Aerotermia o geotermia, ¿cuáles son las diferencias entre ambas?  

Aerotermia o geotermia, ¿cuáles son las diferencias entre ambas?  

 

Actualmente, el sistema de aerotermia está cada vez más asentado en el sector de la eficiencia y reducción del consumo energético. No obstante, la geotermia también se está posicionando con fuerza. Ambos son sistemas altamente eficientes, pero ¿cuál de los dos es mejor? ¿cuáles son las diferencias entre uno y otro?  

 

¿Qué es la aerotermia?  

 

La aerotermia se trata de un sistema de generación de calefacción, refrigeración y agua caliente convencional gracias a la extracción del aire a través de una bomba de calor.  

 

Su funcionamiento es sencillo. Dichas bombas de calor aprovechan aproximadamente un 75% de la energía del aire a través de un gas refrigerante. De esta manera, se produce un intercambio de temperatura para disfrutar de calor, frío o agua caliente en el momento que se requiera.  

 

Esta permite un ahorro considerable, ya que dispones de prácticamente todo el suministro energético en tan solo un equipo. Dicho beneficio también se puede traducir en decir adiós al contrato con la compañía que te proporciona gasoil, gas natural o propano por canalización etc.  

 

¿Qué es la geotermia?  

 

La geotermia también se emplaza dentro del grupo de las energías renovables y respetuosas con el medio ambiente. El consejo Europeo de Energía la define como “la energía almacenada en forma de calor por debajo de la superficie de la tierra”.  

 

En este caso, se emplea la bomba de calor para poder climatizar una vivienda o un negocio, pero a diferencia de la aerotermia no se precisa una de agua-aire, sino que es necesaria una de aire-aire. 

 

¿Cuáles son las diferencias entre la geotermia o la aerotermia?  

 

Además del tipo de bomba, la aerotermia y la geotermia presentan otra serie de diferencias que las hacen más o menos adecuadas para un tipo de emplazamientos u otros:  

 

Coste de la inversión  

 

En el caso de la geotermia, la energía se extrae del suelo y no del aire, como ocurre con la aerotermia. Así, será necesario hacer algunas obras de perforación que encarecerán el precio de disponer de la misma.   

 

Rendimiento  

 

Al extraer la energía del propio suelo, las bombas de calor de la geotermia obtendrán unos rendimientos más elevados que los de la aerotermia. Hay que tener en cuenta que estos últimos dependen de las características climáticas y del aire exterior.  

 

Mantenimiento  

 

Ambos aparatos necesitan un mantenimiento casi mínimo, pero sí que es verdad que los sistemas de aerotermia son más propensos a sufrir cualquier tipo de avería. El mero hecho de que la unidad permanezca en el exterior hace que esté más expuesto a los choques térmicos. 

 

Inversión y amortización   

 

Si bien es cierto que la instalación de la geotermia es más cara debido a las citadas perforaciones que se deben realizar, su amortización es más elevada que en el caso de la aerotermia. Los expertos afirman que en el caso de la primera se puede recuperar el dinero gastado en aproximadamente 3-7 años, mientras que, en el caso de la segunda, el rango se sitúa entre los 5-7 años.  

 

Bienestar en el hogar 

 

Una de las dudas que siempre asalta a la hora de instalar sistemas de eficiencia energética es el ruido que van a generar. Si bien los equipos de aerotermia no generan apenas sonido mientras está en funcionamiento, en los de geotermia este es completamente nulo.  

 

Vida útil  

 

La última diferencia de la lista hace hincapié en la vida útil de ambos aparatos. A pesar de la ya conocida obsolescencia programada, la de los sistemas de aerotermia está en torno a los 14 años, mientras que las bombas de geotermia pueden cumplir incluso los 24 funcionando al máximo rendimiento.  

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *