¿Qué tipos de neuralgia existen?


Los tipos de neuralgia son variados porque este trastorno se define como el dolor que ocurre en la distribución de un nervio específico, cuya función es normal, es decir que no se encuentra alterada. Es característico que sea intermitente, máximo al inicio y lancinante, similar a una descarga eléctrica o a pinchazos.

Puede tratarse de un solo dolor agudo o varios seguidos. Su tratamiento suele resultar bastante complejo. En esta oportunidad vamos a revisar los tipos de neuralgia que existen.

Tipos de neuralgia según su causa

Se distinguen dos tipos de neuralgia si nos basamos en la causa que se esconde detrás del signo:

  • Esenciales o idiopáticas: se trata de aquellas neuralgias donde no se puede demostrar una lesión del nervio afectado, ya sea periférico o central. A pesar de las investigaciones clínicas, no se puede justificar el cuadro doloroso.
  • Secundarias: cuando existe una causa local por la que se produce la neuralgia.

Tipos de neuralgia según el nervio afectado

Si clasificamos los tipos de neuralgia según el nervio que se afecta, podemos distinguir dos grandes áreas corporales: el cráneo y el resto del organismo. Entre las craneales, quizás la del trigémino sea la más conocida, pero existen otras.

La neuralgia del trigémino es la más conocida, pero existen muchas otras.

Neuralgias craneales

En el cráneo hay múltiples nervios que pueden verse afectados por este dolor punzante. Te describimos los más relevantes.

Neuralgia del trigémino

Es una enfermedad poco frecuente que afecta más a las mujeres que a los hombres. De todos modos, si tomanos al conjunto de las neuralgias, se trata de una de las más prevalentes en la población adulta mayor. A pesar de esto, aparece a cualquier edad.

Se caracteriza por episodios breves y recurrentes de dolor unilateral (de un solo lado), parecidos a descargas eléctricas o punzantes, en la distribución de una o más divisiones del quinto nervio craneal (llamado trigémino). Se desencadena por estímulos simples, como el roce.

Existe lo que se llaman zonas de activación o gatillo, que al ser estimuladas provocan dolor. Otros desencadenantes incluyen masticar, hablar, cepillarse los dientes, el aire frío, sonreír o hacer muecas. Además, los pacientes pueden presentar lagrimeo, enrojecimiento del ojo y secreción por la nariz.

El nervio trigémino se encuentra en la cara, llevando la sensibilidad del rostro. También se halla involucrado con los músculos de la masticación. Cuenta con tres divisiones o ramas: oftálmica, maxilar y mandibular. El dolor puede aparecer en uno o más segmentos del nervio. Suele durar de varios segundos a unos minutos, hasta múltiples veces en el día.

La causa de la neuralgia suele vincularse a una compresión del nervio en su raíz, en la gran mayoría de los casos. Pero también se han descrito como orígenes al mieloma múltiple, los tumores del ángulo pontocerebeloso y del tronco encefálico.

Te puede interesar: 3 remedios para hacerle frente a las neuralgias

Neuralgia glosofaríngea

Se caracteriza por un dolor paroxístico, intenso y punzante que afecta al oído, la base de la lengua o debajo del ángulo de la mandíbula. Puede ser desencadenado por la acción de masticar, tragar, toser, hablar, bostezar, ciertos gustos o tocar el cuello o conducto auditivo externo.

La duración de los paroxismos graves es de segundos a minutos, pero también puede haber un dolor de fondo, sordo y constante, de bajo grado. Estos episodios pueden repetirse hasta una docena de veces al día e incluso despertar al paciente durante la noche. La evolución ocurre con períodos de semanas o meses de intensidad que alteran con intervalos de calma.

Neuralgia occipital

En este caso, el dolor también es breve, pudiendo durar entre unos segundos a pocos minutos. Su sensación es similar a una descarga eléctrica que sigue la distribución de los nervios periféricos o craneales. Puede ser desencadenado por estimulación de zonas gatillo.

Es una causa de dolor de cabeza en la región occipital. Se describe como una molestia punzante de un lado o de ambos del cráneo, en la parte posterior del cuero cabelludo, que involucra la distribución del nervio occipital. A veces está acompañado de disminución de la sensibilidad en el área afectada.

Las lesiones, como el latigazo cervical durante los accidentes automovilísticos, pueden ser un factor de riesgo de neuralgia occipital. Por lo general, se trata de una afección que produce sintomatología de un solo lado.

Neuralgia posthepértica

Ya fuera del cráneo, el virus de la varicela es el agente causal del herpes zóster o culebrilla, una erupción por la reactivación del agente patógeno. El mismo persiste durante un período de años en los ganglios de la raíz de los nervios craneales o espinales, después de la resolución de la infección original.

A medida que la inmunidad disminuye con la edad o por patologías, se transporta a lo largo de los nervios periféricos y produce la neuralgia. La mayoría de los casos de herpes zóster agudo son autolimitados, aunque causa un sufrimiento significativo, especialmente en los adultos mayores.

A su vez, un porcentaje variable de pacientes puede seguir experimentando dolor durante meses o años después de la resolución de la erupción, en la afección conocida como neuralgia postherpética. La molestia es ardiente o punzante y, a su vez, constante o intermitente

Hay tres fases de dolor asociadas con el herpes zóster:

  • Aguda: el dolor precede o acompaña a la erupción y puede persistir hasta 30 días desde su inicio.
  • Subaguda: aquí el dolor persiste más allá de la curación de la erupción, pero se resuelve dentro de los cuatro meses posteriores al inicio.
  • Neuralgia postherpética: dolor por más de cuatro meses desde el inicio del sarpullido.
Cefalea en mujer.
Las cefaleas, muchas veces, tienen su origen en neuralgias que afectan los nervios craneales.

Ver también: ¿Qué es la varicela? ¿Por qué sólo se tiene una vez en la vida?

Otro tipo de neuralgia: del nervio intermedio

La neuralgia del nervio intermedio constituye una forma en sí misma por sus características. Consiste en un dolor paroxístico severo y breve que se siente en las profundidades del oído. Es un trastorno poco común.

En algunas personas puede producirse una alteración de la percepción del gusto, como la sensación de sabor amargo, al igual que los trastornos del lagrimeo o la salivación.

El desafío de diagnosticar los distintos tipos de neuralgia

En líneas generales, el diagnóstico correcto de los diferentes tipos de neuralgia puede ser bastante dificultoso, ya que existen múltiples causas que deberán descartarse a nivel local y general. Con seguridad, se requerirá realizar varias consultas especializadas.

Junto con los estudios de imágenes será posible orientarse hacia las posibles etiologías. Es esencial el estudio minucioso, ya que modifica el éxito del tratamiento a realizar.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *