Cómo es la búsqueda de una súper vacuna para vencer


Cómo es la búsqueda de una súper vacuna para vencer a Ómicron y a todas las variantes del COVID-19

Varios estudios científicos en curso intentan desarrollar una vacuna de una sola dosis contra el coronavirus. Cuáles los obstáculos que encuentran los investigadores.

La comunidad científica coincide en que la necesidad de desarrollar una súper vacuna de una sola dosis contra el COVID-19 es cada vez mayor, también lo saben muy bien los funcionarios de salud pública: han surgido tres nuevas enfermedades por coronavirus en solo 20 años: primero el SARS, luego el MERS en 2012 y ahora el Covid.

“Queremos algo que sea ampliamente protector, de modo que cuando el próximo pase de los animales a los humanos, ya tengamos una vacuna en la mano”, aseguró Melanie Saville , jefa de investigación y desarrollo de vacunas de la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI, por su sigla en inglés), un organización sin fines de lucro con sede en Oslo, consultada por Bloomberg.

CEPI planea gastar $ 200 millones para desarrollar vacunas contra el coronavirus de acción amplia durante los próximos cinco años. Una de sus primeras subvenciones en el marco del programa se otorgó en noviembre a MigVax Ltd. de Israel , una startup que trabaja en una vacuna contra el coronavirus “a prueba de variantes” en forma de tableta.

Una vacuna de acción amplia sería una herramienta eficaz para usar contra amenazas como la de la nueva variante Ómicron, que tiene muchas más mutaciones que cualquier variante previamente identificada. “Después del Delta habrá alguna más, hasta que nos quedemos sin letras griegas”, dijo Drew Weissman, investigador de la Universidad de Pensilvania, días antes de que la variante identificada en Sudáfrica el 24 de noviembre fuera denominada Ómicron por la Organización de la Salud (OMS).

Weissman, quien fue pionero en la tecnología utilizada en las vacunas de ARN mensajero, se encuentra entre los que trabajan en las vacunas contra el pancoronavirus. Inicialmente, es probable que estas vacunas se centren en parientes bastante cercanos del COVID-19, pero el objetivo más ambicioso es proteger contra una amplia gama de coronavirus, incluidas varias cepas que causan el resfriado común.

Dada la gran cantidad de coronavirus de murciélagos que acechan en la naturaleza, hay muchas razones para esperar más pandemias similares a la causada por el SARS-CoV-2. Los coronavirus del futuro podrían ser “tan malos o incluso peores que lo que estamos pasando en este momento”, dijo Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos y principal asesor médico del presidente Joe Biden y agregó: “En lugar de responder al próximo brote, es fundamental desarrollar una vacuna que proteja contra todas las iteraciones del coronavirus”.

En septiembre, la agencia sanitaria dirigida por Fauci anunció que se iban a destinar US$ 36,3 millones para la investigación de vacunas contra el pancoronavirus por parte de científicos de las universidades de Harvard, Duke y Wisconsin. Más de una docena de equipos académicos, junto con un puñado de empresas de biotecnología, están trabajando en este desarrollo. Los laboratorios de Duke y algunas otras universidades de EE. UU. ya han creado prototipos que demuestran potentes respuestas inmunitarias de virus cruzados en animales, incluso contra el SARS-CoV-1, el SARS-CoV-2 y algunos coronavirus de murciélago relacionados.

Quedan sin respuesta muchos interrogantes importantes, como a qué partes del virus apuntar, qué tecnología funciona mejor y qué tan amplias deben ser las próximas súper vacunas.

Muchas de las compañías farmacéuticas que fabrican las vacunas actuales contra el COVID-19 enfocan sus esfuerzos en adaptar las plataformas actuales a las nuevas variantes y no al desarrollo de una súper vacuna monodosis. Son cautelosos y esperan a que se desarrolle la investigación académica.

Mikael Dolsten, director científico de Pfizer, dijo que, dado que las vacunas existentes funcionan y que las inyecciones de ARNm se pueden actualizar rápidamente, podría ser “un juego peligroso” cambiar de pista a una vacuna contra el pancoronavirus. “Lo estamos siguiendo, pero en este momento es más un enfoque académico”, señaló Dolsten a Bloomberg. Stéphane Bancel, director ejecutivo de Moderna, dijo que las vacunas universales son “una buena idea” pero advierte que los investigadores han estado trabajando en vacunas universales contra la influenza durante años sin un gran avance.

Los médicos en Sudáfrica fueron los profesionales que primero detectaron y caracterizaron la nueva variante
Los médicos en Sudáfrica fueron los profesionales que primero detectaron y caracterizaron la nueva variante
Es cierto que los científicos han soñado durante mucho tiempo con desarrollar una vacuna que elimine la necesidad de una vacuna anual contra la gripe. No ha habido ningún avance, aunque se están realizando varios ensayos. La dificultad ha sido el ritmo de la mutación: la influenza evoluciona rápidamente.

Sin embargo, las vacunas contra el COVID-19 emplean tecnología más avanzada que la mayoría de las vacunas contra la gripe, pero al igual que los inoculantes contra la influenza, hasta ahora se han centrado principalmente en el objetivo más obvio: en su caso, la proteína de pico que el SARS-CoV-2 usa para ingresar a las células humanas. Las vacunas de ARNm hacen que el cuerpo produzca millones de copias de la proteína, estimulando una potente respuesta inmune.

Tanto Pfizer como Moderna están probando refuerzos específicos contras nuevas cepas que podrían implementarse periódicamente, al igual que la vacuna contra la gripe se actualiza cada año. Su tecnología de ARNm permite a los investigadores combinar fácilmente inyecciones contra múltiples variantes en una vacuna, y las inyecciones de ARNm se pueden actualizar más rápido que las tecnologías utilizadas para hacer la vacuna contra la gripe. Los investigadores son cautelosamente optimistas de que los potenciadores (vacunas de refuerzo) ayudarán a proporcionar una protección más duradera contra el SARS-CoV-2 de cualquier variante.

A largo plazo, todavía existe el riesgo de que depender de las actualizaciones de las vacunas existentes pueda dejar a las personas sin protección frente a la infección por COVID-19. Las variantes del coronavirus que actualmente azotan al mundo parecen ser algo más capaces de escapar de los anticuerpos inducidos por la vacuna que la cepa primaria, incluso cuando la protección general sigue siendo fuerte. En teoría, algunas mutaciones más en porciones clave del virus podrían obstaculizar las vacunas, lo que obligaría a una carrera científica para ponerse al día. Sin mencionar que probablemente algún día surgirá un nuevo coronavirus de murciélago.

“Sería una locura no hacer algo”, dijo Pamela Bjorkman, bióloga estructural del Instituto de Tecnología de California que está trabajando en una vacuna universal, la científica fue tajante: “Que el mundo actúe como si hubiéramos resuelto la pandemia es realmente miope”.


Post Views:
1.012



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *