Contraindicaciones del aceite de coco


Aunque desde hace un buen tiempo se viene promocionando al aceite de coco como un producto con grandes beneficios, lo cierto es que se debe tener precaución en su consumo. Veamos por qué.

El coco es uno de los productos más versátiles que existen. Tiene aportes tanto desde el punto de vista nutricional, como en estética. Pero al mismo tiempo, la ciencia ha comenzado a advertir sobre las contraindicaciones del aceite de coco.

Frente a las propiedades y los beneficios del aceite de coco existe una aguda polémica que aún no se ha zanjado. La sustancia está compuesta por ácido láurico, caprílico y cáprico. Esto implica un alto contenido de grasas saturadas, por lo que su ingesta habitual puede resultar nociva.

El aceite de coco y sus propiedades

Para muchos, el aceite de coco entra en el rango de los famosos superalimentos, gracias a sus propiedades. Se emplea como hidratante para la piel y el cabello. Mezclado con azúcar es un buen exfoliante y también puede sustituir al acondicionador y a la espuma para depilarse. En algunos casos, también se emplea como desmaquillante.

El punto es que el aceite de coco es 100 % grasa. Entre el 80 y el 90 % es grasa saturada. Es por eso que a temperatura ambiente o con el frío se vuelve compacto.

Ahora bien, existe aceite de coco elaborado al 100 % con triglicéridos de cadena media. Estos son absorbidos muy rápido por el cuerpo, promueven la sensación de saciedad y previenen el almacenamiento de grasa.

Sin embargo, los aceites de coco que se venden en el mercado no tienen la formulación anterior. Es decir, no se elaboran con triglicéridos de cadena media, sino con los de cadena larga. En este caso, el efecto es opuesto: una absorción más lenta y un aumento del almacenamiento de grasa.

Aceite de coco con grasas.
La cantidad de grasa saturada del aceite de coco es elevada, lo que alerta sobre sus posibles efectos secundarios para la salud.

Contraindicaciones del aceite de coco

No existen datos concluyentes sobre los beneficios y los daños causados por el aceite de coco. Un estudio llevado a cabo por el doctor Michael Mosley en 2018, mostró que este producto incrementaba el colesterol malo, pero también el bueno.

Los científicos están de acuerdo en que se requieren más investigaciones para llegar a una conclusión definitiva. Mientras tanto, médicos y nutricionistas desaconsejan el uso del producto en los siguientes casos.

Personas con colesterol alto

Las personas con colesterol malo o LDL elevado deberían considerarse dentro de las principales contraindicaciones para consumir aceite de coco. Como ya se indicó, las evidencias disponibles son ambiguas al respecto. Mientras no se tenga más información, lo mejor es prevenir posibles daños.

Propensión a las indigestiones

Este tipo de aceite no es precisamente el más fácil de digerir. Si alguien tiene sensibilidad alimentaria, lo mejor es que no consuma este producto, ya que puede irritar la mucosa intestinal.

Enfermedades cardiacas e hipertensión

Las grasas saturadas se depositan en las paredes de las arterias. Esto hace que se obstruya el flujo sanguíneo. En esas condiciones, puede aparecer hipertensión arterial concomitante que aumente el riesgo de insuficiencia cardiaca e infarto.

Diabetes

Las personas que tienen diabetes deben mantenerse alejadas del aceite de coco. Su uso continuado promueve un aumento significativo de las glucemias. Es posible que también se afecte la sensibilidad a la insulina.

Alergias cutáneas

El aceite de coco puede provocar una reacción alérgica en la piel. Los efectos son inflamación, comezón y urticaria. Si la reacción es más grave, es posible que se presenten vómitos e incluso problemas respiratorios.

Alergia por aceite de coco.
El aceite de coco en la piel, aplicado directo, puede causar alergias. Es preferible hacer primero una prueba en una zona limitada.

Lo indicado, en cualquier caso, es optar por el aceite de coco virgen extra. En términos generales, se deben evitar este tipo de aceites cuando son refinados e hidrogenados. Por desgracia, son los que se encuentran con mayor frecuencia en el supermercado y a un precio económico.

El aceite de coco virgen extra se elabora a partir de la extracción de la leche de coco. Luego, este se deja en su estado natural, sin refinar. Por lo tanto, su apariencia no es tan blanca ni tan brillante como el comercial tradicional, pero sí es mucho más saludable.


Post Views:
5.488



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *