El mensaje positivo de Popovich en la derrota

El mensaje positivo de Popovich en la derrota

CHINA, Shangai.- La selección de los Estados Unidos, otrora All-Star en el mundo del baloncesto se fue muy temprano del mundial FIBA que se celebra en China. Los campeones de las dos últimas ediciones cayeron en cuartos de final 89-79 ante Francia y se despidieron de los tabloncillos orientales. Los galos estuvieron intratables debajo del aro, donde consiguieron 41 rebotes de los cuales 13 fueron en la ofensiva. Varios puntos se pueden analizar para entender la caída norteamericana, pero uno sobresale del resto: la ausencia de los mejores jugadores estadounidenses.

Aproximadamente 15 jugadores, que ya contaban con el aval del entrenador Gregg Popovich se bajaron de la convocatoria para el mundial. Distintas razones llevaron a estas estrellas a no estar con el equipo, entre las que resaltaron: lesiones, vacaciones o enfoque en la temporada de la NBA, que arranca en poco tiempo. James Harden, Antonhy Davis, DeMar DeRozan y Damian Lillard, entre otros, no acompañaron al equipo a su periplo por China.

En la conferencia de prensa post cuartos de final, los cronistas sacaron a relucir el tema, a lo que el mismo Popovich respondió: “Creo que es bastante irrespetuoso debatir ahora un tema así, sobre si tenemos a tal jugador o no. Es irrespetuoso para Francia o para cualquier otro equipo del torneo. Francia nos ganó, no importa quién está en el equipo. Y yo no podría estar más orgulloso de estos 12 jugadores que sacrificaron su verano para estar aquí. Nunca habían jugado antes y salieron a la cancha a competir. Hay que reconocer su mérito. Así como Francia también lo merece”, sentenció, molesto, según reseñó La Nación.

“No se trata de ‘Estados Unidos tiene a otros jugadores’. No se trata de los otros, estos son los que están aquí. Hicieron un gran trabajo y estoy muy orgulloso de eso (…) Si no quieren jugar, no quieren jugar. Yo sé cómo me siento, no sé que están sintiendo ellos. Y en mi cabeza no entiendo cómo solo hablan de lo que pudimos tener. ¿Por qué no nos enfocamos en lo que ellos (los jugadores) hicieron? Para nosotros no se trata de quiénes no están. Lo hemos dicho durante mucho tiempo”, agregó el estratega, según reseñó el medio antes mencionado.

La última vez que Estados Unidos perdió un encuentro oficial de baloncesto fue en el 2006, en las semifinales del mundial de Japón, en aquella ocasión fue Grecia el rival. Pasaron 13 años y 83 partidos para que el equipo de las barras y las estrellas volviera a conocer la derrota. “Somos los mejores 12 que competimos por Estados Unidos, justo como cualquier otro país. Para nuestro país no se siente así, pero no nos importa. Queríamos competir y lo hicimos”, finalizó Popovich.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *