Tras desarrollar una vacuna contra el COVID-19, la empresa Moderna estudia usar la misma tecnología de ARN mensajero contra la gripe, el zika, el VIH y el cáncer

Tras desarrollar una vacuna contra el COVID-19, la empresa Moderna estudia usar la misma tecnología de ARN mensajero contra la gripe, el zika, el VIH y el cáncer

Hace un año, la empresa Moderna era poco rentable, sin productos comercializados y con una tecnología prometedora, pero totalmente incomprobada. Ninguno de sus medicamentos y vacunas experimentales habían completado un ensayo a gran escala. Los expertos estaban divididos en cuanto a la eficacia de la vacuna COVID-19, basada en el ARN mensajero, que estaba a punto de entrar en un ensayo de fase III, frente a tecnologías de vacunas más antiguas y consolidadas.

Este año, Moderna podría suministrar mil millones de dosis de su vacuna contra el Covid-19 y obtener unos ingresos de 19.000 millones de dólares. Se ha convertido en la empresa biotecnológica rara que llega a lo más alto sin ser absorbida por una empresa más grande y consolidada o sin repartir sus beneficios con ella. Su valor supera los 90.000 millones de dólares, más que el de incondicionales como Bayer, la empresa alemana de la aspirina, y que el de otras biotecnológicas como Biogen, fundada tres décadas antes.

La rapidez con la que Moderna y su principal competidor de ARN mensajero, una asociación entre Pfizer y BioNTech, idearon sus vacunas ha supuesto una importante contribución a la lucha para terminar con la pandemia. Gracias a su gran eficacia, su suministro constante y la ausencia de problemas de seguridad (las autoridades están vigilando cuidadosamente los raros casos de inflamación del corazón en adolescentes y adultos jóvenes), las vacunas de ARN mensajero se han convertido en las preferidas, al menos en los países que pueden conseguirlas.

Pero para el director general de Moderna, Stéphane Bancel, la vacuna contra el COVID-19 es sólo el comienzo. Lleva mucho tiempo prometiendo que, si el ARN mensajero funciona, dará lugar a una nueva y gigantesca industria capaz de tratar casi todo, desde las enfermedades cardíacas hasta el cáncer y las afecciones genéticas poco frecuentes. Moderna tiene fármacos en fase de prueba para esas tres categorías, y Bancel afirma que su empresa también puede convertirse en un fabricante de vacunas dominante, desarrollando vacunas para virus emergentes como el Nipah y el Zika, así como para patógenos más conocidos y difíciles de tratar, como el VIH.

En los últimos 40 años se han descubierto más de 50 nuevos virus humanos. Sólo tres tienen vacunas autorizadas. Bancel lo ve como una oportunidad. “Vamos a revolucionar totalmente el mercado de las vacunas”, afirma durante una entrevista a finales de mayo en la sede de Moderna en Cambridge, Massachusetts, que ocupa un edificio de 10 plantas al norte del campus del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). La farmacéutica suiza Novartis ocupa los laboratorios de un edificio adyacente, y las empresas Pfizer y MSD tienen oficinas a pocas manzanas.

Bancel, de 48 años, lleva una camisa azul planchada, vaqueros azul oscuro y un cinturón negro de Hermès. Es un ávido corredor y parece incluso más delgado en persona que en sus frecuentes apariciones en conferencias virtuales. Durante la entrevista, se pone de pie repetidamente para graficar en una pizarra cómo podría evolucionar el brote de COVID-19. Un gráfico prevé olas estacionales, que disminuirán cada año, pero que seguirán siendo importantes. Otro gráfico proyecta la posible reducción de la eficacia de la vacuna a lo largo del tiempo, con inyecciones de ARN mensajero como las suyas que comienzan en la mejor posición, pero que disminuyen gradualmente.

El mensaje para llevar a casa coincide perfectamente con las perspectivas de negocio de Moderna: Los países pueden querer hacer acopio de vacunas de refuerzo pronto. “Mi madre tiene 72 años y tiene leucemia”, dice. “No quiero que pase el otoño sin un refuerzo”.

La empresa dispone de vacunas para 10 virus que están en fase de ensayos clínicos en seres humanos o a punto de estarlo. Entre ellas se encuentran tres tipos de refuerzos de Covid-19 que están en fase de pruebas, una vacuna contra la gripe estacional que comenzó su primer estudio en humanos en julio, y vacunas contra el VIH que están programadas para comenzar los estudios a finales de este año.

La más avanzada, además de las vacunas Covid, combate el citomegalovirus, un virus omnipresente que se propaga a través de los fluidos corporales y es una causa común de defectos de nacimiento; está previsto que comience un ensayo de fase III este año en mujeres en edad fértil. A largo plazo, Moderna aspira a desarrollar una supervacuna anual que podría suprimir numerosas enfermedades respiratorias, como el Covid-19, la gripe y otras. “Nuestro objetivo es administrar varios ARN mensajero en una sola inyección en una farmacia o en un centro de salud cada agosto o septiembre”, dice Bancel.

Ahora viene la parte difícil: cumplir esa promesa y al mismo tiempo adelantarse a casi todas las demás empresas de vacunas del mundo, que invierten rápidamente en ARN mensajero. En el futuro, Moderna no tendrá la pandemia para destacar las ventajas más evidentes del ARN mensajero sobre las tecnologías más antiguas: la velocidad y la flexibilidad. Las futuras vacunas y fármacos tendrán que pasar normalmente por el proceso normal de aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, lo que significa un seguimiento más largo para reunir datos y plazos de revisión de 6 a 10 meses. Ese plazo dejará espacio para que compitan los rivales del ARN mensajero y las tecnologías más antiguas.

Pfizer, con su socio BioNTech, se ha convertido en un monstruo de la fabricación de ARN mensajero y espera producir 3.000 millones de dosis este año; también ha dominado la distribución extranjera de vacunas de ARNm hasta ahora. Otra vacuna, de CureVac NV en Alemania, que adoptó un enfoque diferente del ARNm, tuvo un rendimiento tibio, demostrando sólo un 48% de eficacia en los datos de los ensayos de fase III publicados en junio, pero otra, de la empresa china Walvax Biotechnology Co., comenzará pronto las pruebas de fase III en siete países.

Las tecnologías más consolidadas también se están reafirmando. El 14 de junio, Novavax Inc. declaró que su vacuna de proteína recombinante tuvo una eficacia del 90% en un ensayo con casi 30.000 personas en EE.UU. y México, con relativamente pocos efectos secundarios, resultados que más o menos coinciden con los de las mejores vacunas de ARN mensajero. Los gigantes de las vacunas, Sanofi y GlaxoSmithKline Plc, están realizando ensayos de fase III con su propia vacuna COVID basada en proteínas, que podría salir al mercado a finales de año.

Mani Foroohar, analista de SVB Leerink LLC, califica los logros de Moderna con la vacuna contra el Covid-19 como “verdaderamente impresionantes”. Pero también afirma que no es seguro que ese tipo de vacunas tengan claras ventajas de eficacia con otras enfermedades virales. Y se desconoce el papel que podría desempeñar la tecnología en el tratamiento de enfermedades no infecciosas, como el cáncer. Así que, aunque las expectativas del público son ilimitadas, dice, “la oportunidad de ingresos no lo es”.

La respuesta, para Bancel y los demás que están invirtiendo dinero en las diminutas cadenas de ARN, radica en esas dos ventajas clave de velocidad y adaptabilidad. En el fondo, las vacunas de ARN mensajero son una tecnología modular: entregan el código genético que indica a las células cómo fabricar las proteínas del virus que provocan una respuesta inmunitaria, y las células hacen el trabajo duro a partir de ahí.

Ahora que Moderna es rentable y cuenta con casi 8.000 millones de dólares en efectivo -la propia participación de Bancel, incluidas las opciones, tiene un valor de unos 7.000 millones de dólares, según el índice de multimillonarios de Bloomberg-, puede avanzar rápida y agresivamente hacia numerosas aplicaciones nuevas simplemente cambiando el código genético que introduce en el ARN mensajero. Mientras que la vacuna de Moderna parece resistir bien la variante Delta, actualmente en auge, por ejemplo, es un proceso sencillo para que la empresa incorpore mutaciones en la vacuna si es necesario. “No tenemos que introducir nueva tecnología ni nuevos procesos”, afirma Bancel. “Es exactamente lo mismo”.

Cuando Bancel dejó su alto cargo en la empresa francesa de diagnósticos BioMérieux SA y se convirtió en el segundo empleado de Moderna -el nombre es una mezcla de “modificado” y “ARN”- hace una década, la idea de que el ARN mensajero pudiera tener utilidad médica era radical. Por aquel entonces, la molécula, que ha evolucionado para transportar los planos de las proteínas desde el ADN en el núcleo de la célula hasta los compartimentos que las sintetizan, tenía fama entre los científicos de laboratorio de ser frágil y difícil de trabajar. Cuando el ARN mensajero se inserta artificialmente en el cuerpo humano, el sistema inmune lo identifica como una amenaza y lo ataca. Y como la función del ARN mensajero es temporal, las enzimas que se encuentran en todo el cuerpo pueden descomponerlo. Ninguno de los dos resultados son deseables para un medicamento o una vacuna.

A partir de 2005, dos investigadores de la Universidad de Pensilvania, Katalin Karikó y Drew Weissman, consiguieron modificar ligeramente el ARN mensajero para que generara una menor reacción inmune en el organismo. El hallazgo tuvo poco reconocimiento en su momento, pero resultó ser un avance fundamental. (Katalin dejó la universidad para unirse a BioNTech en 2013.) En 2010, un trío de científicos de Harvard y el MIT financiados por la empresa de riesgo Flagship Pioneering retomó la idea y fundó Moderna, incorporando a Bancel al año siguiente. Moderna y BioNTech obtuvieron posteriormente la licencia de la tecnología de Pensilvania.

Bancel recuerda haberle dicho a su mujer, antes de cambiar de trabajo, que había un 5% de posibilidades de que el concepto de ARN mensajero tuviera éxito, pero que si lo tenía, sería enorme. Cuando, al año siguiente, Bancel presentó la empresa al actual presidente de Moderna, Stephen Hoge, su reacción fue: “O es brillante o está loco”. Hoge era entonces un socio de McKinsey & Co. con un título de médico, y estaba interesado en hacer algo que tuviera más impacto social. Poco a poco se fue acercando a la opinión de Bancel de que la terapia con ARN mensajero, si funcionaba, “iba a transformar realmente la medicina”.

El concepto de las vacunas de ARN mensajero es sencillo. Cuando las inyecciones llevan esas instrucciones de fabricación de proteínas a las células, las convierten de hecho en fábricas de vacunas microscópicas por derecho propio. Esto permite a los desarrolladores racionalizar lo que normalmente es un proceso de fabricación desordenado. Muchas vacunas contra la gripe, por ejemplo, se fabrican dentro de huevos de gallina, e incluso las nuevas vacunas de ingeniería genética siguen requiriendo el cultivo de proteínas virales dentro de recipientes con células vivas. Eludir estos pasos permite a los fabricantes de vacunas de ARN mensajero cambiar de marcha con bastante rapidez. También parece que les resulta relativamente fácil fabricar vacunas complicadas que incluyan múltiples proteínas virales.

“Todo con ARN mensajero es simplemente más sencillo”, dice Barney Graham, subdirector del Centro de Investigación de Vacunas del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, cuyo laboratorio colabora formalmente con Moderna desde 2017. “Para mí, hacer vacunas que sean lo más simples posible es el camino a seguir”. Graham dice que las inyecciones basadas en genes, como las vacunas de ARN mensajero, son particularmente adecuadas para combatir los virus, porque parecen ser hábiles para producir los llamados linfocitos citotóxicos que destruyen las células infectadas por el virus.

Antes de que Moderna pudiera crear un producto basado en el ARN mensajero, tuvo que resolver el problema de cómo proteger la molécula de los sistemas de defensa del organismo. Modificando el ARN, los investigadores de Pensilvania habían averiguado cómo amortiguar la respuesta inmune que provocaba, pero su enfoque sería inútil si fuera descompuesto por las enzimas antes de llegar a las células. La clave para resolver ese problema resultó ser el agregado de nanopartículas lipídicas protectoras para rodear las moléculas de ARNm, creando esencialmente “bolas de grasa con pequeños trozos de ARN mezclados en ellas”, dice Kerry Benenato, una química que dejó la empresa AstraZeneca para unirse a Moderna en 2014.

La plataforma de ARN mensajero de la empresa Moderna ya estaba en desarrollo para diferentes enfermedades. El año pasado se la redirigió para COVID-19 (REUTERS/Jon Nazca)

La plataforma de ARN mensajero de la empresa Moderna ya estaba en desarrollo para diferentes enfermedades. El año pasado se la redirigió para COVID-19 (REUTERS/Jon Nazca)

Cuando Moderna empezó a trabajar en este enfoque en 2013, se había probado sobre todo con tipos de moléculas de ARN mucho más pequeñas, y había preocupación por los efectos secundarios. “La gente había decidido que eran tóxicas”, dice Hoge. Las nanopartículas contienen grasas sintéticas, y en las primeras repeticiones algunas de esas grasas tendían a acumularse en las células, acumulándose con el tiempo y causando potencialmente daños en el hígado u otros efectos secundarios.

La tarea de Benenato consistía en idear nanopartículas que pudieran transportar el ARN mensajero a las células de forma segura y eficaz, liberar la carga útil y descomponerse rápidamente. Cuando empezó, la química relacionada con el uso de nanopartículas con ARN mensajero estaba tan inexplorada que había pocos artículos científicos publicados para guiarla. Ella y su equipo hicieron un ajuste tras otro, identificando los cambios que mejoraban la tolerabilidad sin perjudicar su capacidad de administrar ARN mensajero. En 2015, Moderna logró un gran avance al encontrar una serie de moléculas lipídicas que se ajustaban a la perfección. “Así se puso en marcha la carrera”, recuerda Benenato. Patentaron las fórmulas y empezaron a utilizarlas en vacunas.

En sus primeros años, Moderna se centró en la terapéutica, con programas contra el cáncer, las enfermedades cardíacas y otras áreas lucrativas. Poco a poco, la empresa se concentró en las vacunas, ya que Bancel se dio cuenta de que serían la mejor manera de demostrar que la tecnología del ARN mensajero funcionaba. Sólo hay que inyectar un par de dosis para estimular una reacción inmune duradera.

Stephane Bancel es el líder de la empresa Moderna. Sostiene que serán necesarios dosis de refuerzo tras los esquemas de dosis de vacunas contra el COVID-19

Stephane Bancel es el líder de la empresa Moderna. Sostiene que serán necesarios dosis de refuerzo tras los esquemas de dosis de vacunas contra el COVID-19

En colaboración con el equipo de Graham, Moderna empezó a formular una vacuna contra el Covid en cuanto los científicos chinos publicaron la secuencia del ARN del coronavirus a principios de enero de 2020. A finales de ese mes, Bancel preguntó a su jefe de fabricación qué se necesitaría para fabricar mil millones de dosis de vacunas en 2021. “Me miró como si estuviera loco”, recuerda Bancel. La planta de Moderna nunca había fabricado más de 100.000 dosis de nada en un año. El gobierno de Estados Unidos aceptó pagar 955 millones de dólares por los ensayos de la vacuna y la producción inicial a pequeña escala, pero Bancel dice que inicialmente no pudo convencer a ningún país de que pagara por una ampliación completa. En su lugar, Moderna recaudó 1.300 millones de dólares en una oferta de acciones en mayo de 2020 con este fin. Este movimiento permitió a la empresa dar su salto al escenario mundial y sentó las bases para lo que viene después.

Moderna produce sus nanopartículas y ARN mensajero en una antigua fábrica de Polaroid en el suburbio de Norwood, a 24 kilómetros al sur de su sede central. La planta, inaugurada en julio de 2018, lleva funcionando las 24 horas del día desde noviembre. Parece menos una fábrica que un cruce entre una startup tecnológica y un laboratorio de biología molecular. Decenas de trabajadores de operaciones y control de calidad vestidos con ropa informal ocupan un gran laberinto de escritorios abiertos en la parte delantera del edificio.

Las vacunas contra el Covid se producen en salas limpias, algunas de las cuales son visibles tras los paneles de cristal de la parte trasera. Hay nueve de estas salas limpias que fabrican la vacuna aquí, frente a las tres que había en diciembre, y está previsto que otras seis estén en funcionamiento a finales de año. Las suites, de aproximadamente 1.000 pies cuadrados cada una, se construyeron para ser flexibles, con recipientes de reacción de mezcla, instrumentos de cromatografía y otros equipos sobre ruedas para que puedan reconfigurarse fácilmente.

El proceso comienza con porciones de ADN llamados plásmidos que Moderna trae de un fabricante contratado. Estos plásmidos contienen el modelo genético de la proteína Covid-19. En un conjunto de salas limpias, el ADN de la proteína de la “espiga” se sintetiza en ARN mensajero mediante una técnica que se llama “transcripción in vitro”. Es básicamente la versión de laboratorio de un proceso que normalmente ocurre en los núcleos celulares.

La solución de ARN mensajero puede hacerse en cuestión de horas, dice Scott Nickerson, un vicepresidente senior que supervisa el centro. A continuación, se tarda varios días en purificar las enzimas que no han reaccionado y otros materiales extraños. A partir de ahí, el ARN mensajero purificado pasa a un conjunto separado de salas limpias, donde los trabajadores pasan otros días formulándolo con las nanopartículas lipídicas. El producto final se congela en bolsas estériles de bioprocesamiento, se envuelve en una cubierta protectora y se envía en camiones con temperatura controlada a la planta de Catalent Inc. en Bloomington, Indiana. Allí la vacuna se diluye, se introduce en viales, se etiqueta y se envía. Cuando Moderna empezó a fabricar la vacuna Covid en cantidades comerciales el año pasado, el proceso tardaba hasta 19 días en completarse. Ahora sólo se tarda 10 días en preparar un lote para enviarlo a Catalent.

Las vacunas de Moderna contra el COVID-19 se están aplicando en América del Norte, Europa y diversos países de Asia. El gobierno de Argentina firmó un acuerdo el domingo pasado para comprar dosis ( (REUTERS/Kim Kyung-Hoon)

Las vacunas de Moderna contra el COVID-19 se están aplicando en América del Norte, Europa y diversos países de Asia. El gobierno de Argentina firmó un acuerdo el domingo pasado para comprar dosis ( (REUTERS/Kim Kyung-Hoon)

El pasado mes de mayo, Moderna firmó un acuerdo de 10 años, desde entonces ampliado dos veces, con Lonza Group AG, que se espera que produzca la mayor parte de su suministro europeo en fábricas de Suiza y los Países Bajos. Moderna también ha firmado pactos este año con Sanofi, Samsung Biologics y Thermo Fisher Scientific para reforzar la capacidad de llenado de viales que actualmente proporcionan Catalent y Laboratorios Farmacéuticos Rovi en España. El aumento de la llamada capacidad de llenado-acabado será importante a medida que una mayor proporción de la población se vacune y los médicos no puedan encontrar suficientes pacientes para utilizar los viales más grandes que se utilizan actualmente, que contienen entre 10 y 15 dosis.

La producción de Moderna este año, de 800 a 1.000 millones de dosis, supondrá sólo un tercio de la producción de Pfizer y BioNTech. Pfizer tenía “100 veces más personal” al comienzo de la pandemia, junto con las plantas existentes que podía reequipar para la producción de vacunas, dice Bancel.

El número de empleados de Moderna casi se ha duplicado desde el año pasado, hasta los 1.500. El año que viene, con más capacidad y una parte importante de su producción que podría destinarse a las vacunas de refuerzo y a las fórmulas pediátricas que utilizan dosis más bajas, la empresa y sus socios esperan producir hasta 3.000 millones de dosis, acercándose al suministro de 4.000 millones previsto por Pfizer y BioNTech para 2022.

Si Novavax cumple sus objetivos de producción, la vacuna basada en proteínas de Sanofi también funciona, y empresas como Johnson & Johnson y AstraZeneca resuelven sus cuellos de botella en la fabricación, en algún momento del próximo año el mundo podría pasar de estar desesperadamente escaso de vacunas Covid-19 a nadar en ellas.

A medida que el virus se asiente hasta convertirse en una amenaza más manejable en los próximos años, las ventas de la vacuna contra el Covid-19 podrían disminuir, tal vez de forma precipitada. La analista de Morningstar Karen Andersen afirma que este mercado podría alcanzar un máximo de 72.000 millones de dólares en todo el mundo este año, bajar a 65.000 millones en 2022 y caer en picada hasta los 8.000 millones de dólares al año después. La magnitud de la caída dependerá de cuántas personas necesiten vacunas de refuerzo, con qué frecuencia, y de si Moderna, Pfizer y otras empresas serán capaces de subir los precios para compensar un mercado más pequeño. Los datos científicos sobre las vacunas de refuerzo aún no se han establecido: no está claro con qué frecuencia se necesitarán, o incluso si se necesitarán, en grandes cantidades.

Moderna cuenta con tres tipos de refuerzos en los ensayos de fase II, entre ellos una versión de menor dosis de su vacuna actual, un refuerzo adaptado a la variante beta que se detectó por primera vez en Sudáfrica y un tercero que combina ambas. Si es necesario, se pueden añadir más variantes.

El proceso de la vacuna de refuerzo beta fue aún más rápido que el de la vacuna original. El trabajo de diseño comenzó el 22 de enero, y Moderna acabó cambiando algunas de las “letras” químicas de su vacuna original de ARN mensajero, para que se correspondieran con la proteína de espiga de la variante beta. La fabricación comenzó tres días más tarde, y la primera dosis de prueba se administró el 10 de marzo: sólo 47 días en total, en comparación con los 65 de la vacuna principal.

Moderna ya está cerrando acuerdos que incluyen posibles dosis de refuerzo, incluido un pedido en junio de Estados Unidos de 200 millones de inyecciones adicionales a finales de 2021 y principios de 2022. A pesar de la incierta necesidad de refuerzos, el argumento de Bancel es que es mejor estar preparado para un virus en evolución. En una conferencia de inversores a principios de junio, dijo a todos que “los países inteligentes dicen: ‘Prefiero llegar dos meses antes que dos meses después’.”

Además de Covid-19, la mayoría de las vacunas experimentales de Moderna siguen en las primeras fases de los ensayos en humanos. Una excepción es la vacuna contra el citomegalovirus. Actualmente no existe ninguna vacuna para este virus, y la inyección podría convertirse en un producto multimillonario si funciona. Moderna también tiene previsto realizar este año ensayos en humanos de una vacuna contra otro complicado patógeno, el virus de Epstein-Barr, que causa la mononucleosis.

La gripe es un objetivo obvio, y una vacuna para ella podría combinarse con los refuerzos de Covid, lo que les permitiría entrar en un mercado anual ya existente. Dado que la alianza Pfizer-BioNTech también tiene previsto iniciar los ensayos de una vacuna antigripal a finales de este año, los investigadores afirman que esperan que las vacunas de ARN mensajero puedan mejorar las versiones existentes, que a veces deben empezar a producirse con seis meses de antelación en función de la evaluación de los expertos sobre las cepas que probablemente circularán. En teoría, los plazos más breves necesarios para fabricar las vacunas de ARN mensajero podrían permitir a los funcionarios de sanidad ajustar mejor las cepas de la gripe y mejorar las tasas de eficacia típicas del 40% al 60%.

“Las vacunas de ARN mensajero tienen muchas probabilidades de ser mejores que las vacunas a base de huevo que usamos ahora”, dice Andrew Pekosz, virólogo de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins. Añade que los plazos de entrega más cortos podrían “recortar meses” del proceso. Sin embargo, señala que no está claro si las vacunas antigripales basadas en ARNm tienen una buena justificación económica si resultan más caras y sólo ligeramente mejores que las antiguas.

Moderna también se centra en unos cuantos virus respiratorios desagradables que no tienen vacunas. Entre ellos se encuentran el metapneumovirus, que puede provocar la hospitalización de bebés, y el virus respiratorio sincitial, que provoca más de 175.000 hospitalizaciones anuales en Estados Unidos en personas mayores y unas 50.000 más en niños pequeños. En este último caso, la vacuna de Moderna competirá con los esfuerzos de GlaxoSmithKline y Johnson & Johnson que se basan en otras tecnologías y están más adelantados.

Hoge afirma que Moderna podría combinar hasta una docena o más de cepas virales en una sola inyección. El objetivo es una vacuna estacional que “elimine la mayoría de las enfermedades virales respiratorias que todos padecemos”, afirma. “La única manera de conseguir una buena y amplia inmunidad de la población contra estos virus respiratorios es si podemos hacer que se sienta como la vacuna de la gripe”.

El concepto tiene sentido sobre el papel, según Tony Moody, médico-investigador del Instituto de Vacunas Humanas de Duke, que está trabajando en vacunas antigripales basadas en ARN mensajero. Las combinaciones son “uno de los puntos fuertes de la tecnología”, afirma. Calcula que sólo costaría unos pocos dólares más por inyección añadir el ARN mensajero necesario para un objetivo viral determinado. “Si se pudiera obtener una vacuna combinada que ofreciera cierto grado de protección contra muchos virus respiratorios, creo que habría un mercado para ello”, afirma.

No será rápido ni fácil. Los investigadores tendrán que demostrar primero que las vacunas individuales funcionan y, a continuación, realizar estudios que demuestren que las combinaciones complejas no comprometen la eficacia ni provocan efectos secundarios molestos.

Para hacer realidad su visión, Moderna tendrá que actuar con rapidez. Los competidores están invirtiendo mucho para ponerse al día. Sanofi dijo a finales de junio que gastaría 400 millones de euros (475 millones de dólares) anuales en la investigación del ARN mensajero, centrándose en vacunas estables con pocos efectos secundarios. Como es poco probable que se produzcan autorizaciones de urgencia en el futuro, las consideraciones como los efectos secundarios y la comodidad de la aplicación cobrarán nueva importancia. Moderna está trabajando para eliminar los complicados requisitos de refrigeración de su vacuna Covid-19. Los futuros productos también tendrán que encontrar la forma de reducir las altas tasas de fatiga, dolor de cabeza y dolor muscular que produce la inyección. Para los refuerzos, la empresa está probando dosis más bajas, lo que podría ayudar.

La empresa Moderna tiene en estudio el desarrollo de la tecnología de ARN mensajero como tratamiento para diferentes cánceres. El desafío es que la tecnología solo sea una herramienta contra las células tumorales y no afecte las células sanas (Adam Glanzman/Bloomberg)

La empresa Moderna tiene en estudio el desarrollo de la tecnología de ARN mensajero como tratamiento para diferentes cánceres. El desafío es que la tecnología solo sea una herramienta contra las células tumorales y no afecte las células sanas (Adam Glanzman/Bloomberg)

Queda por ver hasta qué punto el ARN mensajero puede expandirse más allá de las vacunas y entrar en un mercado terapéutico mucho más amplio y lucrativo. Habrá que superar otros obstáculos técnicos. Para tratar enfermedades crónicas, por ejemplo, las empresas tendrán que demostrar que pueden hacer llegar las terapias a los órganos objetivo y que el ARN mensajero puede administrarse con seguridad. Y para desarrollar vacunas contra el cáncer, los investigadores del ARN mensajero tendrán que resolver el espinoso problema de enseñar al sistema inmunitario a distinguir entre tumores específicos y células sanas. Muchos enfoques anteriores han fracasado.

La buena noticia es que la adaptabilidad del ARN mensajero también facilita el ensayo de muchas posibilidades. Dentro de unos años, Moderna podría tener 60 medicamentos y vacunas en fase de ensayo en humanos o a punto de hacerlo, según Bancel. Si funciona como él espera, el ARN mensajero hará que inventar vacunas y fármacos sea un poco más parecido a crear software. “Usamos el mismo código de cuatro letras” para cada vacuna y fármaco, dice Bancel. “Podemos escalar el número de productos que tenemos en desarrollo a un ritmo que nunca se ha hecho antes”.

La entrada Tras desarrollar una vacuna contra el COVID-19, la empresa Moderna estudia usar la misma tecnología de ARN mensajero contra la gripe, el zika, el VIH y el cáncer se publicó primero en VisionRDN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *