¿Qué es la hipoplasia del esmalte y cómo se puede tratar?


La hipoplasia del esmalte es el debilitamiento de este tejido tan importante en los dientes. Esta alteración en la cubierta de las piezas dentarias puede ocasionar muchos inconvenientes en quien la padece.

El esmalte dental es el tejido más superficial y externo de los dientes y está constituido en su mayor parte por minerales. Lo conforman un conjunto de cristales de calcio llamado hidroxiapatita, siendo el material más duro y resistente de todo el cuerpo. Su función principal es cubrir y proteger.

Si esta estructura es insuficiente o está debilitada podemos estar frente a una hipoplasia del esmalte. En este artículo te contamos de qué se trata esta alteración en los dientes, a qué se debe y qué complicaciones puede traer. También, qué puedes hacer si sufres este padecimiento.

¿Qué es la hipoplasia del esmalte?

La hipoplasia del esmalte es una afección de este tejido dentario que no se ha desarrollado de manera correcta. En general, ocurre cuando la pieza se está formando.

El resultado es un elemento dentario con un déficit de esmalte o una baja calidad de tejido. A veces, las manifestaciones de esta afección son poco apreciables y casi imperceptibles.

Pero en otras ocasiones son muy evidentes. Se pueden ver como manchas o puntos blancos, rayas, hoyos, abolladuras, surcos o deterioros en la forma y textura de los dientes. La superficie se aprecia áspera y los defectos que mencionamos se observan marrones o amarillos. En los casos más severos hay ausencia total del esmalte y los dientes son más pequeños y deformes.

Como ya mencionamos, el esmalte es el encargado de cubrir y proteger las piezas dentarias. Cuando este tejido es insuficiente o está dañado, las capas más internas y menos duras del diente pueden quedar expuestas. Por este motivo, la hipoplasia del esmalte también es conocida como diente blando.

Esto genera algunas de las siguientes complicaciones:

  • Dolor.
  • Sensibilidad al frío, calor y dulces.
  • Mayor riesgo de caries.
  • Aspecto poco estético de la sonrisa.

Causas y condiciones relacionadas

Muchas veces es difícil determinar la causa que da origen a la hipoplasia del esmalte. Como ya te contamos, el problema surge durante el crecimiento y la formación de la pieza dentaria, pero se ve tiempo después, cuando aparece el diente en la boca.

Suelen tratarse de afecciones o situaciones que favorecen su aparición y que suceden durante la gestación de la persona o en la niñez. A continuación detallamos algunas de estas circunstancias que dan origen a una hipoplasia del esmalte.

Problemas durante el embarazo

Ya desde el vientre materno las piezas dentarias se van formando. Los minerales de calcio se depositan, constituyendo así lo que será la corona de las futuras piezas.

Cualquier factor que afecte el embarazo puede repercutir en el desarrollo del esmalte, deteniendo o enlenteciendo su formación. Es así que una enfermedad materna, fiebre alta, una infección durante el embarazo, la ingesta de ciertos medicamentos, la drogadicción o las deficiencias nutricionales pueden originar una hipoplasia del esmalte en el bebé que se está desarrollando.

Medicamentos en el embarazo que causan hipoplasia del esmalte.
Hay medicamentos que no se pueden tomar durante la gestación porque afectan el desarrollo, incluido el de los dientes.

Problemas en la primera infancia

De la misma manera que en el vientre materno, en los primeros años de vida de la persona las piezas dentarias se siguen formando. Cualquier acontecimiento dañino que suceda en este período puede afectar a las células que están desarrollando el esmalte y ocasionar una hipoplasia.

Entre las situaciones nocivas que pueden suceder en la niñez se incluyen los nacimientos prematuros, el bajo peso al nacer, la desnutrición, la deficiencia de vitaminas, las infecciones, las enfermedades sistémicas, el uso de ciertos medicamentos y las fiebres muy altas.

Los traumatismos durante la niñez son una causa muy frecuente de la hipoplasia del esmalte. En general, lo que sucede es que el golpe afecta la pieza dentaria de leche y, a través de su raíz, se lesiona el germen del diente permanente que está por debajo.

Herencia

Existen patrones genéticos heredados que afectan la formación de los dientes de la boca. Algunos defectos se producen en una pequeña región de una sola pieza dentaria. Pero puede haber casos más graves en que están involucrados varios elementos.

La hipoplasia del esmalte de origen genético muchas veces es una manifestación más de un síndrome complejo y con otros signos agregados en el resto del organismo.

Otros causantes adquiridos

La pérdida y el desgaste del esmalte también pueden ocasionarse por la acción de factores externos sobre las superficies dentarias. Esto disminuye la calidad y espesor del tejido, exponiendo las capas más blandas y profundas.

Y si bien no es un defecto del desarrollo, como una hipoplasia propiamente dicha, se producen las mismas alteraciones que caracterizan a un diente blando.

Estas son algunas de las situaciones asociadas:

  • Erosión dental: la exposición de la superficie dentaria a alimentos ácidos, vinagres, gaseosas y cítricos de manera frecuente va destruyendo de manera irreversible el esmalte. El reflujo ácido también puede ocasionar este problema.
  • Bruxismo: rechinar los dientes desgasta las piezas dentarias, exponiendo las capas más internas.
  • Traumas: los golpes en la boca pueden generar pequeñas lesiones, como fisuras en el esmalte.
  • Prácticas de higiene muy traumáticas: un cepillado dental con movimientos muy rápidos, con mucha fuerza o cerdas demasiado duras de manera frecuente pueden gastar el esmalte protector.

Lee también: Bruxismo en niños: cómo actuar si tus hijos rechinan los dientes

Tratamientos disponibles para la hipoplasia del esmalte

En la actualidad existen varias alternativas de tratamiento para solucionar una hipoplasia del esmalte. La elección del abordaje será según cada caso clínico, en función del grado de afección del elemento dentario y de las necesidades del paciente.

Una evaluación previa y un examen riguroso por parte del odontólogo es necesario. De las opciones disponibles, a continuación te explicamos las más frecuentes.

Blanqueamiento dental

Es una terapéutica conveniente cuando la hipoplasia del esmalte se manifiesta con manchas blancas. Al realizar el blanqueamiento dental se igualan las tonalidades y se consigue un color más uniforme en todas las piezas dentarias.

A través del uso de sustancias químicas específicas que se aplican sobre la superficie dental se logra aclarar el color propio. El tratamiento se puede realizar en el consultorio odontológico, en la casa bajo las indicaciones del dentista o combinando ambos métodos.

Microabrasión dental y empastes con resinas

Es un tratamiento útil cuando la manifestación de la hipoplasia del esmalte es un manchado severo. Consiste en pulir la zona del diente dañada hasta eliminar la mancha por completo.

Luego, el sitio intervenido se debe rellenar con un composite del mismo color del elemento dentario. En algunos casos, la maniobra se realiza con instrumental rotatorio, pero otras veces no es necesario y se puede utilizar solo ácido hidroclorhídrico.

Sellado dental

El sellado dental consiste en la colocación de un material resinoso fluido sobre los surcos, hoyos o puntos con los que se manifiesta la hipoplasia del esmalte. Este relleno se endurece luego con la acción de una luz especial y se pule para tener un mejor acabado.

En general, se utiliza cuando las imperfecciones son leves y superficiales. Se consigue así proteger al elemento dentario y disminuir la retención de placa bacteriana y el riesgo de caries en la zona.

Carillas o coronas dentales

Esta opción se considera para los casos muy severos; cuando hay una gran zona afectada. Las carillas o coronas permiten cubrir manchas muy notorias, superficies rugosas y dientes deformes.

Las carillas se colocan en la porción frontal del diente, luego de un previo desgaste. Se utiliza porcelana o composite para su fabricación.

Las coronas, en cambio, cubren la totalidad de la pieza dentaria, como un tapón. En este caso también es necesario tallar el diente para colocarlas, siendo el desgaste mayor que en las carillas. Se pueden confeccionar de porcelana, metal y porcelana o zirconio.

En el diseño se tiene en cuenta el color, la forma y el tamaño. Son personalizadas para cada caso clínico particular.

Carillas dentales.
Las carillas dentales ocultan defectos colocándose por encima del diente dañado, de modo que se lo cubre.

Implante o puente dental

Son raros y extremos los casos en los que hay que recurrir a una prótesis como solución a una hipoplasia del esmalte. Se trata de aquellas veces en que el deterioro es tal, que queda poco remanente de diente y lo más indicado es eliminarlo y reemplazarlo por una pieza artificial.

Según las posibilidades y condiciones del paciente se puede recurrir a un implante o un puente para rehabilitar la pérdida de la pieza dentaria.

Te puede interesar: Prótesis sobre implantes dentales: ¿qué son y qué tipos existen?

Recomendaciones para cuidar el esmalte

La hipoplasia del esmalte, la mayoría de las veces no se puede prevenir. Pero el cuidado de las piezas dentarias es fundamental para evitar que sobre este defecto se instalen otras patologías, como las caries.

Como te contamos, el tejido cubre y protege a los tejidos más internos de los dientes y si se daña no es capaz de regenerarse. Estos son algunos buenos hábitos que te permitirán cuidar este material tan importante:

La entrada ¿Qué es la hipoplasia del esmalte y cómo se puede tratar? se publicó primero en Red De Noticias .



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *