Como en la película ‘La Terminal’, un turista pasa más de cien días varado en un aeropuerto de Filipinas

El hombre arribó el 20 de marzo pasado, pero no pudo seguir su viaje debido a la cancelación de vuelos por la pandemia.

El 20 de marzo último, Roman Trofimov arribó a Filipinas al aeropuerto de Manila y ese mismo día tenía previsto continuar su viaje rumbo a la provincia de Cebú.

Sin embargo, la suspensión de las visas de ingreso por la pandemia le impidió salir del aeródromo y, como la compañía AirAsia canceló sus vuelos, tampoco pudo retornar a Europa. Por estos motivos, se vio obligado a permanecer durante más de cien días, hasta que este martes 7 de julio finalmente pudo emprender el regreso.

Trofimov viajaba con el llamado ‘pasaporte gris’, que según las autoridades de Estonia está destinado a aquellas personas con derecho de residencia en ese país y que no pueden acceder a otro pasaporte. Para colmo, ese documento había quedado en manos de la aerolínea.

«He estado atrapado aquí por más de cien días. 

Necesito ayuda para salir», publicó en sus redes sociales, en una historia que recuerda al filme ‘La Terminal’, protagonizado por Tom Hanks en 2004.

Además, comentó que desde AirAsia le dijeron que debía esperar el fin de la cuarentena para salir de Filipinas.

«Soy una persona con discapacidad, mi salud está empeorando por malnutrición, falta de sol y de aire fresco. No tengo otra opción que hacerlo público», se lamentaba el hombre.

Además, Trofimov contó que ni siquiera la Embajada de Estonia pudo resolver su situación, aunque Leen Lindam, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores del país báltico, expresó que el hombre se había negado a tomar un vuelo de evacuación con destino a Ámsterdam (Países Bajos) que, según Trofimov, tenía un costo de 1.500 euros que él mismo debía pagar.

Durante los meses que siguieron a su arribo a Manila, debió dormir en una habitación del sector de partidas y comía lo que le donaba el personal del aeropuerto. 

«Es muy deprimente darse cuenta de que estoy detenido por AirAsia, todos los días los pasajeros vuelan a través del aeropuerto a casa. Estoy encerrado aquí sin la oportunidad de regresar», denunció en otra publicación.

Finalmente, el martes 7 de julio, después de 110 días varado en Manila, logró tomar un avión y partir rumbo a Ámsterdam, desde donde seguiría su vuelo hacia Tallin, la capital estonia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *