Aceite esencial de vetiver: propiedades, usos y beneficios


El aceite esencial de vetiver se obtiene de una hierba verde grumosa cuyo nombre científico es Chrysopogon zizanioides. La misma pertenece a la familia de las gramíneas, de la que también hacen parte el limoncillo y la citronela. A menudo se emplea en aromaterapia con fines terapéuticos.

Según un artículo publicado en la revista Molecules, la composición química de este aceite le confiere cualidades antimicrobianas y antioxidantes. Sumado a esto, es calmante y actúa como antiinflamatorio. Para saber más sobre sus propiedades y beneficios te invitamos a seguir leyendo.

Propiedades del aceite de vetiver

El aceite de vetiver se obtiene de las raíces de la planta vetiver. Tiene un aroma bastante peculiar, terroso, conocido a menudo en colonias masculinas. De acuerdo con información recopilada en Journal of Agricultural and Food Chemistry, este producto concentra sustancias con capacidad antioxidante. A su vez, se le atribuyen las siguientes propiedades:

  • Antiinflamatorio.
  • Antiséptico.
  • Calmante.
  • Relajante.
  • Afrodisiaco.

Lee también: ¿La aromaterapia es útil para sentirse mejor?

Principales beneficios del aceite de vetiver

Por su interesante composición, el aceite de vetiver se ha empleado en aromaterapia con el objetivo de promover el bienestar. De hecho, hay algunas investigaciones que respaldan sus efectos. A continuación lo detallamos.

Contribuye a reducir la fatiga mental

En los momentos de cansancio, el aceite esencial de vetiver puede servir como coadyuvante para disminuir la fatiga mental. Debido a su efecto relajante, disminuye el estrés y mejora el estado de alerta.

Al respecto, un estudio hecho en animales y publicado en Journal of Intercultural Ethnopharmacology determinó que las propiedades refrescantes de este aceite estimulan la actividad eléctrica cerebral y ayudan a un mejor rendimiento mental.

Los estados de agotamiento mental podrían encontrar ayuda en el aceite de vetiver.

Favorece el control de los ronquidos

Aunque hacen falta más evidencias al respecto, estudios recientes han observado que el aceite esencial de vetiver puede ser beneficioso para las personas que roncan mucho. En particular, una investigación divulgada en Chemical Senses encontró que su inhalación puede mejorar la calidad de la exhalación durante el sueño.

Ayuda a calmar el estrés y la ansiedad

Los efectos ansiolíticos de este aceite esencial son bastante conocidos en la medicina tradicional. Incluso, desde la antigüedad se han aprovechado en rituales y terapias con el objetivo de mejorar la salud mental ante estados de estrés y ansiedad.

Sobre esto, un estudio en animales publicado en Natural Product Research observó que las ratas expuestas al aroma del aceite de vetiver parecían estar más relajadas tras la inhalación. Aún así, se requieren ensayos en humanos para comprobar este efecto.

En cualquier caso, tanto este como otros aceites son comunes en aromaterapia a la hora de combatir los síntomas del estrés. Incluso, se combinan con aceites portadores (como de oliva o de coco) para realizar masajes relajantes.

Es coadyuvante para el TDHA

El tratamiento para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) requiere de un equipo multidisciplinario. Por lo tanto, cabe aclarar que el aceite de vetiver no es una opción de primera elección para abordar esta condición. Aún así, se puede considerar un coadyuvante.

¿La razón? Su capacidad para mejorar el estado de alerta y reducir la fatiga mental. Dicho efecto puede ayudar a que las personas con TDAH tengan una mejor concentración. Además, la acción relajante de la aromaterapia también resulta favorable, como lo expone una investigación publicada en Translational Pediatrics. 

Contribuye a combatir los radicales libres

Por su contenido de compuestos antioxidantes este aceite esencial es una buena opción para mitigar los efectos negativos de los radicales libres. Estos últimos se asocian con un mayor riesgo de enfermedades crónicas y envejecimiento prematuro.

En la actualidad, algunos productos cosméticos contienen aceite de vetiver y, por tanto, se recomiendan para el cuidado de la piel. Su uso parece ayudar a prevenir las arrugas y otros signos de la edad.

Protege contra las garrapatas

El aceite esencial de vetiver es uno de los repelentes naturales más populares. Debido a su composición tiene una alta toxicidad para especies como las garrapatas. De hecho, una publicación en Veterinary Parasitology determinó que, cuando se diluye en un aceite portador, puede ser incluso más eficiente que ciertos repelentes comerciales a la hora de proteger contra las garrapatas.

Garrapata pica la piel y es sensible al aceite de vetiver.
En cuanto al uso veterinario, el aceite de vetiver podría ser un buen repelente de garrapatas.

¿Cómo utilizar el aceite esencial de vetiver?

Por lo general, el aceite esencial de vetiver se emplea en aromaterapia. Es decir, se incorpora en un difusor para inhalar el aroma y obtener sus beneficios. Asimismo, se puede agregar en agua hirviendo para que se genere el vapor con su olor.

También se puede aplicar vía tópica, siempre y cuando esté diluido previamente en un aceite portador, como el de coco, jojoba u oliva. En este caso se deben mezclar 2 o 3 gotas de aceite de vetiver por cada 10 gotas de aceite portador. La mezcla final se aplica mediante masajes.

Descubre: Los beneficios de la aromaterapia

Precauciones y contraindicaciones del aceite de vetiver

En la mayoría de los casos, usar aceite esencial de vetiver es seguro. Siempre y cuando se emplee con moderación, no hay riesgo de efectos secundarios. De todos modos, en caso de embarazo, lactancia o alguna enfermedad crónica lo mejor es consultar al médico antes de usar este producto.

¿Qué hay que recordar sobre el aceite esencial de vetiver?

El aceite esencial de vetiver tiene potencial como coadyuvante contra algunos problemas de salud, como el estrés, la falta de concentración y los ronquidos. Sin embargo, debido a la falta de investigaciones, aún no hay datos precisos sobre su seguridad y eficacia en humanos. Por eso no debe ser un tratamiento de primera elección.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *