¿La alimentación puede afectar la piel?


Hay quienes se preguntan si es cierto que la alimentación puede afectar la piel. La respuesta es sí. La influencia no es tan alta como a veces se señala, pero indudablemente la nutrición sí incide en la salud tanto de la piel, como de la mayoría de órganos.

Alrededor del tema hay varios mitos y prejuicios, pero también estudios científicos. Estos evidencian el hecho de que la alimentación puede afectar la piel. Algunos alimentos fortalecen este órgano, mientras que la deficiencia de ciertos nutrientes se traduce en problemas dermatológicos.

Así como la alimentación puede afectar la epidermis en forma negativa, también los nutrientes ayudan a prevenir o a tratar determinadas patologías o formas de deterioro de esta. De hecho, en algunos tratamientos es fundamental que se hagan modificaciones dietéticas para conseguir resultados.

¿La alimentación puede afectar la piel?

La piel es el órgano más grande del cuerpo, de acuerdo con una investigación publicada en el año 2019. Representa algo así como una sexta parte del peso corporal. Tiene múltiples e importantes funciones que incluyen, entre otras:

  • Protección frente a agentes externos.
  • Termorregulación.
  • Absorción de los rayos ultravioleta.
  • Producción de vitamina D.
  • Mantenimiento del balance hídrico.
Al igual que ocurre con otros órganos, la alimentación interviene en la salud de la piel. Por eso, es importante garantizar el aporte de algunos nutrientes claves.

Hay varias patologías que se ven reflejadas en la piel y que tienen que ver con la nutrición. Es el caso del marasmo o la pelagra, dos enfermedades que son provocadas por déficit de vitamina C o de proteínas. Asimismo, las dietas bajas en hierro se asocian con la alopecia, y el consumo de alcohol incrementa los síntomas de psoriasis y rosácea.

Por el contrario, no existe evidencia científica de que los alimentos ricos en grasas tengan relación con el acné u otros problemas similares. Tampoco se ha evidenciado la influencia del chocolate en la buena salud de la piel, como suele creerse.

Te puede interesar: Cómo tener una piel más saludable

Envejecimiento y nutrición 

El envejecimiento es uno de los procesos en los que se evidencia que la alimentación puede afectar la piel. Hay que decir que este fenómeno tiene dos grandes componentes. El primero es el envejecimiento extrínseco, que es causado por los factores ambientales, principalmente la radiación solar.

El segundo es el envejecimiento intrínseco, el cual es causado por determinaciones genéticas y estilo de vida. Dentro de este último se incluye la alimentación. La ciencia ha podido establecer que el daño oxidativo acumulado, junto con la disminución de la función metabólica hacen que se inflame la piel y llevan al envejecimiento cutáneo. Dicha asociación aparece reflejada en un artículo publicado en la revista Anais Brasileiros de Dermatologia.

También se ha evidenciado que los alimentos ricos en antioxidantes son útiles para reducir el efecto de los radicales libres y, por lo tanto, para ralentizar el envejecimiento de la piel. Lo adecuado es consumir frutas y verduras en abundancia.

Alimentación, acné y daño solar

Mujer con acné
Las evidencias sugieren que algunos alimentos pueden empeorar los síntomas de trastornos como el acné.

Algunos estudios señalan que los lácteos, así como los alimentos ricos en azúcar, empeoran las pieles con acné. Dentro de ese grupo se incluye a los suplementos a base de lactosa. El chocolate tiene efectos perjudiciales, solo si es chocolate dulce. El cacao como tal no incide en el acné.

De otro lado, se sabe que los alimentos ricos en betacarotenos ayudan a proteger la piel del daño solar. También protege al sistema inmune de los efectos causados por los rayos UV. En otras palabras, una alimentación rica en betacarotenos previene el fotoenvejecimiento y el cáncer de piel.

Descubre: Los mejores consejos para tener una piel radiante

Alteraciones cutáneas y dieta

Se ha hecho una clasificación de los desórdenes cutáneos asociados a la alimentación, en cuatro grupos. El primero corresponde a las alteraciones cutáneas estrechamente relacionadas con la dieta. La más sobresaliente de ellas es la dermatitis herpetiforme. Esta afección está directamente asociada con el consumo de gluten.

El segundo grupo es el de las alteraciones cutáneas que tienen una probable relación con la dieta. Estas son la dermatitis atópica, acné, psoriasis, pénfigo, urticaria y dermatitis de contacto. Estas anomalías están frecuentemente relacionadas con alergenos alimentarios, que en el 90 % de los casos corresponden a: trigo, leche, soja, pescado, huevos y cacahuetes.

En el tercer grupo están las anomalías relacionadas con déficit nutricional, en donde se encuentran: kwashiorkor, pelagra, escorbuto y marasmo. Las carencias alimentarias llevan a esas enfermedades. Finalmente, está el grupo de los desórdenes cutáneos relacionados con superávit nutricional.

En este último caso, las enfermedades asociadas son la obesidad, carotenemia y licopenemia. Hay una serie de afecciones que aparecen con mayor frecuencia en las personas obesas, como intertrigo candidiásico, estrías por distensión, etcétera.

La carotenemia es provocada por excesivo consumo de carotenos. Y la licopenemia, por el excesivo consumo de frutas con alto contenido en carotenoides.

Una mala alimentación se refleja en la piel

Como hemos visto, una alimentación inadecuada puede reflejarse en la salud y en la calidad de la piel. Existen enfermedades cutáneas vinculadas a los déficits nutricionales, o al consumo excesivo de sustancias con capacidad inflamatoria y oxidante.

Por este motivo resulta importante llevar a cabo una dieta variada y equilibrada, que priorice la ingesta de alimentos frescos frente a la de ultraprocesados.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *