Coronavirus, estudiantes extranjeros y economía canadiense:

Visitas : 104

Coronavirus, estudiantes extranjeros y economía canadiense: tiempos duros

Por Leonora Chapman |
[email protected]

En Canadá hay cerca de 500.000 estudiantes internacionales de enseñanza postsecundaria, lo que representa alrededor del 20% del total de estudiantes en el país. Una cifra récord.

Los estudiantes extranjeros cuentan con un gran aliado para venir al país: el primer ministro Justin Trudeau. El gobierno liberal hizo de la población estudiantil uno de sus pilares mayores para atraer más población a Canadá.

Hasta que llegó el coronavirus y golpeó.

¿Cuan fuerte?

Las consecuencias de la pandemia en las universidades y colegios canadienses podrán percibirse mejor al inicio de las clases en septiembre.

Lo que sí saben los expertos en el tema es que una disminución significativa del número de estudiantes internacionales en los colegios y universidades canadienses causaría un golpe financiero a las escuelas que dependen de sus matrículas como fuente de ingresos. Esas matrículas se cifran en 6.000 millones de dólares al año.

Pero las cifras que maneja el gobierno muestran además que en 2018 los estudiantes extranjeros inyectaron 21.600 millones de dólares en las escuelas, en las comunidades y en la economía canadiense en general. Al 31 de diciembre de 2019, había 498.735 estudiantes internacionales de enseñanza superior en el Canadá, lo que supone un aumento del 14,5% con respecto a 2018.

La vida estudiantil el próximo semestre habrá cambiado radicalmente,con más clases por internet y menos presencia física en los diferentes campus. ©iStock/kate_sept2004

¿Qué impacto tendrá COVID-19 sobre los estudiantes extranjeros y sobre la economía canadiense?

Todavía no se sabe bien. Por un lado, están los estudiantes inscriptos desde el extranjero, que todavía no llegaron al país-y no se sabe si lo harán-y están los que sí residen.

Para éstos el gobierno desarrolló políticas de ayuda económica. A partir de este viernes, el gobierno federal pone a disposición las solicitudes para el programa Beneficio de Emergencia Estudiantil de Canadá. Los estudiantes que también cuidan a alguien, o que tienen una discapacidad recibirán 2.000 dólares al mes. Los estudiantes actuales, los que empiezan sus estudios en septiembre de 2020, y los que se graduaron después de diciembre de 2019 son elegibles para el programa.

También el gobierno les otorgó permisos de trabajo en varios sectores necesitados de la economía desde que COVID-19 se convirtió en pandemia.

Algunas universidades analizan bajar su tasa de matriculación, otras prefieren esperar hasta que las clases comiencen en septiembre. La Universidad McGill es una de las que ha retrasado los plazos para que los estudiantes confirmen su admisión hasta el 1 de junio, mientras que otras como la Universidad de Toronto y la Universidad de Columbia Británica han mantenido los plazos del 1 de mayo.

También se cree que una mayoría de universidades y colegios dictarán clases distancia, por lo menos hasta finales del año.

El próximo semestre será por internet para algunas universidades canadienses

Con un tamaño de más de 400 hectáreas, el impresionante campus de la Universidad de Columbia Británica está rodeado de bosques en tres lados y el océano en el cuarto, y está a solo 30 minutos en autobús del centro de Vancouver. El campus está ubicado en ese sitio desde hace los 100 años de historia; un lugar que es el territorio tradicional del pueblo Musqueam. Foto: UBC

Los efectos ya se sienten en Columbia Británica

Uno de los efectos colaterales de la disminución de estudiantes extranjeros tiene ya un impacto negativo a nivel laboral en la provincia de Columbia Británica, lo que está causando mucha ansiedad entre los profesores.

Y también en las personas que acogen a los estudiantes.

La provincia del oeste canadiense no se hace ilusiones, espera que el número de estudiantes internacionales disminuya significativamente el próximo año.

Por ejemplo, el Distrito Escolar de Coquitlam espera perder al menos 10 millones de dólares en cuotas de estudiantes internacionales. A unos doscientos profesores de Coquitlam se les ha dicho que serán despedidos el verano.

Ken Christensen es el presidente de la asociación de profesores.

«Ninguno de estos profesores sufrió un despido antes, es su primera vez, y por eso hay mucho miedo y mucha ansiedad».

Los distritos escolares de las ciudades de esa provincia enfrentarán grandes pérdidas.  El de Surrey calcula unos cuatro millones de dólares. Los distritos de Richmond y Vancouver no manejan cifras todavía, pero saben que no escaparán.

Estudiantes internacionales en Canadá podrán ayudar a luchar contra COVID-19

Los programas de estadía en hogares diseñados para los estudiantes extranjeros menores de edad también están siendo afectados. Amanda Carrasco es la propietaria de Harmony Homestay, organismo que ubica en casas de familia a estudiantes menores de 18 años.

Carrasco dice que ha despedido a la mayor parte de su personal después de que cientos de estudiantes cancelaran los servicios.

Ella dice que hay muchas incógnitas. Los estudiantes siguen interesados en venir, pero nadie está seguro de lo que puede pasar al llegar a la frontera, ni si habrá que temer una segunda ola de pandemia. Si eso ocurre, habrá que regresar al confinamiento.

Reglas que hay que respetar al regreso de las clases

Los expertos universitarios señalan que será de suma importancia mantener reglas estrictas de distanciamiento social en las universidades y campus.

Sin apretones de manos. Sin abrazos. Nada de reuniones de más de 50 personas. Servicio de comida pesado en el empaque. Lavado de manos. Verificación de fiebre. Aislamiento si es necesario. Máscara si está resfriado. ¿Podemos operar las universidades sin violar estas reglas?

Lisa Young es profesora en la Escuela de Política Pública de la Universidad de Calgary. La universidad, dice, debe jugar un rol primordial en la inserción laboral y social de los estudiantes extranjeros después de la pandemia.

Lisa Young. Foto; uwinnipeg.

Ella pronostica que se vienen tiempos muy difíciles en términos laborales para los estudiantes que actualmente están en la universidad, o que se preparan para entrar en la universidad el próximo año.

“Las universidades canadienses deben idear soluciones creativas para los desafíos que COVID-19 presenta a sus operaciones, a fin de ayudar a preparar a estos estudiantes para que desempeñen un papel en la recuperación económica y social que se requerirá”.

También dirige una reflexión a los  decisores universitarios que “pronto tendrán que tomar decisiones críticas.  Estas decisiones tendrán repercusiones en las inscripciones, la viabilidad financiera y la reputación en los años venideros”.

CBC-Gobierno de Canadá-University Affairs (UA)-RCI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *