Las olas del covid vuelven a Europa: El crudo invierno que atraviesan con la expansión de Ómicron y la dispar vacunación

Las olas del covid vuelven a Europa: El crudo invierno que atraviesan con la expansión de Ómicron y la dispar vacunación

Con infecciones, muertes e ingresos hospitalarios que superan los máxios anteriores en muchos países, Europa enfrenta un invierno incierto. El continente se ha convertido -una vez más- en el epicentro de la pandemia mundial, acumulando en su región 56 infecciones de cada 100 a nivel mundiales. No se suponía que fuera así.

Casi un año después de la llegada de las vacunas contra el SARS-CoV-2, y con una alta aceptación en varios países europeos, la mayoría esperaba un regreso más normal a la temporada navideña. Sin embargo, a medida que se propaga la nueva y altamente contagiosa variante Omicron, varios gobiernos han reintroducido restricciones de bloqueo.

Un riesgo latente son las naciones que se han retrasado en la vacunación de sus poblaciones. Si bien algunos países, como España y Portugal, han visto inoculados al 80% de su población, en todo el continente, solo el 64% de los europeos ha recibido al menos una inyección contra el covid-19. En algunos, la absorción está muy por debajo del 50%.

En un esfuerzo por aumentar las vacunas, los gobiernos de toda Europa han introducido restricciones dirigidas específicamente a los no vacunados. Es el caso de Francia, que desde julio ha exigido que las personas muestren un certificado de vacunación para ingresar a lugares públicos como teatros o museos y amplió la regla en agosto para incluir restaurantes y trenes de larga distancia. Muchos le han seguido con restricciones similares y Holanda entró en un cuarto bloqueo el domingo.

  • Carriles divididos en la carrera de la vacuna

    Los programas de vacunación se lanzaron a principios de 2021 con la región inoculando al 10% de la población a principios de mayo. Pero la aceptación ha dividido al continente: Europa Occidental hasta ahora ha vacunado dos veces al 73% de su población, superando a Oriente con solo el 43%.

    Muchos países europeos han intensificado los programas de vacunación, pero la desconfianza todavía se cierne sobre Europa del Este, hogar de casi todos los países que tienen más del 35% de la población sin vacunar.

    En junio, una encuesta de la Comisión Europea descubrió que los países con un 30% o más de vacilación por la vacuna (los encuestados que informaron que nunca recibirán la vacuna, que nunca recibirán la vacuna después de 2021 o no estaban seguros) eran todos de Europa del Este. La duda fue mayor en Bulgaria y casi la mitad no estaba dispuesta a recibir la vacuna en 2021.

    Los expertos dicen que los centroeuropeos pueden ser particularmente escépticos, después de décadas de gobierno comunista, lo que erosionó la confianza pública en las instituciones estatales y dejó sistemas de salud subdesarrollados que ahora luchan con una financiación deficiente.

  • Las olas invernales dividen la región

    Las muertes y las infecciones por covid-19 han aumentado en países con bajas tasas de vacunación, pero la inmunidad menguante entre los inoculados y las aceras relajadas durante el verano han expuesto incluso áreas con una alta absorción de vacunas.

    Antes de que comenzaran los programas de vacunación, las infecciones alcanzaron su punto máximo en noviembre de 2020. El peak de muertes se produjo un par de meses después, pero el éxito general de la campaña de inoculación rompió este patrón y las muertes se han mantenido por debajo del máximo.

    A continuación se muestran patrones a tener en cuenta en los gráficos a nivel de país:

    Por un lado están los países con altas tasas de vacunación que vieron una reducción significativa en el peak de muertes después de que el 10% de la población se inoculara, aunque los máximos de contagios fueron aproximadamente los mismos antes y después.

    Por el otro, los países con tasas de vacunación más bajas registraron aproximadamente el mismo número de muertes que la proporción de casos antes y después de que se vacunó al 10% de la población.

    Algunos países vieron una reducción en las tasas de mortalidad por debajo del 25% de su peak antes del 10% de vacunación. Por ejemplo Portugal, donde la tasa actual de doble vacunación es del 89%, vio las muertes en esta reciente ola de invierno caer al 7% del máximo del invierno pasado.

    En algunos lugares, las muertes han superado el 150% de los peak previos a la vacunación. Es el caso de Rusia y Rumania, que se han visto devastadas este invierno con víctimas fatales que superan el 200% de los máximos anteriores.

    Sin embargo, un puñado de países con altas tasas de vacunación experimentaron tasas de mortalidad de al menos la misma magnitud que sus peaks previos a la campaña de inoculación. Ésto, a pesar de que el 71% de la población está doblemente vacunada, como Noruega que ha visto recientemente un aumento de las muertes a más del 130% de su máximo previo a la vacunación.reute

  • Los hospitales soportan la tensión

    Los países europeos con bajas vacunaciones también están viendo que el aumento de las infecciones por coronavirus conduce a un alza de las hospitalizaciones. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) dijo que sin más medidas para reducir el contacto social o aumentar las vacunas de refuerzo, los niveles de transmisión podrían abrumar a los sistemas.

    En noviembre, Letonia recibió equipos médicos de otros países de la UE mientras luchaba contra un aumento de las infecciones. Sus nuevas hospitalizaciones semanales aumentaron aproximadamente un 130% por encima de su peak previo a la vacunación.

    Asimismo, con el aumento de la presión sobre los hospitales, hacia fines de noviembre, los Países Bajos comenzaron a enviar pacientes con covid-19 a través de la frontera hacia Alemania. Desde entonces, Holanda ha entrado en un cuarto bloqueo para evitar que su sistema de salud se vea abrumado.

  • Los europeos refuerzan sus defensas

    Omicron, una variante de coronavirus muy contagiosa, detectada por primera vez el mes pasado en el sur de África y Hong Kong, ha corrido por todo el mundo y por Europa. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las infecciones se duplican en 1,5 a 3 días en áreas con transmisión comunitaria de la variante. En Inglaterra, la transmisibilidad de Omicron ya está superando a las variantes anteriores.

    Además del reciente impulso para el uso de máscaras, medidas de distanciamiento social y pasaportes de vacunas, muchos países europeos están implementando dosis de refuerzos para protegerse contra Omicron y reducir las olas invernales de covid-19.

    Los datos preliminares muestran que las vacunas son menos efectivas contra Omicron, pero un refuerzo aumenta la protección.

    La comisionada de Salud de la UE, Stella Kyriakides, advirtió sobre los meses difíciles que se avecinan, pero los refuerzos de vacunas podrían ser el «rompe olas» de la región contra Omicron.

La entrada Las olas del covid vuelven a Europa: El crudo invierno que atraviesan con la expansión de Ómicron y la dispar vacunación se publicó primero en Red De Noticias .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *