“Debería haberme dado la maldita vacuna”: el estremecedor último mensaje de un enfermo de COVID-19 antes de morir

“Debería haberme dado la maldita vacuna”: el estremecedor último mensaje de un enfermo de COVID-19 antes de morir

Jessica DuPreez contó cómo fue esa última comunicación con su pareja, Micheal Freedy. “Mis hijos ya no tienen papá porque dudamos”, afirmó entre lágrimas

Micheal Freedy no se oponía a la vacunación, contó su prometida, pero al igual que muchos estadounidenses que aún no se había vacunado contra el coronavirus. Según explica Jessica DuPreez, este padre de 39 años solo quería esperar y saber más sobre cómo reaccionaba la gente a las vacunas. “Todo lo que hacíamos era esperar un año”, dijo a The Washington Post el domingo.

Pero todo cambió. Este fin de semana -el duelo de DuPreez lleva días y se le quiebra la voz- la madre de cinco hijos de Las Vegas concedió una entrevista tras otra para difundir el mismo mensaje: “Ponte la vacuna”. Reveló que Freedy llegó a la misma conclusión en un último mensaje de texto mientras luchaba contra el covid-19en una sala de unidad de cuidados intensivos en julio.

“Debería haberme dado la maldita vacuna”, le escribió a DuPreez, según una foto que compartió con The Post.

Freedy, que figura en su teléfono como “Mi corazón”, murió el jueves, dejando atrás a sus hijos pequeños, entre ellos uno de 17 meses.

“Mis hijos ya no tienen papá porque dudamos”, dijo en la CNN mientras un niño lloraba de fondo. “Huebiese preferido una mala reacción a la vacuna a tener que enterrar a mi marido. Lo haría sin dudarlo”.

La variante delta del coronavirus, altamente transmisible, ha dado una nueva urgencia a los esfuerzos de vacunación en EEUU, con algunos hospitales llenos de nuevo y funcionarios de salud advirtiendo que “la guerra ha cambiado.” Las loterías multimillonarias, la divulgación puerta a puerta y las súplicas de los médicos no han logrado convencer a millones de estadounidenses, lo que ha empujado a los gobiernos y a los empresarios a recurrir cada vez más a los mandatos para sus trabajadores. Algo menos de la mitad del país está totalmente vacunado, y el 45% de la población está inoculada en Nevada, el estado natal de Freedy y DuPreez.

A pesar de las nuevas pruebas de que los inmunizados aún pueden propagar el virus, las autoridades afirman que las vacunas siguen siendo muy eficaces, especialmente para prevenir la muerte y la enfermedad grave. La gran mayoría de los enfermos de covid-19 que mueren o son hospitalizados no están vacunados.

Algunos se resisten rotundamente: una encuesta del Washington Post-ABC News reveló a principios de junio que el 29% de los estadounidenses no pensaba vacunarse, lo que supone un aumento de varios puntos porcentuales con respecto a unos meses antes. Pero hay muchos como Freedy: indecisos, preocupados por los efectos secundarios, que dicen querer esperar un poco más. Con el aumento de los casos de coronavirus, las autoridades se esfuerzan por persuadirlos.

A este mensaje se suman personas como DuPreez, que cambió de opinión por una pérdida desgarradora. Cuenta, de hecho, que ella y su hijo mayor se vacunaron después de que Freedy enfermara.

Asegura que ella y su prometido -el padre de sus dos hijos menores- nunca despreciaron la ciencia, sólo querían ser cautelosos. Llevaban mascarillas, dijo, y se higienizaban las manos y se desplazaban para recoger los pedidos de sus compras. Y cuando fueron a San Diego con los niños a mediados de julio, la amenaza de la pandemia parecía alejarse rápidamente. Miles de personas habían acudido recientemente a la zona de Las Vegas para asistir a un concierto de Garth Brooks y a un evento del Ultimate Fighting Championship.

Pero Freedy acabó en urgencias con unas horribles quemaduras de sol a causa de su viaje a la playa. No podía comer ni dormir y tenía escalofríos, pero el médico lo envió a casa. Volvió a urgencias cuando los síntomas persistieron, allí se enteró de que había algo más que una intoxicación por el sol: dio positivo en la prueba del coronavirus. Freedy volvió a casa con instrucciones de beber agua y aislarse.

Entonces, un día, hacia las 3 de la madrugada, Freedy despertó a DuPreez “preso del pánico”, según contó la mujer. Le costaba respirar. Cuando intentó ponerse de pie, se cayó. Sabía que algo iba muy mal. La pareja corrió a otra sala de urgencias, donde los miembros del personal descubrieron que tenía poco oxígeno en la sangre y se sorprendieron de que incluso fuera capaz de hablar.

Freedy recibió oxígeno y luego una máquina para forzar sus pulmones.

Ella intentó ser positiva.

“Mantén en tu cabeza que puedes volver a casa en unos días, haz todo lo que te digan”, le escribió a Freedy en un mensaje de texto después de que él le enviara mensajes preocupados por “los efectos a largo plazo” de lo que le estaba pasando a su cuerpo.

Luego, el lunes pasado, llegó una avalancha de mensajes más graves: “911 911 911.”

Freedy iba a ir a la UCI, inmediatamente.

DuPreez comenzó a llorar mientras relataba su última llamada telefónica.

“Le dije que por favor luchara para poder volver a casa con nosotros. Me dijo que sí, que lo había prometido, que lo estaba intentando, pero que era difícil”.

El final fue brutal. “Fue igual que lo que se ve en la televisión”, dijo, con gritos de “¡Emergencia, código rojo!” y gente corriendo con palas y pidiendo bisturíes, comprobaciones de pulso, compresiones torácicas desesperadas. “Y cuando eres un espectador no puedess intentar escabullirse por la puerta. Sólo tienes que quedarte en la parte de atrás de la habitación y fuera del camino”.

La cara de Freedy se puso morada, contó. Y luego se fue.

La oficina del forense del condado de Clark no respondió inmediatamente el domingo a las preguntas sobre la muerte de Freedy.

Para DuPreez, hacer público su dolor le ha reportado apoyo, pero también insultos, lo que subraya la amarga división del país sobre la pandemia y cómo combatirla.

Ha dejado de responder al teléfono. Ha puesto su página de Facebook en privado y ha hecho lo mismo con la cuenta de Twitter de Freedy, ya que los comentarios insultan los gordos han llegado al teléfono del fallecido. Por cada mensaje agradable, dijo, hay tres o cuatro desagradables.

“Si tu prometido fue tan estúpido como para no vacunarse mientras trabajaba en un casino, es su culpa”, decía un mensaje que compartió con The Post. “Tú misma te has puesto en esta situación”, decía otro.

Otros la acusan de hacer el juego a la “propaganda del miedo” en torno al coronavirus y de instigar a los “medios de comunicación dominantes”, dijo.

“Hay gente que me ha dicho incluso que todo es una mentira… que Mike sigue vivo, que sólo somos una familia inventada, que mi hijo que lloró en las noticias es un actor”.

Mientras DuPreez sigue adelante con las tareas de la vida entre las entrevistas, se maravilla de la resistencia de sus hijos, de 17, 10, 7, 6 y 17 meses.

“Se paran y lloran, se enfadan y dicen que lo echan de menos, y luego vuelven a jugar”, dijo. “Sólo se pierden en sus juegos. Nunca he estado tan agradecida por un iPad en mi vida. Porque si pudiera perderme en un juego así, probablemente sería mucho más fácil”.

(c) 2021, The Washington Post

La entrada “Debería haberme dado la maldita vacuna”: el estremecedor último mensaje de un enfermo de COVID-19 antes de morir se publicó primero en VisionRDN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *