13.000 muertos que no figuraban en los registros civiles

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha explicado los motivos de este desfase estadístico resuelto este mismo miércoles.

España despertó este miércoles con la noticia de un macabro descubrimiento estadístico: los registros civiles, a través de la última actualización del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo), incorporaron 13.250 muertes que no se habían incluido hasta ahora, debido a retrasos en las notificaciones durante los peores momentos de la pandemia.

Los datos revelados indican también que la mortalidad en el país, por todas las causas, se ha disparó un 55,2 % entre el 13 de marzo y el 22 de mayo, periodo en el que la población española se hallaba confinada debido al estado de alarma decretado por el Gobierno.

Gráfico que refleja la mortalidad en España por todas las causas desde el 1 de diciembre de 2019 al 24 de mayo de 2020momo.isciii.es

Ese porcentaje, desglosado en cifras, refleja que se han producido 43.034 fallecimientos más de los cabría esperar en ese lapso durante una situación normal: el historial estadístico permitía estimar que en este periodo se contabilizarían 77.817 muertes, muchas menos que las 120.851 que acabaron registrándose. 

Retrasos acumulados en la notificación

Según ha explicado en su intervención diaria el epidemiólogo y director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, el confinamiento impuesto como medida de contención de los contagios puede haber influido, indirectamente, en esta inesperada variación de las cifras.

«Los datos de los registros civiles, que se van introduciendo de manera automática en algunos casos y manual en otros, van llegando de manera paulatina», ha explicado Simón, enfatizando también que «el descenso del trabajo presencial puede haber retrasado algunas notificaciones».

«Este exceso de mortalidad que hemos detectado se ha observado en un periodo del 10 de marzo al 10 de mayo», precisó Simón, insistiendo en que «con el inicio del estado de alarma el día 14 y la adopción de algunas medidas previas, como el teletrabajo, se habían reducido algunas labores presenciales y eso ha hecho que algunos datos no estuvieran disponibles».

El epidemiólogo reconoció efectivamente que, en el periodo señalado, «la mortalidad ha sido del 55 %, con 43.000 fallecidos más de lo esperado», de los cuales «35.500 casos corresponden a fallecimientos de personas mayores de 75 años».

«Todavía puede haber algunas correcciones, pero poco más o menos estamos en torno a los 28.000 fallecidos con diagnóstico de coronavirus», concluyó Simón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *