Hipoglucemia o niveles bajos de azúcar en el embarazo


Tener los niveles bajos de azúcar en el embarazo es una situación que sucede con relativa frecuencia. Le pasa a un gran número de las mujeres gestantes y su nombre técnico es el de hipoglucemia.

El embarazo es una etapa en la que se producen múltiples cambios en el cuerpo. Además, su estado de salud repercute de manera directa en el desarrollo del bebé. Los efectos de la hipoglucemia sobre el feto podrían ser perjudiciales para el mismo.

Además, los niveles bajos de azúcar en el embarazo producen molestias y síntomas incapacitantes. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre el tema y cómo evitar esta situación.

Niveles bajos de azúcar en el embarazo o hipoglucemia

Los niveles bajos de azúcar en el embarazo, como hemos mencionado, corresponden a una situación bastante frecuente en esta etapa. Esto se debe a que el consumo interno de glucosa está aumentado, ya que el feto la necesita para crecer. Incluso, el desarrollo de la propia placenta depende de ella.

Además, los tejidos de la madre presentan una mayor sensibilidad a la insulina. La insulina es la llave para que entre la glucosa en el interior de las células. Así lo explican en la Revista colombiana de obstetricia y ginecología.

No obstante, debemos tener en cuenta que las hipoglucemias en el embarazo pueden ser secundarias a la diabetes. Según el mismo artículo, es una de las complicaciones más frecuentes. De hecho, se estima que casi un 14 % de mujeres desarrolla diabetes gestacional. De allí la importancia de medir en cada trimestre, con un análisis sanguíneo, las cifras.

El problema es que, al tratar la diabetes con insulina, se aumenta el riesgo de tener niveles bajos de glucosa. Puede producirse esta situación por una dosis inadecuada o por un mal control de las comidas.

Según un estudio publicado en la Revista de ginecología y obstetricia de México, la hipoglucemia en mujeres embarazadas no parece afectar al desarrollo del bebé. Sin embargo, se ha visto que en roedores sí conlleva numerosos riesgos. Por ello, se debe considerar como una situación delicada.

La detección de la hipoglucemia gestacional no es fácil, ya que los análisis de rutina no la registran siempre.

¿Qué síntomas aparecen?

Muchas personas achacan cualquier malestar que provoque debilidad a una hipoglucemia. Sin embargo, esto no es así. Se deben cumplir una serie de requisitos para poder hacer esta afirmación.

En primer lugar, el nivel de azúcar en sangre debe estar por debajo de los 0,5 gramos por litro. Además, una vez se ingiere glucosa, el malestar debe desaparecer. Los síntomas más típicos incluyen dolor de cabeza, palidez y sensación brusca de hambre.

También es frecuente que haya mareo y sudores fríos. Los niveles bajos de azúcar en el embarazo se pueden acompañar de nerviosismo e irritabilidad o incluso pesadillas si el episodio ocurre en medio de la noche. Sin embargo, la mayoría de los cuadros se desarrollan al comienzo de la mañana.

¿Cómo se diagnostican los niveles bajos de azúcar en el embarazo?

Para proceder al diagnóstico hace falta tener en cuenta lo que hemos mencionado a nivel sintomático. Además, los niveles de azúcar deben ser inferiores a 0,5 g/L, tal y como señalamos en el apartado anterior.

Es importante tener en cuenta que hay ciertos factores que pueden predisponer la bajada de azúcar. Por ejemplo, el consumo de alcohol, el ayuno o el esfuerzo físico intenso. No obstante, también es posible que no exista una causa identificable. En ese caso, se habla de hipoglucemia funcional.

Hay una clara dificultad diagnóstica que consiste en el momento de la medición. Muchas embarazadas no acuden a una consulta ni son sometidas a una glucotest en el preciso instante de padecer la hipoglucemia. Es muy probable que un rastreo de rutina no la detecte.

Por otro lado, una situación clásica puede ser el ingreso por guardia de una gestante que siente mareo, náuseas o debilidad extrema. En ese caso, el médico puede correr una prueba rápida de glucemia y encontrarse con valores descendidos. Eso sería suficiente para el diagnóstico.

¿Cómo actuar frente a niveles bajos de azúcar en el embarazo?

Cuando una mujer embarazada tiene una hipoglucemia, al igual que cualquier otra persona, es importante actuar con rapidez. Lo ideal es administrar algún alimento que contenga azúcar, pero que se pueda absorber de manera rápida y posea índice glucémico alto.

Por ejemplo, un vaso de agua con azúcar disuelto, un caramelo o un chocolate. Se deben evitar aquellos que se absorban de manera lenta, como el pan o el arroz, porque tardarían en hacer efecto. Además, para mejorar la sensación de mareo, la mujer debería colocarse tumbada con las piernas elevadas.

Si se sucede una internación porque medió una consulta de guardia de urgencias, es probable que se coloque una vía intravenosa para administrar suero glucosado. Esto aporta la dosis necesaria en poco tiempo y calma los signos asociados.

Mareo en mujer gestante.
Los mareos y hasta el desmayo pueden ser consecuencia de la hipoglucemia.

Podría gustarte: Tratamiento de la hipoglucemia: causas y peligros

¿Es posible prevenir esta situación?

Los niveles bajos de azúcar en el embarazo se pueden prevenir en gran parte de los casos. Para ello, es importante que la dieta de la madre incluya suficientes hidratos de carbono. No obstante, en este caso sí que deben ser de absorción lenta.

Según la Revista habanera de ciencias médicas, lo ideal es realizar cinco comidas al día que sean ligeras y que la dieta sea variada. También se aconseja evitar hacer ayuno o estar en lugares muy calurosos. Estas medidas simples sostienen los valores deseados de glucemia.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *