Mastoiditis: síntomas, causas y tratamiento


La mastoiditis es una patología que responde a una infección de la apófisis mastoides o hueso mastoideo del cráneo. Según diversos estudios, la otitis media aguda (OMA) o inflamación del oído medio está correlacionada con esta enfermedad.

A pesar de que su gravedad disminuya debido a la disponibilidad y uso de antibióticos en la población general, conocer la naturaleza de esta infección es esencial, pues según fuentes bibliográficas, las afecciones del oído corresponden a casi el 40 % de las visitas infantiles al pediatra.

Por todas estas razones, saber detectar una inflamación en el conducto auditivo del infante con presteza puede ahorrar muchos problemas de salud a largo plazo. Aquí te contamos todo lo que debes de saber sobre la mastoiditis.

Sobre los problemas auditivos y la población

Las infecciones del oído (entre las cuales se encuentra la mastoiditis) suponen un problema pediátrico muy común. Diversos estudios nos muestran datos para poner en perspectiva la situación epidemiológica de estas enfermedades:

  • Hasta el 80 % de los niños han sufrido algún tipo de otitis a lo largo de sus tres primeros años de vida.
  • La incidencia de estas patologías aumenta en otoño e invierno, ya que sus orígenes son víricos y bacterianos.
  • Según las muestras analizadas, del 20 % al 30 % de los niños que presentan mastoiditis han pasado antes por una otitis media.
  • Por ello, este trastorno se considera la complicación más común de la otitis media aguda.

Así pues, podemos observar que las infecciones de oído tienen un carácter de distribución por edades. Los niños son los más afectados y quienes más probabilidades de complicaciones presentan.

Los infantes son el grupo poblacional con más incidencia de otitis y mastoiditis.

Para saber más: Tratamiento farmacológico para la otitis

¿Qué es la mastoiditis?

Como ya hemos dicho, esta patología es una infección de naturaleza aguda de las celdillas mastoideas del hueso temporal, que desemboca en un proceso supurativo prolongado del oído medio. Si el cuadro clínico se complica, según revistas pediátricas, se puede producir la destrucción del hueso.

Tal y como se ha comentado, hasta el 30 % de los casos de mastoiditis se relacionan con otitis media aguda (OMA), ya que la infección puede propagarse al hueso mastoideo. A pesar de ser la complicación más usual, se calcula que solo el 0,24 % de las OMA derivan en una mastoiditis, o sea que serían de 2 a 4 casos de cada 100 000 episodios.

¿Cuáles son sus síntomas?

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos recoge los síntomas más comunes de la mastoiditis. Estos son los siguientes:

  • Secreción de pus o líquido del oído: suele tratarse de una sustancia espesa que denota el proceso infeccioso.
  • Dolor o molestia en el oído: es la otalgia, que también puede estar presente desde la OMA.
  • Fiebre: con sus síntomas típicos, como dolor de cabeza y muscular generalizado.
  • Pérdida de audición: si la obstrucción por la acumulación de pus es importante, se disminuirá la transmisión del sonido.
  • Enrojecimiento del oído e hinchazón.

A pesar de su naturaleza relativamente inofensiva, se pueden presentar complicaciones, tales como la diseminación de la infección al cerebro, mareos, parálisis facial o meningitis. De todas formas, los síntomas más comunes en todos los pacientes son la fiebre y la otalgia.

¿Cuáles son sus causas?

Según fuentes ya citadas, esta patología era una de las causas más comunes de muerte en niños cuando no existían los antibióticos. A pesar de que la enfermedad está mucho más controlada y el pronóstico es positivo, la bibliografía documenta un aumento de casos anuales en ciertas regiones.

Al tratarse de una infección del oído medio que se propaga el hueso mastoideo, estamos ante un episodio vinculado a la colonización por parte de bacterias. Las más habituales son Haemophilus influenzae y Streptococcus pneumoniae.

La acumulación de líquido, producto de la infección en las celdillas del hueso mastoideo y su posterior inflamación, es la causante del dolor de oído, la fiebre y la pérdida de audición antes nombradas.

¿Cuál es su tratamiento?

La primera opción de tratamiento siempre es la aplicación de antibióticos de amplio espectro en el paciente, a la vez que se recomiendan drenajes del líquido acumulado. Estas punciones para retirar el material sirven con fines tanto diagnósticos como para el alivio de los síntomas.

Esta enfermedad puede ser complicada de tratarpues es posible que los medicamentos no lleguen a la profundidad necesaria del hueso. Por ello, los antibióticos se aplican mediante pinchazos cutáneos seguidos de administraciones orales.

En caso de que el tratamiento con antibióticos no sea efectivo, se puede requerir de una cirugía. En el abordaje quirúrgico se extrae parte del hueso mastoideo y se realiza un lavaje con drenaje. Todo el procedimiento se conoce como mastoidectomía.

Pediatra revisa oído de un niño.
La detección de una OMA a tiempo permite prescribir antibióticos que evitarán las complicaciones.

Quizás te pueda interesar: Tipos de otitis

La mastoiditis es una complicación de la otitis

Como hemos podido observar, la mastoiditis es una complicación de una infección en el oído medio. Su incidencia es muy baja, pues como hemos dicho, solo de 2 a 4 casos de cada 100 000 pacientes derivan en ella.

A pesar de su pronóstico positivo, la enfermedad puede ser complicada de curar y se producen recaídas a veces. Por tanto, ante el mínimo indicio de una infección en el aparato auditivo, se hace esencial ir al médico. Cuanto antes se trate, menos probabilidades de complicaciones habrán.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *