Las dosis de refuerzo contra el COVID-19 aumentan las defensas, pero cuánto tiempo durará la protección

Las dosis de refuerzo contra el COVID-19 aumentan las defensas, pero cuánto tiempo durará la protección

Dos estudios realizados en Israel mostraron una alta eficacia de los booster en las semanas posteriores a una tercera dosis. Qué indicaron sobre su duración

La campaña nacional de Israel para proporcionar a su población refuerzos de la vacuna COVID-19 parece beneficiar a los receptores. Una tercera dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech reduce significativamente el riesgo de infección, según dos nuevos estudios.

Israel anunció el 29 de agosto que extendía la aplicación de la tercera dosis a toda la población apta para la vacuna, que en el país es para los mayores de 12 años. La medida se había iniciado en forma progresiva según rango de edad, semanas antes.

Un informe del Ministerio de Salud de ese país, mostró que una tercera dosis redujo el riesgo de los receptores de dar positivo por SARS-CoV-2 en más de 10 veces 2 semanas después. Y en una preimpresión publicada, los investigadores utilizaron datos de una organización de mantenimiento de la salud (HMO) para calcular que una tercera dosis reduce aproximadamente a la mitad las posibilidades de que una persona dé positivo en la prueba del virus a partir de una semana después de la inyección y la reduce aún más después de la segunda semana.

El número de casos y las hospitalizaciones de Israel continúan aumentando a medida que se propaga la variante Delta. Pero el número de casos en personas mayores comenzó a disminuir en las semanas posteriores al 31 de julio, cuando se ofrecieron terceras dosis de la vacuna de ARN mensajero a personas de 60 años o más, una señal de que los refuerzos pueden estar funcionando. El 29 de agosto, Israel anunció que ampliaría el programa de refuerzo a todas las personas mayores de 12 años cuya segunda dosis fuera de, al menos, 5 meses antes. Más de 2,1 millones de personas ya han recibido una tercera dosis, anunció ya el gobierno.

“Que los refuerzos puedan reducir las infecciones no es una sorpresa”, dice David Dowdy, epidemiólogo de la Universidad Johns Hopkins. “Si su objetivo es proporcionar a alguien altos niveles de inmunidad a corto plazo, no hay duda de que una buena manera de hacerlo es mediante una vacuna de refuerzo”, dice. Los hallazgos también se suman a la evidencia de que las vacunas actuales siguen siendo efectivas contra la variante Delta. Pero Dowdy advierte que debido a que los estudios solo cubren un período corto después de la vacuna de refuerzo, no está claro cuánto durará el aumento de protección. Una cuestión que alerta sobre las olas que se preanuncian en virtud de la experiencia pasada.

Investigadores del Ministerio de Salud de Israel y varias universidades analizaron información sobre más de 1,1 millones de israelíes mayores de 60 años en la base de datos del ministerio, correlacionando los diagnósticos de COVID-19 entre el 30 de julio y el 22 de agosto con los datos sobre si las personas habían recibido un refuerzo y cuándo. Doce días después de que obtuvieron una tercera dosis, encontraron que el riesgo de infección se redujo más de 10 veces. Eso hace que la protección vuelva al rango del 95% observado poco después de la segunda dosis. El efecto contra la enfermedad grave fue aún mayor, reduciendo el riesgo 15 veces, pero los autores advierten que un pequeño número de pacientes con enfermedad grave y el corto tiempo del estudio significan que el resultado tiene una gran incertidumbre.

El otro estudio proviene de investigadores de KSM Research and Innovation en Maccabi Healthcare Services (MHS), la segunda HMO más grande de Israel. Se unieron a investigadores de la Escuela de Salud Pública de Yale para ver si podían descubrir un efecto temprano del refuerzo en los registros de salud de los 2,5 millones de miembros de MHS, poco más de una cuarta parte de la población israelí.

El equipo analizó los resultados de 182.076 pruebas de reacción en cadena de la polimerasa realizadas en 153.753 miembros de MHS mayores de 40 años durante las primeras 3 semanas de agosto, comparando a los que dieron negativo con los que dieron positivo. Entre 7 y 13 días después de una dosis de refuerzo, el análisis demostró que la probabilidad de que una persona tuviera un resultado positivo de coronavirus se redujo en un 48% en comparación con alguien que había recibido solo dos dosis; de 14 a 21 días después de la inyección, la probabilidad se redujo en un 70%. El estudio no examinó la enfermedad grave, solo las nuevas infecciones.

Dowdy dice que el resultado es una buena noticia, pero no prueba que sea prudente hacer que los impulsores estén ampliamente disponibles. “La duda no es, si una vacuna de refuerzo fortalece su sistema inmunológico a corto plazo -dice-. Sino más bien si proporciona un aumento significativo de la inmunidad a largo plazo durante meses- Y si es así, ¿cuál es el intervalo correcto para administrar inyecciones de refuerzo?. Las respuestas a esas preguntas cruciales, pero aún son completamente desconocidas”.

Daniel Weinberger de Yale, quien ayudó a dirigir el estudio, está de acuerdo. “Nuestro informe analizó una cuestión muy limitada. La protección a corto plazo “es solo una pieza del rompecabezas”, explicó.

“Si la inmunidad adicional del refuerzo se desvanece rápidamente, o si la campaña distrae de los esfuerzos de vigilancia o de llegar a las personas que no han sido vacunadas en absoluto -explica Dowdy-, el esfuerzo tendrá poco impacto a largo plazo. Necesitamos datos a más largo plazo para estar seguros de que no nos sorprenderán nuevas olas y que tendremos que trabajar intervalos ciertos con una estrategia correcta “.

La entrada Las dosis de refuerzo contra el COVID-19 aumentan las defensas, pero cuánto tiempo durará la protección se publicó primero en VisionRDN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *