inteligente, sino que debe ser programado previamente para que cumpla su función.

La bomba funciona gracias a un pequeño motor eléctrico. Este motor, a través de una especie de pistón, empuja los cartuchos del medicamento al interior del tejido. Según explica un artículo de Diabetes Education Online, la mayoría de las bombas contienen una reserva de insulina, una batería, una pantalla y el mecanismo de bombeo.

El dispositivo se coloca fuera del cuerpo y se conecta con el tejido subcutáneo gracias a un catéter con una cánula de teflón. La bomba de infusión de insulina como tal se puede colocar en un cinturón diseñado para ello o incluso llevarla en el bolsillo.

Inyecciones de insulina en diabético tipo 1.
Las inyecciones constantes de insulina son un problema para la adhesión al tratamiento de los pacientes.

¿Cuándo es necesaria?

La bomba de infusión de insulina puede ser necesaria para mejorar el control de ciertos casos de diabetes tipo 1. Según explica un artículo de Medtronic, está indicada cuando no se consigue un buen control de la glucosa a pesar de estar ya en terapéutica intensiva.

Muchos pacientes que reciben el tratamiento habitual con insulina sufren episodios frecuentes de hipoglucemia. Esto también es un indicador de mal control, por lo que la bomba puede ser de utilidad.

La bomba de infusión de insulina se puede emplear en aquellos diabéticos que requieran poca dosis. Del mismo modo, es el tratamiento de elección para aquellas personas que requieran flexibilidad en su rutina.

Es decir, para los que no pueden estar tan pendientes de inyectarse esta molécula de forma convencional. Es el caso de los deportistas, sobre todo de aquellos en los que la actividad física es su profesión.

Las mujeres que planean quedarse embarazadas, al igual que los pacientes que tienen neuropatía diabética, también son candidatos para este tratamiento. No obstante, la bomba de infusión de insulina requiere que el paciente cumpla ciertos requisitos.

Es fundamental que se esté implicado en la patología y haya interés por un buen control de la glucemia. Además, se debe aprender a manejar la bomba y realizar suficientes controles diarios de la glucemia.

Ventajas de la bomba de infusión de insulina

La bomba de infusión de insulina, tal y como menciona un artículo, tiene numerosas ventajas. Permite controlar de forma muy eficaz la dosis de insulina.

Gracias a ella, se pueden hacer incrementos de cantidades muy pequeñas, lo que es muy útil en el caso de los niños.

Además, permite programar la tasa de la insulina basal a diferente velocidad, según el momento de la jornada. Por ejemplo, más alta durante las primeras horas y más baja a lo largo de la noche. Así se reduce el riesgo de hipoglucemias.

Por otra parte, la bomba de infusión de insulina hace posible realizar cambios en la infusión basal de forma temporal. Esto es de gran utilidad para las variaciones en la rutina. Por ejemplo, cuando se va de viaje y se cambia la dieta.

Podría interesarte: Alimentación en diabetes tipo 2: ¿cómo debe ser?

Desventajas

Aunque puede parecer que la bomba de infusión de insulina solo tiene puntos positivos, lo cierto es que no está exenta de desventajas. Debemos tener en cuenta que es un dispositivo externo, que debe permanecer conectado al cuerpo de forma permanente a través del catéter.

No es válido quitársela en ningún momento, ni para dormir. Por eso muchas personas se sienten incómodas o atadas al aparato. De hecho, algunos consideran que repercute a nivel estético, ya que se puede notar con la ropa.

El catéter puede obstruirse o la propia bomba puede fallar. Esto conlleva que el paciente pierda en ese momento el control de la glucemia. De ahí que también sea importante que las personas que la llevan realicen determinaciones diarias y frecuentes.

Quizá te interese: ¿Por qué se reseca la boca en personas con diabetes?

Cuidados y recomendaciones

Medición de la glucemia al usar bombas de infusión de insulina.
La medición frecuente de la glucemia es vital para asegurar el éxito de uso de las bombas.

La bomba de infusión de insulina requiere que el paciente esté consciente de su enfermedad y sea responsable con el tratamiento. Esto se debe a que es necesario llevar a cabo una serie de medidas de cuidado del dispositivo.

Según explica la Fundación Diabetes, el catéter subcutáneo debe cambiarse cada 2 o 3 días. Al ser un cuerpo extraño conectado con el tejido subcutáneo existe riesgo de infección. Por eso, para realizar el cambio hay que seguir unos pasos concretos.

Lo primero es lavarse bien las manos para tener la mayor asepsia posible. Hay que intentar cambiar la zona en la que se inserta el catéter cada cierto tiempo, ya que de lo contrario es posible que la insulina no se absorba de forma adecuada.

Lo habitual es colocarlo en diferentes puntos del abdomen. Hay que comprobar que el catéter esté en buenas condiciones y cargar la jeringa de la bomba sin que queden burbujas en el interior.

La piel del abdomen también debe estar desinfectada. Una vez se ha insertado el catéter, se coloca un apósito para asegurar que no se desplaza de ese sitio. Se recomienda sacar la insulina del frigorífico unas 24 horas antes de realizar el recambio.

La bomba de infusión de insulina requiere responsabilidad

Aunque pueda parecer que este dispositivo es la solución para el tratamiento de la diabetes, no siempre es así. Es una forma de tratamiento muy útil, pero requiere que el paciente sea consciente de los cuidados y que sepa manejarla.

Por ello, la decisión de colocar una bomba de infusión de insulina debe ser consensuada entre el paciente y el médico. Es importante que se cumplan una serie de requisitos para que sea útil.

La entrada ¿Qué es una bomba de infusión de insulina? se publicó primero en .



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *