La histórica crecida del río Ebro obliga a declarar tres regiones de España como ‘zona catastrófica’


El presidente de España, Pedro Sánchez, ha anunciado que a finales de esta semana el Consejo de Ministros declarará zona de emergencia, lo que se conocía habitualmente como ‘zona catastrófica’, las localidades que se han visto afectadas por la borrasca Barra, en especial por la crecida del río Ebro, el más caudaloso del país.

Las aguas han dejado dos fallecidos. El pasado domingo rescataron el cuerpo sin vida de un hombre de 61 años en Eliozondo (Navarra). Dos días antes, una mujer de 49 años falleció en el interior de su coche en Sunbilla, en la misma región, después de un corrimiento de tierra producido por las fuertes lluvias.

Se calcula que la crecida del río ha inundado ya más de 30.000 hectáreas repartidas entre las regiones de La Rioja, Navarra y Aragón, territorios a los que se ha desplazado este martes Sánchez para conocer de primera mano la situación.

Además, esta jornada la punta de la riada ha llegado a la ciudad de Zaragoza, la quinta ciudad más poblada del país, donde se pronostica que el río podría alcanzar una altura de seis metros, con un caudal de alrededor de 2.300 metros cúbicos por segundo.

Los servicios de emergencia se encuentran en alerta y en la capital aragonesa se ha cerrado un colegio, parques públicos, deportivos, accesos a puentes y paseos y se han evacuado viviendas próximas al cauce, por precaución.

Se prevé que esta histórica riada sea aún mayor que la que tuvo lugar hace seis años, en 2015, cuando se inundaron 40.000 hectáreas agrícolas y las pérdidas se cuantificaron en 200 millones de euros.

Ahora, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha solicitado al Gobierno una inversión de 80 millones de euros para acometer la limpieza del río para minorar los efectos de las riadas que se suceden periódicamente.

Por su parte, en la región de Navarra la población de Tudela, de 35.000 habitantes, ha sido la más afectada, con unas aguas que han superado los dos metros de altura.

Desde el pasado viernes, 10 de diciembre, se han venido produciendo desbordamientos en el paso del Ebro por varias localidades. Las inundaciones llegaron justo después de las intensas nevadas que tan solo un par de días antes obligaron a cortar casi 60 carreteras del norte del país.

 



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *