¿Se puede contagiar la gonorrea con un beso?


Las cifras de contagios mundiales y anuales de infecciones de transmisión sexual nos dejan un concepto más que claro: es necesario concienciar a la población sobre este tipo de patologías. Por ello, hoy te planteamos la siguiente pregunta: ¿se puede contagiar la gonorrea con un beso?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más de un millón de personas contraen al día una infección de transmisión sexual (ITS). Entre las más comunes encontramos la clamidiasis, la gonorrea, la sífilis y la tricomoniasis. Solo estas tres suman un total de 376 millones de pacientes anuales.

¿Qué es la gonorrea?

Comprender al agente causal es el primer paso para dar respuesta a cualquier duda sobre una enfermedad. Estamos ante la bacteria Neisseria gonorrhoeae, un diplococo gram negativo de un micrómetro de diámetro que invade las mucosas del aparato genitourinario.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) nos arroja una serie de datos de gran relevancia en lo que a esta enfermedad infecciosa se refiere. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Se estima que se producen 106 millones de casos de gonorrea al año en todo el mundo.
  • En la actualidad hay unos 19 pacientes infectados por cada 1000 mujeres y 24 pacientes infectados por cada 1000 hombres.
  • El 0,8 % de las mujeres y el 0,6 % de hombres de todo el planeta, entre los 15 y 49 años de edad, tienen gonorrea. Muchos de ellos no lo saben.

Como podemos ver, el impacto global no es desdeñable. Además, la gonorrea es la que más resistencia presenta a los antibióticos entre todas las ITS.

La bacteria del gonococo tiene una amplia distribución mundial entre los seres humanos.

Quizás te pueda interesar: Tratamiento de la gonorrea

¿Se puede contagiar la gonorrea con un beso?

Tal y como indica el portal científico SCIELO, los gonococos infectan las mucosas de las vías genitales, el recto y la faringe, dependiendo de las prácticas sexuales. Esto provoca comezón, dolor al orinar y secreción de líquidos similares al pus. Cabe destacar que la sintomatología varía según la zona afectada.

Por esta razón, las principales vías de contagio son aquellas que permiten la entrada en contacto directo del nuevo paciente con semen, líquido pre-eyaculatorio o un área infectada de la persona enferma. Es decir, sexo oral, anal o vaginal.

Así pues, la gonorrea no se puede contagiar por un contacto casual como es un beso. Tampoco se disemina el patógeno al compartir bebidas, alimentos, vasos, tras darse un abrazo o por exposición a esputos y toses del enfermo. Las bacterias se encuentran en las mucosas del aparato genitourinario del individuo y no en su saliva.

Por desgracia, la gonorrea puede transmitirse de la madre al infante cuando este atraviesa el canal del parto. Es una forma de diseminación denominada vertical y tiene como una de sus complicaciones principales a la oftalmía neonatal, capaz de derivar en ceguera.

Cómo saber si tengo gonorrea

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) nos dan ciertos parámetros que indican la presencia de gonorrea en hombres. Estos son los siguientes:

  • Sensación de quemazón al orinar.
  • Descarga líquida similar al pus, de color blanquecino o amarillento, a través del pene.
  • Dolor localizado e hinchazón en los testículos, si bien este signo clínico es menos común.

Por otro lado, la Clínica Mayo y otras fuentes ya citadas recogen los síntomas en mujeres. Entre ellos encontramos los siguientes:

  • Aumento del flujo vaginal.
  • Dolor al orinar.
  • Sangrado vaginal entre periodos.
  • Dolor abdominal o pélvico.

De todas formas, cabe destacar que la mayoría de las mujeres no presentan síntomas. Además, las que lo hacen suelen tener signos muy leves que se pueden confundir con otras patologías. Este es uno de los motivos por los que, por desgracia, la enfermedad es tan prevalente en el mundo: al no hacerse evidente, hay personas que deciden no usar protección.

Por otro lado, también es esencial recordar que no estamos ante una patología que deba ser ignorada por la levedad general de sus síntomas. Una gonorrea sin tratar acarrea consecuencias graves, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Infertilidad: tanto hombres como mujeres pueden quedar infértiles si la bacteria ingresa en zonas del aparato reproductor vinculadas a la producción de los gametos.
  • Diseminación a otros órganos: si el agente patógeno se multiplica de forma descontrolada puede ingresar en el torrente sanguíneo e invadir otros órganos. En este caso, el cuadro clínico se complica.
  • Mayor riesgo de contraer VIH:  las personas que tienen tanto gonorrea como VIH pueden transmitir ambas enfermedades más fácil a sus compañeros sexuales.
Uso del condón para evitar infecciones por gonococo.
El preservativo es una herramienta eficaz para prevenir la gonorrea.

Quizás te pueda interesar: 7 preguntas sobre el preservativo femenino

¿Cómo evito contraer la gonorrea?

La respuesta está clara: usando preservativo, barreras de látex bucales y tomando medidas de higienización excepcionales en los encuentros sexuales esporádicos. Utilizar condón es siempre la mejor opción. Prevenir es mejor que curar.

Como habrás podido leer en líneas previas, contagiar la gonorrea no se puede hacer ni con besos ni con abrazos ni comiendo del mismo plato de una persona enferma. De forma estricta tiene que producirse un contacto con el líquido seminal, el flujo vaginal o las mucosas del tracto genitourinario de un paciente infectado.

Esto no quiere decir que no haya que tomar medidas. Por ejemplo, el sexo oral es un método de transmisión muy común, ya que la gente suele obviar la protección en estos actos por el nulo riesgo de embarazo. Esto es un grave error y es capaz de derivar en una ITS.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *