Efectos del kambó: veneno de rana usado en la salud


El kambó esta asociado con la limpieza y el fortalecimiento de las defensas del cuerpo. Descubre si existe evidencia científica que respalde a esta sustancia tóxica secretada por la rana mono grande.

Efectos del kambó: veneno de rana usado en la salud

Cuando tiene que defenderse de los depredadores, la Phyllomedusa bicolor o rana mono grande produce una secreción tóxica conocida como kambó o kampô en portugués.

Nativa de la cuenca del Amazonas, esta rana se puede encontrar en Bolivia, Brasil, Colombia, Perú y Venezuela. Allí, su secreción suele ser utilizada para un ritual de curación dirigido por un curandero o chamán.

Hay quienes afirman que esta ceremonia no solo puede traer suerte, sino que aumenta la resistencia y alivia el dolor. Sin embargo, existe evidencia anecdótica que durante el ritual se pueden experimentar náuseas, mareos e incluso taquicardias. Te mostramos todo lo que debes saber sobre el kambó y sus efectos.

Historia del kambó

Los pueblos aborígenes de la Amazonia fueron los primeros en utilizar el veneno de la Phyllomedusa bicolor con diferentes propósitos. Mientras que unos lo empleaban como estimulante para cazar, otros lo apreciaban por su potencial para la salud.

De hecho, existen diversas leyendas de cómo estos pueblos comenzaron a usar el kambó, pero la más conocida es la de los Kaxinawá en Brasil. De acuerdo al mito, los miembros de la tribu estaban muy enfermos y su chamán, conocido como kampum, había utilizado todas las hierbas medicinales que conocía sin tener éxito.

Por ello, tomó una medicina sagrada que lo hizo caer en trance para comunicarse con los espíritus del bosque. Allí, un espíritu femenino le regaló la rana y le mostró cómo podía curar a su gente. Volvió del trance e hizo exactamente eso. Años después, su espíritu pasaría al de la rana, que recibió el nombre de kambó.

Ahora bien, el primero que observó cómo la tribu Kaxinawá utilizaba el kambó fue el sacerdote francés Constantin Tastevin, en 1925. Tiempo después, en 1980, la antropóloga estadounidense Katherine Milton realizó anotaciones sobre su uso en la tribu Mayoruna de Brasil, mientras que el periodista Peter Gorman lo documentaría en la tribu Matses de Perú.

Sin embargo, no sería sino hasta 1990 que los recolectores de caucho aprenderían sobre esta práctica de los aborígenes del Amazonas, llevando el conocimiento y aplicándolo por su cuenta. Pronto, el kambó comenzaría a usarse fuera del Amazonas, incluso en las ciudades más grandes de Brasil.

Río en el Amazonas.
El uso medicinal de esta sustancia se remonta al Amazonas y a las tribus que allí comenzaron a emplearlo.

Lee también: Ayahuasca: origen, usos y efectos

¿Cómo se realiza el ritual?

El ritual se comienza bebiendo un litro de agua o sopa de yuca. Luego, el chamán utiliza una varilla encendida para realizar pequeñas quemaduras en la piel que provocan ampollas. Las ampollas se raspan y en las heridas se aplica el kambó.

A partir de allí, se cree que el veneno entra en el torrente sanguíneo y el sistema linfático en busca de posibles dolencias. No obstante, esto puede causar efectos secundarios, como los siguientes:

  • Mareos.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Dolor abdominal.
  • Palpitaciones.
  • Dificultad para tragar.
  • Inflamación de la cara.
  • Incontinencia urinaria.

Cuando los efectos secundarios empiezan a desaparecer, en un lapso de 5 a 30 minutos se le ofrece agua o té a la persona. De este modo podría desintoxicarse y rehidratarse.

Posibles beneficios y usos del kambó

Como hemos visto, los aborígenes han utilizado el kambó con la intención de limpiar, curar y fortalecer las defensas del cuerpo. Tienen la creencia de que puede aumentar la resistencia y mejorar las habilidades de caza.

En la actualidad, chamanes y naturópatas lo siguen aplicando con tales fines, en especial para desintoxicar el organismo y abordar un número variado de afecciones. Los defensores de esta práctica también afirman que puede indicarse en casos de adicción, depresión, diabetes, enfermedad de Alzheimer, párkinson y reumatismo.

Sin embargo, ninguno de estos beneficios han sido probados por la ciencia. Por el contrario, al ser un veneno, es capaz de causar efectos adversos importantes.

Riesgos y contraindicaciones del kambó

Además de los efectos adversos ya mencionados, y que se consideran parte de la ceremonia, el kambó puede desencadenar consecuencias más graves. Estas comprenden el estado confusional, la deshidratación, los espasmos, los calambres musculares y las convulsiones.

Así mismo, existe evidencia científica de que el kambó puede provocar hepatitis tóxica, síndrome de disfunción multiorgánica (SDMO) e incluso la muerte. Un estudio publicado en Journal of Forensic Sciences describió el caso de un hombre de 42 años que falleció luego de ser parte de una ceremonia.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que ciertas condiciones aumentan el riesgo de sufrir efectos adversos graves. Es decir, si el paciente tiene diagnóstico confirmado de enfermedades cardiovasculares, antecedente de accidente cerebrovascular, epilepsia, enfermedad de Addison o trastornos mentales, no debería participar de la ceremonia. Del mismo modo, está contraindicado el veneno en niños, embarazadas y lactantes.

Evidencia científica

Convulsiones como efecto secundario del kambó.
El riesgo de convulsiones es notorio con el kambó. Esta es una reacción adversa no menor.

Si bien es cierto que muchos se han sometido a este ritual, no hay evidencia científica que pruebe los beneficios expuestos por chamanes y defensores de la práctica.

Se cree que el kambó puede tener un efecto en la contracción y relajación de los músculos, así como en la dilatación de los vasos sanguíneos y la estimulación neuronal. Sin embargo, no existen investigaciones que verifiquen sus supuestas propiedades curativas.

La entrada Efectos del kambó: veneno de rana usado en la salud se publicó primero en Red De Noticias .



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *