qué es y por qué es tan importante para el cuerpo


Las glándulas suprarrenales sintetizan una gran cantidad de hormonas diferentes. Una de las más importantes es la aldosterona, que es fundamental para el control de los electrolitos en el cuerpo.

Aldosterona: qué es y por qué es tan importante para el cuerpo

El sistema endocrino es responsable de la regulación de múltiples funciones en el organismo. En este sentido, las hormonas participan de forma activa en el control del metabolismo, el crecimiento, la reproducción y el comportamiento. De igual forma, los mineralocorticoides como la aldosterona gestionan el equilibrio hidroelectrolítico y la tensión arterial.

Las hormonas son moléculas sintetizadas y secretadas por las glándulas endocrinas. El páncreas, la tiroides, los ovarios, los testículos y la glándula suprarrenal son algunos de los principales sitios de síntesis hormonal.

¿Qué es la aldosterona?

La aldosterona es una hormona esteroidea perteneciente a la familia de los mineralocorticoides. Las moléculas de este grupo tienen especial actividad en la regulación de los minerales o electrolitos en sangre, como el sodio y el potasio. Estudios afirman que la aldosterona es responsable de más del 90 % de la actividad mineralocorticoide del cuerpo humano.

Las glándulas suprarrenales son las encargadas de producir a la aldosterona. Las mismas son pequeños órganos endocrinos con forma triangular, ubicados en el polo superior de los riñones. Además, esta glándula también participa en la síntesis y liberación de glucocorticoides como el cortisol, algunas hormonas sexuales, adrenalina y noradrenalina.

Este mineralocorticoide circula en sangre 40% libre y 60% unido a proteínas plasmáticas, lo que determina una vida media de alrededor de 20 minutos. La metabolización de la aldosterona se realiza a nivel del hígado, mediante su conjugación con acido glucurónico.

¿Cómo se produce?

El colesterol es el sustrato precursor para la síntesis de mineralocorticoides y glucocorticoides. El mismo se obtiene de la lipoproteina de baja densidad (LDL) plasmática y es captado por la glándula suprarrenal. La síntesis de la aldosterona ocurre de forma específica en la zona glomerular de la corteza suprarrenal y es mediada por la enzima aldosterona sintetasa.

La tasa de secreción de aldosterona es de alrededor de 0,15 miligramos al día. No obstante, existen varias situaciones que pueden aumentar o disminuir la liberación. En primer lugar, la hiperkalemia o elevación de los niveles de potasio sanguíneos constituye uno de los principales mecanismos estimuladores de la secreción de aldosterona.

De igual forma, el aumento en las concentraciones de angiotensina II, como parte de la activación del sistema renina-angiotensina-aldosterona, también aumenta la liberación de aldosterona. El incremento de angiotensina II es resultado del descenso de la presión arterial. En algunas casos, la acidosis plasmática también aumenta la síntesis de este mineralocorticoide.

Por otro lado, la hormona adenocorticotropa (ACTH) liberada por la hipófisis es la que regula la síntesis de todos los tipos de hormonas suprarrenales. La misma se encarga de mediar no solo la entrada de colesterol a la glándula, sino también potenciar el sistema enzimático de producción.

Glándulas suprarrenales producen aldosterona.
La producción de aldosterona sucede en las glándulas suprarrenales, sobre los riñones.

¿Cuál es el papel de esta hormona en el cuerpo?

La regulación de los niveles de sodio y potasio es una de las funciones esenciales de la aldosterona. Para ello, actúa en los receptores de mineralocorticoides (MR) ubicados en el túbulo distal de la nefrona renal. De esta forma, aumenta la absorción del sodio que se encuentra en la luz de los túbulos, así como la excreción del potasio en la orina.

La reabsorción a nivel renal promueve la entrada de agua a la circulación sanguínea. En este sentido, se produce un aumento de la volemia con elevación de la presión arterial sistémica. Por lo general, esta respuesta es mediada por el sistema renina-angiotensina-aldosterona y se acompaña de vasoconstricción. Por otro lado, la excreción de potasio permite recuperar el equilibrio electrolítico.

De igual forma, la aldosterona se encarga de la excreción renal de hidrogeniones (H+). Este hecho favorece el restablecimiento de las concentraciones de bicarbonato (HCO3-) en sangre y el mantenimiento del equilibrio ácido-base.

Otras funciones relacionadas con la aldosterona incluyen lo siguiente:

  • Modular la reactividad del endotelio vascular.
  • Regular la entrada de sodio y calcio a las células cardíacas.
  • Estimular la liberación de hormona antidiurética (ADH).

¿Qué sucede cuando hay demasiada aldosterona en el cuerpo?

La elevación de los niveles de aldosterona en sangre se conoce como hiperaldosteronismo. Este puede ser primario, por una alteración propia de la glándula suprarrenal, o secundario, por algún trastorno en otra parte del cuerpo. El exceso de aldosterona en sangre se asocia con hipertensión arterial, hipokalemia, hiperglucemia y daño cardíaco. 

Estudios afirman que el hiperaldosteronismo primario es responsable de más del 10 % de los casos de hipertensión arterial sistémica. Las causas más comunes de esta afección incluyen el adenoma productor de aldosterona y la hiperplasia suprarrenal bilateral.

Por lo general, las personas pueden presentar cifras tensionales elevadas por encima de 140/100 milímetros de mercurio. De igual forma, la hipertensión suele tener un inicio temprano, siendo frecuente antes de los 20 años. Algunos síntomas asociados a esta patologías son los siguientes:

  • Palpitaciones.
  • Calambres y entumecimiento.
  • Dolor de cabeza.
  • Debilidad muscular y mareos.

¿Qué sucede cuando hay muy poca aldosterona en el cuerpo?

La reducción de los niveles de aldosterona en sangre se conoce como hipoaldosteronismo. Investigaciones afirman que el mismo puede ser por una falla primaria en la síntesis suprarrenal o por un estímulo insuficiente por parte de la renina. De igual forma, puede presentarse como un pseudohipoaldosteronismo cuando existe resistencia de los tejidos a la acción de la aldosterona.

Algunos medicamentos, como los inhibidores de la enzima convertidores de angiotensina (IECAs), la heparina, el trimetoprim y los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) pueden ser responsables de esta entidad. Otras causas incluyen a la nefropatía diabética, la producción deficiente de renina y la enfermedad de Addison.

Por lo general, los niños con enfermedades congénitas suelen presentar un cuadro clínico más severo, mientras que los adultos tienden a ser asintomáticos. Dentro de las manifestaciones clínicas más frecuentes tenemos las siguientes:

  • Calambres y debilidad.
  • Hiponatremia e hiperpotasemia.
  • Aumento de la frecuencia urinaria.
  • Acidosis metabólica.
Crisis por enfermedad de Addison.
La enfermedad de Addison sin tratar puede derivar en una crisis aguda que es una emergencia médica.

Una hormona esencial en la regulación de la tensión arterial

La aldosterona es el mineralocorticoide más importante sintetizado en la glándula suprarrenal. Participa de forma activa en el mantenimiento de las concentraciones de sodio y potasio en sangre, así como en la regulación del equilibrio ácido-base. Además, es una molécula clave en la elevación de la presión arterial.

El exceso de aldosterona constituye la principal causa de hipertensión arterial sistémica de origen endocrino. Por su parte, el hipoaldosteronismo es menos frecuente y se asocia a medicamentos o patologías congénitas, siendo más grave en los infantes. Ambas patologías pueden ser tratadas y controladas de forma efectiva bajo el seguimiento de un especialista.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *