República Dominicana carece de un marco regulatorio

Visitas : 102

República Dominicana carece de un marco regulatorio que incentive la movilidad eléctrica

El país ocupa la tercera posición de países de Latinoamérica con más modelos de vehículos eléctricos

La movilidad eléctrica está en auge y su incorporación se presenta como una alternativa de futuro, debido a que los vehículos eléctricos tienen mayor fiabilidad, menor consumo y mejor posición respecto a políticas medioambientales. La industria automotriz y los proveedores de energía están orientándose hacia los sistemas de movilidad alternativas para reducir las emisiones contaminantes.

A julio de 2014, cuando República Dominicana comenzó a importar vehículos eléctricos, existían 114 unidades. Sin embargo, en el mismo mes de 2020 en el país había 1,527 vehículos, lo cual indica que en los últimos seis años el número de unidades registró un incremento absoluto de 1,413 vehículos (un 1,239%).

A julio de 2018, año en que, según la Asociación de Movilidad Eléctrica de República Dominicana (Asomoedo), hubo un gran despliegue de los vehículos eléctricos en el mercado local, la cantidad de unidades importadas totalizó 250, pero en 2019 ese número registró un crecimiento absoluto de 465 vehículos (un 186%), sumando 715 unidades, indican datos de la Dirección General de Aduanas (DGA).

A julio de 2020 la importación de vehículos eléctricos registró una disminución de 316 unidades (-44%), al pasar de 715 en 2019 a 399 vehículos este año, debido al cierre de fronteras y a la baja registrada en el comercio internacional por los efectos del covid-19.

La experta en derecho energético, Michel Abreu Vargas y el presidente de la Asomoedo, Charles Sánchez, coinciden en que pese al gran avance que ha registrado la movilidad eléctrica en el país en los últimos años, la falta de un marco regulatorio que incentive el uso de vehículos eléctricos y que permita la búsqueda de una solución definitiva a los problemas del transporte terrestre y la seguridad vial, es uno de los principales retos del nuevo Gobierno.

Aunque en el país existe la Ley 103-13 de Incentivo a la Importación de Vehículos de Energía no Convencional, la cual permite que los vehículos eléctricos importados solo paguen el 50% de los impuestos, Abreu Vargas considera que ese beneficio no se está aprovechando.

Abreu Vargas habló en el conversatorio “La regulación y los retos de la movilidad eléctrica en República Dominicana”, organizado por la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), donde explicó que “aunque esa ley ahora es que se está aprovechando, aún tiene retos en la implementación de la gestión de la permisología y los procesos aduanales”.

Aseguró que actualmente se han identificado puntos claves para regular la movilidad eléctrica en el país, pero las autoridades deben evitar la sobrerregulación del negocio de la electromovilidad, ya que está creciendo de manera exponencial y lo que se requiere es poner las reglas claras.

Detalló que la “Estrategia Nacional y Plan de Acción de Movilidad Eléctrica” del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant), ha tratado nuevas líneas de acción sobre los temas que deben ser parte del marco regulatorio para que cuando el modelo de negocio tenga la infraestructura de carga para los vehículos, se aproveche su potencial.

En ese sentido, Sánchez afirmó que las autoridades deben trabajar para que haya una ley de electromovilidad que permita que las personas que tengan vehículos eléctricos puedan tener un contador específico, aparte del residencial, lo cual ayudaría al usuario a tener un mayor control de la energía que consume.

Destacó que República Dominicana es el séptimo país de América Latina con más vehículos eléctricos, llegando a 1,500 unidades en las calles y se encuentra en la tercera posición de los países con más modelos de vehículos eléctricos en el mercado, 19 disponibles, solo superado por México y Brasil.

Explicó que se deben definir tarifas horarias para los usuarios, para que cuando la energía sea más barata para las distribuidoras, esa baja en el costo se refleje en la factura de los consumidores.

“Asimismo, las distribuidoras que tendrán tarifas horarias para los usuarios, pueden controlar aún más la demanda que tengan los vehículos eléctricos y tener un uso más eficiente de la energía eléctrica inyectada al Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI)”, dijo.

Eso permitiría que los usuarios de vehículos eléctricos carguen sus carros cuando haya menos demanda, lo cual, a su entender, abarataría los costos.

En ese sentido, Roberto Herrera, director ejecutivo del Consorcio Energético Punta Cana-Macao (CEPM), resaltó que el país tiene el desafío de hacer posible que las personas que tienen vehículos eléctricos puedan tener los cargadores instalados en sus casas.

“Tenemos el reto de brindar soluciones para que todas las personas que quieran hacer el cambio a los vehículos eléctricos tengan un cargador que reúna las condiciones y garantice que el costo de la carga sea bajo”, sostuvo.

Señaló que el Estado tiene el desafío de garantizar que los centros de carga de energía para los vehículos cumplan con las certificaciones, normas y estándares internacionales que protejan a los usuarios.

SIE y el marco regulatorio
El Gobierno dominicano se ha planteado la necesidad de tener un mejor marco regulatorio que incentive el uso de vehículos eléctricos y permita la búsqueda de una solución definitiva a los problemas que afectan la movilidad, el tránsito, el transporte terrestre y la seguridad vial.

Así lo planteó superintendente de Electricidad, Rafael Velazco, quien explicó que mientras se crea un marco regulatorio que ponga las reglas del juego en el sector de la movilidad eléctrica, esa entidad no limitará lo que se está haciendo, ya que le suma al país.

“La Superintendencia de Electricidad (SIE), como ente regulador, busca que las reglas del juego sean justas para todos los jugadores que existen el sector de la movilidad eléctrica y así poder evitar cualquier monopolio”, dijo.

Velazco afirmó que tal y como lo establece la ley, se trabajará en fomentar una competencia sana, donde todos los actores que intervienen en la electromovilidad tengan las mismas oportunidades.

En el caso de la tarifa, señaló que se debe trabajar en un pliego tarifario de la energía destinada a la carga de vehículos eléctricos.

Entiende que eso ayudaría a que las personas que cargan los vehículos en sus casas, como el costo se mide por potencia, no le suba el costo de la energía, ya que el aumento en el precio de la factura de la energía eléctrica se puede convertir en una barrera para la entrada al país de vehículos eléctricos.

“La cantidad de vehículos eléctricos que han entrado al país en los últimos cinco años, muestran un gran crecimiento, lo que indica que existe una gran demanda, por lo que se deben fortalecer los incentivos a ese tipo de vehículos para incrementar su compra”, dijo.

En ese sentido, Abreu Vargas sostuvo que aumentar el número de vehículos eléctricos en el parque vehicular no es posible sin lograr una mayor participación de las energías renovables en la matriz de generación, ya que no hacerlo así aumentaría la dependencia de los combustibles fósiles, lo cual va en contra de la sostenibilidad.

“Se deben aumentar los incentivos a las energías renovables, ya que para el futuro, donde la movilidad eléctrica es un componente y la energía limpia es otra, tiene que producirse la descarbonización, digitalización y descentralización del sistema eléctrico dominicano”, dijo.

Cargadores inteligentes
El director ejecutivo del CEPM, señaló que como en el país los cargadores eléctricos no están diseñados para todos los climas, la empresa que a julio tenía 150 en todo el país, tuvo que probar con varios equipos de distintos países y fabricantes, hasta encontrar el que tenía mejor funcionamiento.

Herrera explicó que la empresa ha invertido US$15 millones en las 150 estaciones de carga en todo el país, como un aporte para los que quieran dar el salto a la electromovilidad, ya que la compañía entiende que es la única manera de que se incentive la compra de ese tipo de vehículos.

“Esos cargadores inteligentes protegen a los usuarios y garantizan que no haya inconvenientes ni problemas técnicos en la red y permite que la potencia se mantenga por debajo de la contratada por los comercios y lugares donde están instalados”, añadió.

Afirmó que, aunque inicialmente el proyecto era solo a lo interno de la compañía, con la ayuda de InterEnergy, que maneja los sistemas de medición inteligente y todo lo relacionado con movilidad eléctrica, se pudo democratizar el acceso a las estaciones de carga.

Herrera resaltó que con el cambio de casi el 50% de su flota interna por vehículos eléctricos, se pudo facilitar el acceso a los cargadores en la área turística, para que la gente pruebe las ventajas que tienen ese tipo de vehículos.

“En el sector turístico ya se tiene el primer autobús completamente eléctrico y esperamos que de ahora en adelante se compre ese tipo de vehículos y no se retroceda”, dijo.

Electromovilidad
Herrera entiende que luego de que el presidente Luis Abinader usó un modelo Tesla para ir a su toma de posesión el pasado 16 de agosto, las empresas se motivaron a instalar los cargadores eléctricos e incentivó a la movilidad eléctrica.

Calificó como positivo que el Gobierno haya mostrado interés en la movilidad eléctrica, ya que Abinader anunció que aspira a que durante su gestión el 35% del parque vehicular sea eléctrico. Aseguró que la entrada de motores eléctricos al país, también indica que se está avanzando en materia de electromovilidad, por lo cual se debe seguir trabajando en ampliar la red de estaciones de carga.

Destacó que emigrar hacia la movilidad eléctrica, aparte de que reduce en un 42% la contaminación que producen los vehículos de combustión, a nivel económico, reduce la importación de combustibles fósiles y apuesta al uso de las energías renovables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *