Ten cuidado con tu dolor de garganta


El dolor de garganta es un síntoma incómodo que puede aparecer debido a una infección viral o bacteriana. En la mayoría de los casos, la molestia se resuelve por sí sola y no causa complicaciones. Sin embargo, en ocasiones tendrás que solicitar atención médica para calmar el síntoma y combatir la infección. ¿Por qué debes tener cuidado con tu dolor de garganta?

Al ser un problema de origen multifactorial, es importante que determines cuál es su causa para saber si requiere un tratamiento médico. Asimismo, es conveniente que observes si se presenta con otros síntomas que puedan indicar un problema mayor.

Causas del dolor de garganta

De acuerdo con información publicada en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la mayoría de los casos de dolor de garganta están causados por virus, como los que causan resfriados y gripe. Sin embargo, ciertos casos están causados por bacterias como el estreptococo del grupo A, que son los responsables de las infecciones estreptocócicas de la garganta.

Otras posibles causas del dolor de garganta incluyen:

  • Alergias
  • Exposición a irritantes o aire seco
  • Fumar o estar expuestos al humo del tabaco
  • Tensión muscular
  • Enfermedad del reflujo gastroesofágico
En la mayoría de los casos, el dolor de garganta tiene su origen en una infección viral o bacteriana. Sin embargo, también puede deberse a irritantes.

Síntomas del dolor de garganta

El dolor de garganta no es como tal una enfermedad, sino un síntoma. Pese a esto, puede acompañarse con otras manifestaciones clínicas en función de su causa. Por ejemplo, cuando se trata de una irritación por causas ambientales, los síntomas incluyen:

  • Picor, escozor.
  • Tos irritativa.
  • Dolor que empeora al tragar o hablar.
  • Dificultad al tragar.
  • Dolor e inflamación de los ganglios en la zona del cuello o la mandíbula.
  • Amígdalas rojas e inflamadas.
  • Manchas blancas o pus en las amígdalas.
  • Voz ronca o apagada.

Cuando la causa es infecciosa,  los síntomas más frecuentes son:

  • Inflamación (con sensación de calor).
  • Fiebre.
  • Tos.
  • Resfrío.
  • Estornudos.
  • Dolores en el cuerpo.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas o vómitos.

¿Cuándo debes tener cuidado con tu dolor de garganta?

El dolor de garganta suele ser pasajero y no requiere intervención médica. Sin embargo, si hay señales de complicaciones, es importante tener cuidado y, en la medida posible, acudir pronto al médico. En el caso de los niños, una publicación de la American Academy of Pediatrics sugiere buscar atención médica si hay signos graves como:

  • Falta de aliento.
  • Dificultades para deglutir.
  • Babeo inusual.

Si eres adulto, la American Academy of Otolaryngology – Head and Neck Surgery, sugiere consultar si se presenta:

  • Dolor severo que dura más de una semana.
  • Dificultades para deglutir.
  • Falta de aliento.
  • Dificultades para abrir la boca.
  • Dolor de oído.
  • Erupciones cutáneas.
  • Fiebre.
  • Sangrados en la saliva o la flema.
  • Dolor articular.
  • Ronquera.
  • Hinchazón en el cuello o cara.

Tratamientos disponibles

Cuando se trata de una infección viral, el dolor de garganta pasa por sí solo sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, si hay fiebre y dolor, puede ser útil el uso de analgésicos como el paracetamol. Si se trata de una infección bacteriana, el médico puede prescribir tratamientos con antibióticos.

Según la Clínica Cleveland, hay otros remedios te pueden ayudar a calmar este dolor. Estos incluyen:

  • Ingerir bebidas frías o calientes.
  • Hacer gárgaras con una solución salina.
  • Consumir antihistamínicos si la causa es una alergia.
  • Tomar una ducha caliente.
  • Tomar una cucharada de miel (evitar su uso en bebés).
Tratamientos disponibles
Cuando se trata de una infección bacteriana, el médico puede sugerir la toma de antibióticos. Sin embargo, es importante consultar y no automedicarse.

Prevención

A través de la Clínica Mayo explican una serie de recomendaciones para reducir el riesgo de dolor de garganta. Es importante que las tengas en cuenta a partir de ahora, ya que son claves para evitar infecciones.

  • Lávate las manos con regularidad, sobre todo después de ir al baño, antes de comer, y después de toser o estornudar.
  • No compartas comida, vasos o cubiertos o cualquier elemento que te lleves a la boca.
  • Tose o estornuda en un pañuelo desechable.
  • Usa desinfectante para manos con base de alcohol en caso de no tener acceso a agua y jabón.
  • Evita tocar teléfonos públicos, barandas o cualquier objeto que sea manipulado por varias personas.
  • Limpia con frecuencia con un producto desinfectante los objetos que usas con regularidad como los controles remotos de la televisión y los teclados de la computadora.
  • Evita tener contacto cercano con personas que estén enfermas.

¿Te aqueja el dolor de garganta? Como ves, casi siempre se trata de algo leve. Sin embargo, muchos casos requieren atención profesional. Observa los síntomas y consulta si lo consideras pertinente.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *